Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 13 Junio 2021
Suscribase aquí

Amaos unos a otros con corazón indiviso

By Lic. Lisandra Chaves / flordejesusamor@gmail.com Junio 02, 2021

Queridos lectores del Eco Católico, esta semana quiero compartirles mi sentimiento de ser Iglesia, creo que todos conocemos los libros y documentos donde podemos leer lo que es ser Iglesia de Cristo, pero esta vez prefiero decirlo desde el corazón.

Ser Iglesia para mi es estar en un cuerpo cuya cabeza es Cristo representado en este mundo por el Papa y los Obispos (los sacerdotes son las manos extendidas de los Obispos en esta función). Tenemos un orden y una jerarquía, pero tal como Cristo lo ha enseñado, la autoridad debe ser un servicio de amor y no poder. Lo más importante de este cuerpo es que nuestra cabeza, Cristo, es la segunda Persona de la Trinidad y nos espera ya glorioso en su Reino para que podamos estar juntos por siempre: la Cabeza y su cuerpo, la Iglesia.

En este cuerpo no nos liga una imposición sino el amor. Es por amor que nos unimos todos los miembros y nos relacionamos entre sí. Este debería ser el ideal. La Santísima Trinidad es una comunión de tres Personas unidas por amor. Al ser amor lo que nos une, debemos cuidar de no difamar al hermano, de no humillarlo o insultarlo públicamente. Amar es respetar. Amar es ser siempre agradecido. Por tanto, por amor yo le hablo al hermano de frente y le expreso con sinceridad lo que siento, no lo hago por debajo, no lo traiciono, no lo hiero, busco el diálogo sincero y, sobre todo, no le hago lo que no me gustaría que me hicieran a mí.

Por todo lo anterior, pienso que como Iglesia debemos volver a los inicios y releer las cartas de San Ignacio de Antioquía. En su carta a los cristianos de Esmirna les dice “nadie haga nada en lo que atañe a la Iglesia sin contar con el Obispo”. En otras palabras “nada sin el Obispo”. Los Obispos no son personas perfectas, es verdad, pero están en la lucha hacia el cielo como todos nosotros. Para mí lo más importante es que los Obispos tienen la plenitud del sacramento del Orden (cf. 1557 Catecismo), son sucesores de los apóstoles y recordar esa raíz nos puede ayudar para establecer siempre con ellos una relación de respeto y diálogo abierto y sincero.

Por supuesto que este tipo de relación en caridad la debemos tener entre todos, entre laicos, con sacerdotes y con todos en la Iglesia. No perder este norte nos ayudará a vivir como Cristo nos ha pedido y enseñado, como lo vemos en los Evangelios.

Quiero destacar un texto de Benedicto XVI sobre San Ignacio de Antioquía: “En definitiva, el realismo de San Ignacio invita a los fieles de ayer y de hoy, nos invita a todos a una síntesis progresiva entre configuración con Cristo (unión con él, vida en él) y entrega a su Iglesia (unidad con el obispo, servicio generoso a la comunidad y al mundo). Es decir, hay que llegar a una síntesis entre comunión de la Iglesia en su interior y misión-proclamación del Evangelio a los demás, hasta que una dimensión hable a través de la otra y los creyentes estén cada vez más en posesión del espíritu indiviso que es Jesucristo mismo. (Carta a los cristianos de Magnesia). Pidiendo al Señor esta gracia de la unidad y con la convicción de presidir en la caridad a toda la Iglesia (Carta a los Romanos, prólogo) os expreso a vosotros el mismo deseo con el que concluye la carta de San Ignacio a los cristianos de Trales: amaos unos a otros con corazón indiviso. Mi espíritu se ofrece en sacrificio por vosotros, no solo ahora sino también cuando logre alcanzar a Dios…Quiera el Señor que en él os encontréis sin mancha. Oremos para que el Señor nos ayude a lograr esta unidad y a encontrarnos al final sin mancha porque es el amor el que purifica las almas”.

Ser Iglesia es entonces amarnos con un corazón indiviso. El Reino de Dios es el amor. ¿Cuesta tanto entenderlo? Amar es respetar, es dialogar, perdonar, reiniciar, conciliar, no es herir, traicionar, maltratar, humillar, abusar. Si el corazón de la Iglesia es el amor como dijo Santa Teresita del Niño Jesús, la unidad de ese corazón comienza por estar unidos en amor con el Papa y los Obispos. Unidos en oración.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad