Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 29 Junio 2022
Suscribase aquí

La alegría del Padre

By Licda. Lisandra Chaves Mayo 18, 2022

Qué precioso lo que nos ha dicho el Papa Francisco en estos días: ¡Nosotros somos la alegría del Padre! Lo dijo refiriéndose al momento de la confesión, porque al reconciliarnos con Dios, Él se alegra. De esta manera nos invita a todos a acercarnos al sacramento de la confesión para que volvamos a empezar nuestro camino desde la Semana Mayor.

En este viaje apostólico a Malta, el Papa ha confiado todo en María, lo vemos en el signo de visitar antes y después de salir la imagen de la Virgen en Roma. Él nos está enseñando con el ejemplo como debemos hacer nuestro propio peregrinaje por la vida. Así que iniciamos confiando a la Madre de Dios nuestra conversión constante, convencidos de que algún día en el cielo podremos agradecerle a Ella por toda su ayuda.

El Papa suele viajar a los lugares donde más necesitan del consuelo de Dios porque Dios no es indiferente a nuestros sufrimientos y es eso lo que en esta Semana Santa debemos meditar. No estamos solos y abandonados en un valle de lágrimas o en un desierto, Dios está siempre con nosotros, pero debemos dejarnos encontrar y poseer por Él para que transforme nuestra sequedad en manantial y nuestro desierto en hermosas praderas. Nuestros santos dan testimonio de ello.

En la prensa, Monseñor Charles Scicluna dijo que las palabras del Papa fuero calor y alegría: “Le diré lo que la gente sintió: fue un momento de gracia muy fuerte y una gran responsabilidad, porque recibimos mucho de las palabras, de los gestos, de la presencia tan cálida y cordial del Papa y esto es una herencia que se convierte también en una responsabilidad para nosotros. Ahora debemos hacer crecer esta semilla que el Señor, en su misericordia, ha plantado en el surco que es la Iglesia en Malta y Gozo”.

Nosotros también tenemos la responsabilidad de hacer crecer la semilla de Dios en nosotros y a nuestro alrededor, siempre con el pensamiento de que somos inmensamente amados por Dios con un amor inmutable pase lo que pase y que somos su alegría cuando caminamos en gracia y luchamos por la santidad.

Dios no deja de amarnos nunca, incluso cuando estamos en pecado mortal, pero nuestro pecado no lo alegra, en cambio nuestro regreso a casa siempre será motivo de fiesta como lo hemos leído en esta Cuaresma con el Hijo Pródigo y el Padre misericordioso.

El Papa Francisco abraza a la gente, abraza a los que sufren, a los enfermos, a los migrantes, a los sobrevivientes de las guerras, a los niños. Sabemos que por el Covid hemos dejado de abrazarnos, pero cuando nos sea posible volvamos a abrazar para llevar calor humano, misericordia y alivio a tanto dolor que hay en el mundo.

Seguimos orando incesantemente por la paz. El Papa también dijo que todos somos culpables porque no aprendemos que la guerra nunca es solución a nada y ahí vemos lo que están logrando en Ucrania: cientos de muertos, ¿es esto victoria?... ¡jamás! Ofrezcamos todo por la paz y comencemos por la paz en los hogares, los grupos, las comunidades.

Hagamos feliz a nuestro Padre celestial, no solo con nuestra conversión y el perdón de nuestras faltas sino con nuestra entrega radical como respuesta a su misericordia. Hagamos feliz al padre sembrando la paz y no la guerra desde lo más simple hasta lo más grande. ¡Que gran consuelo es saber que somos la alegría del Padre!

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad