Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 21 Abril 2021
Suscribase aquí

Art. 45: Primer y único Delegado Apostólico de la Santa Sede en Costa Rica

By Pbro. Fernando A. Vílchez Campos. Enero 22, 2021
Mons. Juan Cagliero, Delegado Apostólico (1908-1915), junto al Presidente Alfredo González Flores (1914-1917). Mons. Juan Cagliero, Delegado Apostólico (1908-1915), junto al Presidente Alfredo González Flores (1914-1917).

Siempre en la línea de considerar la representación pontifica en Costa Rica, hay que decir que, durante las dificultades con las leyes liberales en 1884, el Marqués de Belmonte don Fernando de Lorenzana (+1892) continuó en su oficio de embajador nuestro ante la Santa Sede; aunque Roma no ejecutó el nombramiento del 11 de julio de 1884 del nuevo Delegado Apostólico y Enviado Extraordinario ante el Gobierno de Costa Rica, Mons. Teodoro Valfré di Bonzo (1853-1922), quien nunca vino al país, pero su nombramiento es clara muestra del interés de la Santa Sede por su representación en nuestra nación.

Desde 1885, Mons. Valfré fue designado Obispo en varias sedes italianas y, luego, llegó a ser Cardenal en 1919, e incluso Prefecto de la entonces Sagrada Congregación para los asuntos de los Religiosos (1920-1922).

Durante ese período la comunicación de la Santa Sede con nuestra nación se ejecutó a través del Obispo de Costa Rica, Mons. Bernardo Augusto Thiel Hofmann C.M. (1880-1901), mediante correspondencia y, particularmente, con sus dos visitas a Roma, en 1884, cuando fue expulsado de Costa Rica y, en 1899, con ocasión del Concilio Plenario Latinoamericano.

Para la instalación del primer representante de la Santa Sede en 1908, el contacto en Costa Rica fue el P. Antonio del Car­men Monestel Zamora (1868-1937), a la postre designado Obispo coadjutor –con derecho a sucesión– de Comayagua y, desde 1916, del Arzobispado de Tegucigalpa en Honduras (1915-1921), y luego, primer Obispo de Alajuela (1921-1937).

A partir de 1914, se impulsó la construcción de la casa para el representante pontificio en San José, con apoyo del Gobierno de Costa Rica y de Mons. Juan Gaspar Stork Werth C.M. (1904-1920), de cuya Comisión formó parte el P. Rafael Otón Castro Jiménez (1877-1939), a la postre primer Arzobispo de San José (1921-1939), lo cual también contribuyó al proceso de erección de la Provincia Eclesiástica. Como se ve ya los sacerdotes Monestel Zamora y Castro Jiménez destacaban desde entonces.

Pero la representación pontificia en Costa Rica propiamente dicha inicia en 1908. El primer y único Delegado Apostólico para Costa Rica, Nicaragua y Honduras, con sede en San José, fue Mons. Juan Cagliero S.D.B. entre 1908 y 1915.

Mons. Giovanni Cagliero nació en Castelnuovo Di Asti, Turín, Italia, el 11 de enero de 1838. En sus años de infancia fue uno de los niños de la calle que San Juan Bosco (1815-1888) amparó y formó en su oratorio. En 1859 Don Bosco decide fundar la Congregación de los Salesianos y entre los jóvenes a quienes propone la idea se encuentra Cagliero. Realiza sus estudios en el incipiente Seminario Salesiano y es ordenado sacerdote el 14 de junio de 1862.

Don Bosco decide enviarlo al frente de la primera misión de los salesianos a Argentina, en 1875. Nombrado Vicario Apostólico de la Patagonia septentrional (1883-1904) en 1883, fue ordenado Obispo titular de Magydus (1884-1904) en 1884, en Turín, Italia. Durante su estadía en la Patagonia, desplegó una ingente y aún recordada labor misionera; conoció y fue confesor de la beata Laura Vicuña Pino (1891-1904) y viajó a Roma con el beato Ceferino Namuncurá Burgos (1886-1905). Fue promovido a Arzobispo titular de Sebaste (1904-1915) en 1904.

El 10 de junio de 1908 es designado Delegado Apostólico para Costa Rica, y el 19 de diciembre del mismo año para Honduras y Nicaragua (1908-1915), todo con sede en San José, con funciones exclusivamente ante la Iglesia, no aún ante los Gobiernos. Mons. Cagliero llegó a Costa Rica el 8 de agosto de 1908. Durante su misión en Costa Rica ordenó Obispos a Mons. José Cándido Piñol y Batres, primer Obispo de Granada en Nicaragua (1914-1915) y al mencionado Mons. Monestel Zamora, como Obispo titular de Sora y coadjutor de Comayagua en Honduras (1915-1921), ambos en la Catedral de San José.

Permaneció en San José hasta noviembre de 1915, y al mes siguiente, ya en Roma, es elevado a Cardenal presbítero de San Bernardo en las Termas (1915-1920), siendo el primer salesiano elevado a la púrpura cardenalicia. Fue nombrado el 16 de diciembre de 1920 Cardenal arzobispo de la sede suburbicaria de Frascati (1920-1926). Participó en el cónclave para la elección del Papa Pío XI (1922-1939). Muere el 28 de febrero de 1926, en Roma, a los 88 años, siendo declarado Siervo de Dios en 1988.

Sus restos fueron trasladados a Argentina en 1964 y sepultados en la Catedral de Nuestra Señora de La Merced de Viedma en la Patagonia. En Argentina le dedicaron una edición filatélica en 1965; tiene una biografía publicada en España en 2013, por Francisco Rodríguez de Coro, “Juan Cagliero. El primer cardenal salesiano”. En Ivrea del Piamonte, Italia, se fundó el “Instituto Misionero Salesiano Cardenal Cagliero” y en Roma el “Instituto Giovanni Cagliero”, ambas instituciones educativas; así existen también otras fundaciones salesianas en su memoria.

Hay que destacar que, como Delegado Apostólico, llevó adelante el proceso para la erección de las Provincias Eclesiásticas en El Salvador el 11 de febrero de 1913 y en Nicaragua el 2 de diciembre de 1913 y, desde 1914, inició el proceso para la erección de las Provincias Eclesiásticas en Honduras en 1916 y en Costa Rica en 1921.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad