Face
Insta
Youtube
Whats
Martes, 29 Septiembre 2020
Suscribase aquí

No perdamos la esperanza

By Andrés Hernández G. / Seminarista Agosto 09, 2020
Veamos el mundo con esperanza, tengamos presente que la vida pasa y que el tiempo todo lo sana. 

A nivel mundial nos encontramos ante una realidad que a todos nos ha golpeado - aquí es donde quisiera hacer hincapié: a Todos nos ha golpeado. Ya el Papa Francisco en la bendición urbi et orbi, nos había indicado que “todos estamos en la misma barca”. Ciertamente la forma de vivir esta pandemia no es la misma; algunos tienen ciertas comodidades que le benefician y le hacen pasar este tiempo un poco más despreocupado, mientras que otros viven el día a día esperando salir adelante con todo lo que, de un momento a otro, se le ha venido encima. Sea cual sea la situación, de algo debemos estar claros, cuando somos conscientes de que estamos en la misma barca, nos volvemos responsables del otro, ya que la suerte que este pueda correr necesariamente repercute en mi. Por lo que al estar en la “misma barca” nos permite entender que de esto salimos juntos, no solos.

Esta pandemia ciertamente ha sido vista de manera muy pesimista, y no es que esto sea ajeno a la realidad, ciertamente es una pandemia que a todos nos preocupa, que nos hace vulnerables, que nos hace desconfiar más de los demás y que ha logrado sacar lo bueno y lo malo de cada uno de nosotros. Debemos de aprender a ver más allá de la realidad pesimista en la que nos podemos encontrar, y ver qué podemos cosechar de esta realidad y cómo aprovecharla para nuestro crecimiento.

Recordemos que en el Evangelio Jesús insiste mucho en la figura de los niños, como el modelo ideal de todo cristiano, ¿por qué? Recordemos dos características que los niños poseen y que nosotros, los adultos, hemos ido dejando de lado:

La capacidad de asombro: los niños tienen la capacidad de ver cada día lo ordinario de una manera extraordinaria. Tienen la capacidad incluso de alegrarse con lo más pequeño e insignificante que puedan encontrar. Por eso vemos niños que al abrir un regalo, les llama más la atención la envoltura que el mismo juguete.

Es necesario que nosotros recuperemos esa capacidad, de tal manera que podamos ver en las cosas más sencillas de la vida, la manera de poder tener paz y alegría. La capacidad de aceptar lo que tenemos con humildad y sencillez, dejando que no nos agobien las situaciones que pueden no estar en nuestras manos. Con esto no decimos que debamos vivir de manera despreocupada o irresponsable, sino que vivamos de manera que las cosas no nos preocupen más de lo necesario.

La capacidad de confianza: Los niños tienen una gran confianza en todos los que están en contacto con ellos, tanto así que llegan a sentirse seguros ante cualquier acontecimiento cuando están los papás o alguna persona en quienes ellos ven protección. Esta confianza la vamos perdiendo, y es totalmente justificable, ya que la misma vida nos ha ido enseñando que no todas las personas tienen buenas intenciones y que otros buscan solo el daño. Pero, el problema está cuando yo no encuentro en Dios esa confianza que me haga sentir seguro a pesar de las circunstancias. Es necesario por tanto sentirme acompañado de Dios en medio de las vicisitudes.

Recordemos que hace unos días la liturgia nos regalaba el texto de Mateo 8, 23-27, donde apreciamos a Jesús en la barca con los discípulos en medio de una tempestad. Y vemos, además, como los discípulos gritan a Jesús pidiéndole que los ayude porque tienen miedo, por que lo creen dormido, por que sienten que no está; o incluso saben que está, pero que no hace nada. Ese es el sentimiento de muchos de nosotros en estos momentos; vemos como todos empieza a cerrarse, como las personas van perdiendo el trabajo, como crecen las necesidades en la familia, como nos alejamos de quienes queremos, etc... sentimos miedo, le creemos dormido, pensamos incluso que ya todo está perdido.

Hay una frase que no es muy correcta, y es la que dice que “después de la tempestad viene la paz”. Para el cristiano eso no es cierto, Jesús es nuestra paz y él está en medio de la tempestad con nosotros; no viene después cuando todo terminó, sino que él está ahí a mi lado, en la barca conmigo. Al verme me pegunta con cierta ironía: ¿Porqué tienes miedo?...

Hermanos, no perdamos la esperanza, sé que ahora es difícil, sé que las situaciones son muy diversas y algunas más complicadas que otras, pero no olvidemos que Dios nos llama a asombrarnos con lo pequeño, con lo que nos da día a día (la familia, el estar juntos, el compartir más en la casa, el ser parte de la gran responsabilidad de acompañar a los niños, de volver a jugar con ellos, de sentirnos niños de nuevo)... no olvidemos que Dios nos pide confiar, estamos en sus manos, no tenemos porqué tener miedo. El nos ama y sabe sacar de lo malo cosas buenas que nos ayudarán a ser mejores... tengamos muy presente que Dios está en la barca... no fuera... no viene luego... él está ahí conmigo.

Santa Teresa de Liseaux decía que “la oración es un grito de amor agradecido desde la cima de la alegría o desde el fondo de la desesperación”, la oración es la clave principal para poder empezar a asombrarnos con lo ordinario y para acrecentar la confianza en Aquel que nos ama y que incluso sabe lo que es el sufrimiento, porque él mismo se ha hecho carne y ha sentido el dolor y el sufrimiento humano.

Veamos el mundo con esperanza, tengamos presente que la vida pasa y que el tiempo todo lo sana. Santa Teresa de Jesús decía en su frase “Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza; quien a Dios tiene nada le falta. Solo Dios basta”.

Cuidémonos mucho, hagamos lo humanamente posible y lo demás lo dejamos en manos de Dios. Aprendamos a sonreír, que cuando todo esta bien, cuando hay dinero, comida y salud, Dios es muy carga, pero cuando algo de esto nos falta, podemos correr el riesgo de perder la mirada de los esencial, de lo que nunca se va, de lo inmutable: de Dios. Si se nos “mueve la tierra”, que tengamos las manos bien aferradas al cielo. Bendiciones.

 

Last modified on Domingo, 09 Agosto 2020 18:33

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad