Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 16 Mayo 2021
Suscribase aquí

Sagradas Escrituras: Caifás

By Pbro. Mario Montes M. / Animación bíblica, Cenacat Abril 19, 2021

Seguimos presentando a los protagonistas de la Pasión y esta vez corresponde a Caifás, llamado también José Caifás. Fue un sumo sacerdote contemporáneo de Jesús. Es citado varias veces en el Nuevo Testamento (Mt 26,3; 26,57; Lc 3,2; 11,49; 18,13-14; Jn 18,24.28; Hech 4,6). El historiador judío Flavio Josefo dice que Caifás accedió al sumo sacerdocio alrededor del año 18, nombrado por Valerio Grato, y que fue depuesto por Vitelio en torno al año 36 (Antigüedades Judaicas, 18.2.2 y 18.4.3). Estaba casado con una hija de Anás. También según Flavio Josefo, Anás había sido el sumo sacerdote entre los años 6 y 15 (Antigüedades Judaicas, 18.2.1 y 18.2.2). De acuerdo con esa datación y conforme a lo que señalan también los Evangelios, Caifás era el sumo sacerdote cuando Jesús fue condenado a morir en la cruz.

Su larga permanencia en el sumo sacerdocio, es un indicio más que significativo de que mantenía unas relaciones muy cordiales con la administración romana, también durante la administración de Pilato. En los escritos de Flavio Josefo se mencionan en varias ocasiones los insultos de Pilato a la identidad religiosa y nacional de los judíos y las voces de personajes concretos, que se alzaron protestando contra él.

La ausencia del nombre de Caifás -que era el sumo sacerdote precisamente en ese momento- entre los que se quejaron de los abusos de Pilato, pone de manifiesto las buenas relaciones que había entre ambos. Esa misma actitud de cercanía y colaboración con la autoridad romana, es la que se refleja también en lo que cuentan los Evangelios, en torno al proceso de Jesús y su condena a muerte en la cruz.

Todos los relatos evangélicos coinciden en que, tras el interrogatorio de Jesús, los príncipes de los sacerdotes acordaron entregarlo a Pilato (Mt 27,1-2; Mc 15,1; Lc 23,1; Jn 18,28). Para conocer cómo entendieron los primeros cristianos la muerte de Jesús, es significativo lo que narra San Juan en su Evangelio acerca de las deliberaciones previas a su condena:

Los sumos sacerdotes y los fariseos convocaron un Consejo y dijeron: “¿Qué hacemos? Porque este hombre realiza muchos signos. Si lo dejamos seguir así, todos creerán en él, y los romanos vendrán y destruirán nuestro Lugar santo y nuestra nación”. Uno de ellos, llamado Caifás, que era Sumo Sacerdote ese año, les dijo: “Ustedes no comprenden nada. ¿No les parece preferible que un solo hombre muera por el pueblo y no que perezca la nación entera?”. No dijo eso por sí mismo, sino que profetizó como Sumo Sacerdote que Jesús iba a morir por la nación y no solamente por la nación, sino también para congregar en la unidad a los hijos de Dios que estaban dispersos (Jn 11,47-52).

La muerte de Jesús no hizo que Caifás dejara de perseguir al incipiente cristianismo. Sin dilación se llevó a los apóstoles ante este líder religioso; se les ordenó con firmeza que dejaran de predicar, se les amenazó e incluso golpeó, pero en vano. “Y todos los días, tanto en el Templo como en las casas, no cesaban de enseñar y de anunciar la Buena Noticia de Cristo Jesús”, a pesar de la posición de Caifás (Hech 4, 5-7; 5,17-18.21.27.28.40.42). Pronto las manos de Caifás se volvieron a manchar de sangre, esta vez con la del justo Esteban, y más tarde facilitó a Saulo de Tarso cartas de presentación para que pudiera extender la campaña homicida contra los cristianos hasta Damasco. (Hch 7, 1. 54-60; 9,1-2). Sin embargo, no mucho después, un funcionario romano llamado Vitelio destituyó a Caifás de su puesto.

 

Su tumba

 

En el año de 1990 aparecieron en la necrópolis de Talpiot en Jerusalén doce osarios, uno de los cuales lleva la inscripción “Joseph bar Kaiapha”, con el mismo nombre que Flavio Josefo atribuye a Caifás. Se trata de unos osarios del siglo I, y los restos contenidos en ese recipiente, bien podrían ser los del mismo personaje mencionado en los evangelios. En efecto, este grupo de tumbas fue descubierto accidentalmente en 1990 por trabajadores que construían un camino en el Bosque de la Paz, justo en una cueva al sur del Valle de la Gehena, en la parte antigua de la ciudad de Jerusalén. Aunque la tumba de Caifás en concreto, fue descubierta por arqueólogos israelíes y contaba en su interior con 12 osarios (cajas de piedra caliza para guardar huesos), contenía los restos de 63 individuos.

El osario más bellamente decorado estaba inscrito con el nombre de José, hijo de (o de la familia de) Caifás. Ése fue el nombre completo del sumo sacerdote que arrestó a Jesús, como ya hemos mencionado desde la presentación de Flavio Josefo, especialmente de los Evangelios. En su interior estaban los restos de un varón de 60 años, casi con certeza los de Caifás del Nuevo Testamento. Este extraordinario descubrimiento ha provisto por primera vez a los estudiosos, con los restos físicos de un individuo nombrado en la Biblia. Gideon Avni, presidente del grupo de arqueólogos que investigaron el osario, dijo a los periodistas que la conclusión era unánime. Dicho comité también sostuvo que la piedra de la que fue tallada el osario, era más típica del norte de Siria que del antiguo Israel.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Al comprar en Colono Construcción, podrías ganar bicicletas o combos de hielera y parrilla para salir de la rutina.
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad