Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 21 Abril 2021
Suscribase aquí

Los protagonistas de la Pasión

By Pbro. Mario Montes M. / Animación bíblica, Cenacat Marzo 22, 2021

Los acontecimientos a través de los que se desarrolló la Pasión de Jesús de Nazaret, son históricamente únicos e irrepetibles. Se realizaron en la ciudad de Jerusalén y sus alrededores, en tiempos de Tiberio, emperador romano, bajo Poncio Pilatos, gobernador de Judea, siendo Caifás sumo sacerdote (ver Lc 3,1). Estas coordenadas espacio-temporales nunca más volverán a juntarse en la historia. Tales eventos constituyen el único y dramático Evangelio de la Pasión del Señor, es decir, la única Buena Nueva de nuestra salvación, manantial de alegría y consuelo para todos los pecadores.

Este único Evangelio de la Pasión ha sido relatado, según los textos canónicos del Nuevo Testamento, por cuatro evangelistas (Mateo, Marcos, Lucas y Juan). Son muchos los episodios en que coinciden los cuatro, pero no faltan episodios que a cada uno les son propios. Y en las mismas escenas comunes a los cuatro, ¡cuántas pequeñas diferencias en los detalles circunstanciales! Ninguno de los cuatro evangelistas estuvo presente en todos y cada uno de aquellos acontecimientos. Ninguno quiso narrarlos como una crónica periodística con puntos y comas, como a muchos nos gustaría.

Ninguno pretendió satisfacer la curiosidad de los lectores o suscitar en ellos meros sentimientos humanos. Narraban con corazón creyente. Contaban lo que habían visto y oído, no como simples eventos, sino como una cifra misteriosa del lenguaje de Dios Padre y Redentor, enviada a los hombres ganados para la fe en Jesucristo. Son Evangelio en los acontecimientos, es decir, Buena Noticia, y por medio de ellos, en virtud y por fuerza de la fe, que en ellos descubre la salvación de Dios, encarnada en la persona de su Hijo, muerto y resucitado.

Ahora bien, los cuatro relatos de la pasión, con los que culminan los Evangelios y que escuchamos, tanto el Domingo de Ramos como el Viernes Santo, pertenecen a un mismo género literario, al que podemos llamar “drama religioso”. Este peculiar género representa los últimos sucesos de la vida del Señor a modo de drama, en el que se produce la confrontación decisiva de los protagonistas más importantes (Jesús, los discípulos, las autoridades tanto judías como romanas y el pueblo), en un proceso que alcanza su momento culminante en la muerte de Jesús y llega a su desenlace triunfal con su resurrección.

La estructura básica de estos relatos está concebida en una sucesión de escenas y, a pesar de esas variantes, es coincidente: arresto de Jesús y abandono de los discípulos, proceso civil y religioso, condena, traslado al Calvario, crucifixión, muerte y resurrección. Pues bien, en esta presentación de la pasión del Señor, vamos a ir viendo, en estos sucesivos domingos, a quienes intervienen en este drama como protagonistas y que, como bien sabemos, ha sido plasmado en infinidad de películas, libros, teatro y “procesiones en vivo” en los días de la Semana Santa y que son los siguientes:

A Jesús, el protagonista principal y el centro de aquellos acontecimientos, lo mismo que a sus amigos: la mujer de Betania, sus discípulos, incluyendo a Judas y a Pedro, uno que lo traicionó y otro que lo negó, al ángel de la confortación, a las mujeres que lo siguieron al Calvario, tanto de Galilea como de Jerusalén, a Simón de Cirene que le ayudó a llevar la cruz, a la Verónica que enjugó sus rostro ensangrentado y a su Madre María acompañándolo en su agonía, a la esposa de Pilatos, Claudia Procla, a quienes lo sepultaron, José de Arimatea y Nicodemo, como también a sus enemigos: los dirigentes de Israel, escribas, ancianos, fariseos y letrados, Anás y Caifás, a los soldados romanos que lo apresaron y torturaron, como también guardaron su tumba y fueron sobornados, a Pilatos que lo condenó a muerte, al pueblo judío, responsable (aparentemente) de su muerte, a Satanás, al centurión romano (Longinos, en varias leyendas, quien atravesó el costado del Señor en la cruz), a Barrabás y a los dos ladrones crucificados con él en el Calvario.

Todos ellos, que conocemos por los relatos de los Evangelios, representan las diversas actitudes ante Jesús crucificado: a su favor o en contra, incluso neutral o dudosa, como Pilato, que se debate entre defender a Jesús inocente o condenarlo.  Ellos son punto de referencia de los discípulos de Jesús de todos los tiempos. A algunos aprobamos, a otros rechazamos, criticamos o condenamos, con otros nos identificamos. Pues ante Jesús nadie queda indiferente. Y ninguno de ellos lo fue.

Porque también, en última instancia, los verdaderos protagonistas de la pasión del Señor, somos nosotros, hombres y mujeres de todos los tiempos que asistimos y participamos de este drama, como destinatarios de su salvación, pues como dice San Pablo: “Dios, sin embargo, nos demuestra su amor porque, cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros” (Rom 5,8) y como copartícipes de sus sufrimientos: “Ahora me alegro de mis padecimientos por ustedes, pues así voy completando lo que falta a los sufrimientos de Cristo en mi cuerpo,  por el bien de su Cuerpo, que es la Iglesia” (Col 1,24). Acompañémoslo en actitud reverente y meditativa, en estos días de la Cuaresma, que nos prepara a su Misterio Pascual.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad