Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 25 Octubre 2021
Suscribase aquí

El bicentenario de nuestra independencia

By Mons. Bartolomé Buigues Oller / Obispo de Alajuela Septiembre 28, 2021

Se cumplen 200 años de la independencia, de nuestro caminar como nación libre y soberana, de nuestra andadura como pueblo arraigado en estas tierras benditas de Costa Rica.

 Una amalgama de razas, pueblos y culturas, desde tiempos inmemoriales, han ido confluyendo en estas tierras. Un encuentro de culturas tan diversas como las precolombinas y la europea, la hispana, ha marcado el ritmo de la integración, gestando nuestra historia más reciente. Para llegar a un momento en que la conciencia de ser un solo pueblo, con una historia, unos valores, unos intereses y un destino común forjó el comienzo de un rico caminar como nación.

 Momento verdaderamente sublime y fecundo el de nuestra independencia. Muchos sentimientos y emociones se entrecruzaban. Por una parte, el reconocimiento a lo que se llevaba construido en la colonia y la lealtad a los valores que lo sostenían. Por otra, el deseo de tomar las propias decisiones y aceptar la responsabilidad de ser libres, unido a la inseguridad e incertidumbre de lo nuevo.

 Prevaleció la decisión de ser artífices de nuestra propia historia, dando un paso adelante, y comenzar a caminar como nación. Ha habido en estos 200 años momentos difíciles y oscuros, de caminar a tientas, pero también, y sobre todo, momentos felices, heroicos que nos han afirmado en el camino emprendido y que han ido gestando la Costa Rica de hoy, de la que estamos todos orgullosos.

 Entre los valores fundamentales que nos han forjado como país está la fe cristiana. Llegó a estas tierras hace más de 500 años y nos ha permitido comprender nuestra historia inserta en la eterna historia de amor y salvación de Dios que culminó en la Encarnación de su Hijo Jesucristo. La historia está abierta a la grandeza del buen Dios, estamos habitados de eternidad.

 La fe ha impregnado profundamente nuestra cultura en todas sus manifestaciones: actitudes, costumbres, arquitectura, arte...   Y la cultura ha sido el vehículo de expresión para la fe, que ha cobrado el atractivo y la exuberancia de estas tierras tropicales, la espontaneidad, la familiaridad y la calidez de nuestras relaciones, el espíritu emprendedor... La Iglesia ha estado en su origen, y ha acompañado todo el recorrido histórico nacional, ha sido un gran agente constitutivo y configurador de la identidad costarricense, nos ha dado sentido de pertenencia como pueblo.

 

Somos herederos de un gran legado forjado por los que nos precedieron.  Atesoramos la memoria de nuestro caminar como nación: la institucionalidad democrática, el respeto a los derechos humanos y a las libertades básicas, las garantías sociales y el estado de bienestar, la vocación al pacifismo, el respeto a la vida y a los valores familiares, el cuidado de la naturaleza…

 Comenzamos el tercer centenario como nación. Unámonos para continuar el relato que han entretejido diversas generaciones y que espera ser enriquecido hoy, para ser la base sólida de las nuevas generaciones. Sin duda lo conseguiremos si estamos unidos y somos solidarios, si buscamos con generosidad el bien común, si estamos abiertos a Dios que aporta orientación y sentido último al caminar; con su Amor colma los corazones, nuestros anhelos de felicidad y plenitud. Nuestra Señora de los Ángeles, la Negrita, nos mantenga siempre unidos en su regazo tierno y compasivo.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad