Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 11 Agosto 2022
Suscribase aquí

La tercera opción de Dios 

By P. Charbel EL ALAM / Orden Libanesa Maronita Julio 08, 2022

Cada una de las situaciones de la vida nos coloca siempre frente a dos opciones: superamos o no un vicio, pasamos o no un examen, obtenemos éxito o fracaso, recibimos o no la sanación inmediata, adquirimos o no un préstamo de dinero. 

La gran mayoría de las preocupaciones del ser humano están relacionadas con temas de salud física, estabilidad económica, relaciones afectivas o con el propósito personal en el mundo. Ante tanta disyuntiva y tan limitadas alternativas, resulta que Jesús nos sorprende con una Tercera Opción

Cuatro pasajes del Evangelio nos ilustran esta premisa acerca de cómo en la aparente existencia de dos únicas opciones, Jesús interviene con Su Tercera Opción

1. En Juan 9, 1-7, en el texto del evangelio del ciego de nacimiento, sus discípulos le preguntan  a Jesús: 

-“Rabbí:¿Quién pecó: él o sus padres, para que haya nacido ciego?”. Aquí se plantean las dos opciones del mundo, el pecado propio o el pecado intergeneracional. Pero Jesús presenta Su Tercera Opción al responder: 

-“Ni él pecó, ni sus padres; es para que se manifiesten en él las obras de Dios”. 

De inmediato Jesús escupió en la tierra, hizo barro y lo untó en los ojos del ciego, y el ciego quedó curado. La sanación es la Tercera Opción de Dios

2.  Por otra parte, Juan 6, 1-13 nos relata la multiplicación de los panes y los peces. Ante la situación presente, los apóstoles le brindaron a Jesús dos opciones: o despachar a la gente a sus casas o realizar una colecta para comprar comida. Jesús manifiesta su alternativa al multiplicar los panes y los peces y alimentar a la multitud hasta saciarla. La provisión abundante es la Tercera Opción de Dios

3. El hijo pródigo, en Lucas 15, 11-32, tenía dos opciones al regresar a su casa: su padre lo podía echar fuera o lo podía contratar como un siervo más. Pero la posibilidad que resulta de la misericordia de Jesús en Su Tercera Opción es que este hijo llegó a su casa y lo recibieron otra vez como a un hijo y a un heredero. Dios brindó la redención como Su Tercera Opción

4. En el relato de Juan 11, 1-44 acerca de la resurrección de Lázaro, los discípulos le informan a Jesús que aquél a quien Él ama está enfermo. Con estas palabras le daban la opción de manifestarse con la curación física. Sin embargo, Lázaro muere, y es entonces que Marta presenta la espera como segunda opción, al decir: -“Ya sé que resucitará el último día”. La teofanía constituye en la salida de Lázaro de la tumba. 

Se entiende entonces que Dios no siempre va a revelar Su Tercera Opción, pero de seguro Él hará lo que tenga que hacer. A través de los tiempos y de las Escrituras hemos sido testigos de la Soberanía de Dios, Quien hace como a Él le parece, cuando a Él le parece. 

Cada situación que nuestra condición humana desea proponer como una traba o resistencia al Cielo, es de inmediato sustituida y renovada a través de la acción del Espíritu Santo. 

Es por esto que en la vida de todo cristiano católico debe existir la certeza de que siempre hay una tercera opción, ¡siempre! Todos vivimos a diario una tercera opción; la esperanza permanente de la presencia amorosa y viva de la Santísima Trinidad. 

Resulta así que nuestra vida es inexplicable sin el Espíritu Santo. No se puede entender nuestra vida sin la intervención sobrenatural de Dios, aunque  el hombre se crea siempre capaz de todo. Y si se da el caso de que realmente sea hábil en algo, se envanece y se llena de apego a su “habilidad”. A veces por aferrarnos a nuestras habilidades, vemos solo las dos opciones. Así, en ocasiones hago algo por mí mismo y le pregunto a Él: -“¿Te parece?”, pero a Él no le parece, y por eso me da la Tercera Opción. ¿Cómo la obtengo? A través de la Eucaristía y el Santo Rosario.  

En ese mismo sentido, con frecuencia el Espíritu Santo insiste en que diversos temas sean tratados una y otra vez en las celebraciones litúrgicas para que esas enseñanzas generen cambios visibles y progresivos en la vida de los fieles.  Los santos exhortan a rezar diariamente el Santo Rosario con la confianza puesta en su increíble poder para que esta tercera opción nunca haga falta. Con el rosario en mano, pídelo a Nuestra Señora en cada situación que enfrentes. Es la ternura de esta Mujer, Nuestra Madre, que permite siempre que se dé la manifestación de una Tercera Opción en tu vida. 

Se observa así que la confianza juega un rol fundamental en la adquisición de este regalo. Nadie debe pensar ni expresar que Dios no lo escucha. Innumerables versículos establecen que Jesús nos escucha a diario, que lo hace siempre. Debemos por esto solamente poner en obra nuestra confianza y recibir del Señor de Los Milagros el don de la Tercera Opción

Finalmente, así como la electricidad no alumbra una habitación si no encendemos el interruptor, el hecho de memorizar pasajes de la Sagrada Biblia, asistir a la Misa diaria, Ayunar, recibir los Sacramentos, Rezar… no se activan ni fructifican verdaderamente en la existencia del Cristiano si no hemos encendido la confianza que brinda el poder de iluminar y fortalecer esas prácticas indispensables. Esta confianza debe por ello ser un potente fuego que quema los corazones y que debe poner en acción para que así también active los corazones de otros. 

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad