Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 20 Enero 2022
Suscribase aquí

En Dios se apoya nuestra esperanza

By Mons. José Rafael Quirós Quirós Diciembre 15, 2021

El Adviento es el tiempo litúrgico cuyo sentido profundo nos conduce a vivir siempre despiertos y pidiendo fortaleza en la oración de modo que estemos preparados para el encuentro con el Señor (Cf. Lucas 21,36).

En efecto, el que vigila no puede dormirse, permanece atento a su entorno, a su realidad, vive la historia hasta el fondo. Por ello, en este primer domingo, el Señor nos hace un llamado apremiante para estar atentos a su segunda y definitiva venida: "Cuídense ustedes mismos, no sea que una vida materializada, las borracheras o las preocupaciones de este mundo los vuelvan interiormente torpes" (Cf. Lucas 21,34). No podemos estar encerrados en el propio "yo". No podemos estar distraídos o indiferentes a su retorno, antes bien, orientemos nuestro corazón hacia el Señor; que reconozcamos su rostro que brilla por encima de la fatiga, la dificultad y el sufrimiento; que las banalidades y fantasías de este mundo no consuman nuestras fuerzas.

La Iglesia hoy nos invita a ponernos, respetuosamente, a la escucha de esta exhortación que Jesús nos hace, a dejarnos interpelar por su Palabra, a vivir una fe testimoniada desde el amor y, especialmente, a renovar la esperanza. El Adviento es, por excelencia, el tiempo de la esperanza y, como no, si los creyentes en Cristo vivimos esa esperanza en su sentido más genuino y vigoroso: " Llegar a conocer a Dios, al Dios verdadero, eso es lo que significa recibir esperanza."[1]

Dios ha iluminado nuestros corazones y ha suscitado en nosotros el anhelo de vivir, cada día, con la gozosa esperanza de la victoria definitiva de Cristo, que será la nuestra. Esta certeza es la que anima la verdadera esperanza, esa que nos empuja a abrazar la vida y, al mismo tiempo, su desconocimiento es la causa de todas las desesperaciones en el ser humano. La verdadera, la gran esperanza del hombre que resiste a pesar de todas las desilusiones, sólo puede ser Dios, el Dios que nos ha amado y que nos sigue amando « hasta el extremo », « hasta el total cumplimiento » (cf. Jn 13,1; 19,30).[2]

Con pesar, vemos cómo desde una falsa idea de Estado Laico que garantiza la religión como opción personal solo en el ámbito privado, se trata de privar de la enseñanza religiosa a todos los ciudadanos para implementar una política sobre educación laica, pública, gratuita y de calidad. Una educación laica, sin Dios, capaz de generar la apertura al diálogo, así como el respeto por la diversidad y la aceptación de opiniones distintas. Ese Estado Laico, "pluralista e igualitario", es idealizado por algunos como un mundo sin Dios, donde los seres humanos sean realmente libres … (¿?)

 Como creyentes, debemos ser los primeros en anunciar que un mundo sin Dios es un mundo sin esperanza, (cf. Ef 2,12), totalmente esclavizado. Cuando abrimos nuestro ser a Dios nuestra vida se enriquece y se hace grande, "en nosotros hay espacio para Dios y esta presencia de Dios, en nosotros, tan importante para iluminar al mundo en su tristeza en sus problemas, esta presencia se realiza en la fe: en la fe abrimos las puertas de nuestro ser para que Dios entre en nosotros, para que Dios pueda ser la fuerza que da vida y camino a nuestro ser."[3]

Que en este Adviento, la esperanza colme nuestros corazones pues bien sabemos en quien hemos puesto nuestra confianza.( 2 Tim 1,12), al mejor estilo de María y José.

 

[1] Benedicto XVI, Spe Salvi,n.3

[2] Ibid. n.27

[3] Papa Francisco, Homilía, 15 de agosto del 2012

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad