Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 27 Septiembre 2020
Suscribase aquí

La soltería como opción de vida cristiana

By Septiembre 11, 2020

Hay laicos que por alguna razón no se casan, ni se ordenan sacerdotes ni toman votos como religiosos o religiosas. Incluso hay quienes siendo solteros han sido modelos de vida cristiana, entre ellos algunos santos como San Juan de Dios, San Sebastián o Santa Juana de Arco y muchos más.

Por supuesto, también en las parroquias hay solteros y solteras que destacan por su servicio en la Iglesia y por dar testimonio de su fe diariamente. Entonces, ¿qué ocurre con la soltería? ¿puede considerarse una vocación?

El encargado de la Pastoral Vocacional Arquidiocesana, Pbro. Arturo José Morales, responde que efectivamente puede considerarse como tal. Al igual que los esposos, los sacerdotes o los religiosos consagrados, los solteros deben responder al Señor con su proyecto de vida y caminar de acuerdo al plan que Él tiene para cada uno.

“Será la soltería una opción de vida cristiana cuando le respondo al Señor y asumo la misión encomendada desde mi lugar de trabajo o de estudio, desde mi servicio en la iglesia de mi parroquia, pero no por rechazo al matrimonio o al sacerdocio, sino como una manera de vivir la libertad de Jesús en medio de la comunidad”, explicó.

Una persona que no siente el llamado a la vocación del matrimonio, del sacerdocio o de la vida consagrada, puede hacerse las mismas preguntas ¿es esto lo que Dios quiere para mí?, ¿Puedo seguir y servir al Señor de esta manera?.

“No todos están obligados a casarse o consagrarse, a veces por razones personales de familia, o al alguna situación particular, sin embargo, muchos pueden vivir la felicidad plena sirviendo a la Iglesia en el mundo, sin casarse o consagrarse”, añade el Padre Arturo.

San Pablo, un hombre soltero, en referencia a la vocación de cada uno dice en 1 Corintios 7:7: “Quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo; pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo, y otro de otro”. Incluso en 1 Corintios 7:8, dice: “Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo”.

El Padre Arturo manifestó que muchos laicos solteros son expresión alegre de un Jesús que nos invita a vivir el amor a la vida en relación a los otros y sobre todo por el servicio.

Es importante aclarar que no se trata de rechazar la familia natural o la concepción de los hijos, de acuerdo con el sacerdote “simplemente, entender que mi vocación es vivir mi consagración bautismal como laico soltero”.

 

El llamado de Dios

 

El Padre Arturo expone que una constante en la vida de la Iglesia es que el Señor ha llamado a todos, lo sigue haciendo y lo seguirá haciendo, pues no quiere que ninguno se pierda, y sobre todo, que sus hijos lleguen al conocimiento de la Verdad.

“El proyecto de vida cristiano -explica- es ser feliz, respondiéndole a Dios, y colaborando con Él en la construcción de la civilización del amor. Este proyecto siempre va unido a la comunidad, familia de Dios, y que como Iglesia nos identifica como servidores del Reino”.

Y añade: “No todos los bautizados somos llamados al matrimonio o al orden sacerdotal, que son los sacramentos de servicio. Algunos responderán al Señor y serán muy felices dentro de expresiones de vida consagrada, pero otros laicos se realizarán como solteros”.

¿Cómo vive un cristiano su soltería? Alimenta su vida de fe y de piedad con la oración, la vivencia personal de los sacramentos, especialmente la Eucaristía y la Confesión, como fruto de su iniciación cristiana, que se traduce en un abundante ejercicio de obras de misericordia y penitencia.

“Un distintivo del soltero será un apostolado alegre y que contagia de los valores de Reino”, comentó el encargado de Pastoral Vocacional Arquidiocesana.

En ese sentido menciona las palabras de la Exhortación Apostólica Christifideles Laici: “La misión salvífica de la Iglesia en el mundo es llevada a cabo no sólo por los ministros en virtud del sacramento del Orden, sino también por todos los fieles laicos”.

Y continúa: “En efecto, éstos, en virtud de su condición bautismal y de su específica vocación, participan en el oficio sacerdotal, profético y real de Jesucristo, cada uno en su propia medida” (Núm. 23).

El Padre Arturo lo resume con estas palabras: “Feliz como laico, algunos solteros, otros casados, otros en diversas expresiones de la vida consagrada, pero todos como signos de la alegría de comunicar el amor y la misericordia de Jesús ¡Sé feliz!”.

 

“Me preguntan ¿cuánto te casas o te haces monja?”

 

Yamileth Mena Villalta de la Parroquia Dulce Nombre de Jesús, en Cartago, cuenta que fue llamada a acompañar a sus papás, adultos mayores, con quienes convive y a quienes asiste, con apoyo de sus siete hermanos.

Asimismo, a servir al Señor en la evangelización y en la construcción de su Reino. De hecho, en su comunidad colabora como catequista y ha sido parte del equipo formador parroquial, ha sido Ministra Extraordinaria de la Comunión, Ministra Lectora y actualmente como guía en los Talleres de Oración y Vida del Padre Ignacio Larrañaga.

Yamileth es contadora pública de profesión y presta sus servicios profesionales en varias Parroquias de la Diócesis de Cartago. “Todos somos llamados a vivir la comunión de amor, en la entrega total de nuestro ser a Dios y al prójimo”, dice ella.

Yamileth también comenta: “Dios me ha llevado por sus caminos y yo trato de escucharle en mi oración diaria para poder servir con amor en donde Él me necesite. Lo más importante  es que como nos dice Cristo; “Sean santos como su Padre es Santo” (Mt 5,48).

Respecto a su decisión de permanecer soltera, afirma que sus familiares poco a poco lo han asimilado. No obstante hay quienes le preguntan: ¿Cuándo te casas, te haces monja o haces algo con tu vida? “Yo solo me digo a mí misma: “Sigue, ya estás haciendo todo en tu vida”.

 

“No me arrepiento, soy muy feliz”

 

Luis Enrique Picado Corrales, sirve en la Catedral Metropolitana, tiene 67 años y cuenta que su sueño fue ser sacerdote. Su familia era muy escasos recursos, él era monaguillo y el párroco le ayudó a entrar en el Seminario Menor en Tres Ríos. No obstante, los problemas de alcoholismo de su padre y las limitaciones en su hogar, lo llevaron a tomar la decisión de dejar la idea para ayudar a su madre con el hogar.

“Mi mamá tenía que trabajar para darnos alimentos y poder sacarnos adelante, en mi dolor entendí que tenía que ayudarla, darle lo que nunca tuvo, una casa”, comentó.

Terminó estudios en Administración de Negocios y entró a laborar en una empresa donde estuvo 40 años hasta su jubilación. “Dios me favoreció con un trabajo maravilloso”, indicó.

Tuvo noviazgos pero también el anhelo de ser sacerdote siempre estuvo presente. Una y otra cosa hicieron que decidiera permanecer soltero. Cuando las dificultades económicas en su casa habían sido superadas, su atención se dirigió a su padre.

“Duré 30 años pidiéndole a Dios para que mi papá dejara de tomar, día a día, en cada Eucaristía y Dios me concedió ese regalo, pasó luego 30 años en abstinencia hasta que falleció, cambió su forma de vida. No lo culpo, es una enfermedad muy triste, hace sufrir mucho a las familias, uno aprende a perdonar por todo el sufrimiento”, relató.

Luis no se lamenta de nada. “Dios me puso esa carga diferente, y no me arrepiento, porque soy muy feliz, mi vida es esa y es un sentir a Dios en mi corazón”, aseguró.

 

Recuerde que puede recibir primero las informaciones del Eco Católico digital mediante una suscripción semestral. Conozca nuestros cómodos planes en este enlace.

Last modified on Viernes, 11 Septiembre 2020 12:06
Danny Solano Gómez

Periodista, licenciado en Producción de Medios, especializado en temas de fe católica, trabaja en el Eco Católico desde el año 2009.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad