Face
Insta
Youtube
Whats
Martes, 23 Julio 2024
Suscribase aquí

Coopeservidores: mucho en juego

By Redacción Julio 03, 2024

El último escándalo financiero en nuestro país significa la desaparición de una de las cooperativas más antiguas y emblemáticas de Costa Rica.

Coopeservidores surgió en 1957 como un ente cooperativo enfocado especialmente en empleados públicos, de ahí su nombre, pero con el paso del tiempo se fue adecuando a las nuevas realidades económicas y sociales del país abriéndose con ello a segmentos más amplios de población. Al final fue conocida como CS Ahorro y Crédito.

Hasta el pasado 13 de mayo, cuando fue finalmente intervenida por la Superintendencia General de Entidades Financieras, SUGEF, Coopeservidores reunía el capital de más de 130 mil clientes, siendo la cuarta cooperativa de ahorro y crédito más grande del país.

Ese día, las justificaciones de las autoridades supervisoras dejaron perplejos a todos: pérdidas millonarias por un grave deterioro de la cartera crediticia, ocultamiento de información, estados financieros alterados… y un largo etcétera de irregularidades, abusos, excesos, negligencias, descuidos y, según se ha denunciado y está en investigación, hasta la posible comisión de delitos tipificados por parte de funcionarios, alta gerencia y el Consejo de Administración de la cooperativa.

Una verdadera bomba que le estalló en la cara a los miles de asociados, ahorrantes, inversionistas y acreedores de la entidad, quienes de la noche a la mañana vieron congelados sus recursos sin posibilidad de acceder a ellos por ninguna vía.

En un país donde ningún escándalo dura tres días, la debacle de Coopeservidores lleva eso y más, y con sobrada razón, porque hay mucho en juego en este caso, más incluso de lo que algunos suponen o logran ver a simple vista.

Según ha trascendido, las autoridades supervisoras tenían conocimiento de irregularidades y riesgos aumentados en la Cooperativa desde el año 2016, tiempo más que suficiente para haber tomado acciones para evitar el cierre y las consecuentes pérdidas que esto supone ahora para los miles de asociados e inversionistas.

De comprobarse, ello haría al Estado cómplice de la caída de Coopeservidores, por falta de una rigurosa fiscalización en el campo, día a día, no solo de papeles con números y datos falseados que van y vienen. Esto lo convierte en un caso de abierto interés público con consecuencias a todo nivel.

Para colmo de males, la misma persona que tenía que fiscalizar la Cooperativa desde la SUGEF es ahora quien lleva adelante el proceso de su resolución. Muchos ven en ello un evidente conflicto de interés.

El otro aspecto gravísimo son las consecuencias económicas, físicas, emocionales, sociales y espirituales que esta crisis está teniendo en miles de personas y familias de nuestro país, muchas de ellas formadas por adultos mayores, pensionados y enfermos quienes por décadas habían confiado en Coopeservidores los ahorros de su vida ganados de forma honesta y honrada.

No se trata de un tema marginal, como algunos han querido enfocar, diciendo son especuladores que deben cargar con sus riesgos, hay historias dramáticas de sufrimiento y carencia tras la intervención de la Cooperativa, realidades que ninguna autoridad ha querido escuchar ni mucho menos considerar para plantear soluciones.

Cargar el peso de las pérdidas en los más débiles de la cadena es injusto e inmoral, además de que distrae la atención sobre las verdaderas causas de la debacle y sus responsables, sobre quienes debe caer, cuanto antes, todo el peso de la ley.

¿Dónde quedó el espíritu cooperativo en Coopeservidores?, ¿en qué momento se perdió el rumbo moral de las acciones?, ¿por qué nadie lo alertó antes?, ¿quién garantiza que algo igual de grave no pueda estar sucediendo en algún otro ente de su misma naturaleza? Son preguntas que muchas personas se están haciendo. Aquí surge otra arista delicada del caso: la confianza perdida.

Porque si algo ha quedado claro es que buena parte del problema en Coopeservidores pasaba porque los responsables de sus destinos al más alto nivel no sabían nada en materia de banca y finanzas, estaban ahí porque, desgraciadamente, algunas instituciones como estas se han convertido en refugio de políticos y sus amigos cobrando descaradamente cuotas de poder.

Ahora muchos quisieran “patear la bola” hacia adelante y hacer como si nada estuviera pasando, pero lo cierto es que la confianza en las instituciones financieras en general, y en las cooperativas en particular, está dañada y podría dañarse mucho más dependiendo del desenlace de este caso.

Es obligación de todo el sistema financiero, con acciones concretas, hacer que la resolución de Coopeservidores termine bien para todos, especialmente para las víctimas más vulnerables como son los ahorrantes, asociados e inversionistas, quienes no deberían perder absolutamente nada de sus recursos, dado que no tienen parte en las acciones y omisiones del Via crucis en que otros los han sumido.

En este caso, como en otros tantos que hemos conocido similares e incluso más graves, debe prevalecer el bien común, la justicia y la dignidad humana, no los intereses económicos o políticos de unos pocos, que bien sabemos adónde son capaces de llevar.

 

Last modified on Miércoles, 03 Julio 2024 07:51

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Dignitas Infinita
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad