Face
Insta
Youtube
Whats
Sábado, 28 Enero 2023
Suscribase aquí

Los campaneros ticos, herederos de una tradición

By Enero 24, 2023
Marvin Meza, sacristán de la Basílica de los Ángeles, tiene 11 años de experiencia tocando las campanas del Santuario. Marvin Meza, sacristán de la Basílica de los Ángeles, tiene 11 años de experiencia tocando las campanas del Santuario.

En la plazoleta al frente de la Basílica Nuestra Señora de los Ángeles, los chiquillos juegan con las palomas, las parejas comparten un copo, los vendedores de lotería ofrecen sus números y, de repente, suenan las campanas, ese sonido tan característico que anuncia que pronto iniciará la celebración de la Santa Eucaristía en el templo.

En el campanario, Marvin Meza, uno de los sacristanes de este Santuario, mueve con mesurada fuerza las cuerdas, las pequeñas las jala con suavidad, mientras que para la grande (llamada Reina de los Ángeles, de 900 kilogramos) utiliza todo el peso de su cuerpo, en ocasiones el impulso es tal que siente cómo se eleva.

Se requiere de técnica para que el repique suene alegre y, a su vez, el sonido se expanda kilómetros a la redonda. Sus 11 años de experiencia como sacristán le han permitido a Marvin desarrollar la habilidad.

Recientemente, la UNESCO declaró el toque de campanas manual español como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. De acuerdo con esta organización, a lo largo de los siglos esta práctica ha servido como medio de expresión y comunicación en España, cumpliendo una serie de funciones sociales, desde el intercambio de información hasta la coordinación, protección y cohesión.

Eco Católico buscó algunos “campaneros” ticos que tocan las campanas de los templos de manera manual. Uno de ellos, justamente, es José Méndez Barboza, sacristán de la Inmaculada Concepción, en Heredia centro, donde la campana más antigua data de 1802 y sirvió incluso para anunciar la Independencia en 1821, según cuenta.

Tal como destaca la UNESCO, existe una gran variedad de sonidos determinada por las técnicas (repique, volteo o medio volteo) combinadas con las habilidades de los campaneros y las características físicas y propiedades acústicas de las campanas, torres y campanarios.

Estos elementos convergen para crear un profundo y rico repertorio tanto en el ámbito religioso como en el cívico para marcar distintos momentos del día, alertar a la población de acontecimientos naturales, como incendios o inundaciones, o de cortejos fúnebres, y anunciar decretos y otras noticias.

Por ejemplo, cuando hay una celebración eucarística se hace un repique, pero cuando hay un funeral se doblan las campanas. La manera de dar los toques varía en cada parroquia.

¿Cómo tocan las campanas en Costa Rica?

Ennio Büchting, sacristán de la Parroquia San Rafael Arcángel, en Oreamuno de Cartago, comparte que allí para repicar las campanas dan 100 toques a la grande (San Rafael Arcángel, de 600 kilos) y a la mediana (Jesús Sacramentado). Los fines de semana tocan las tres, es decir, incluyen la pequeña (Inmaculada Concepción). Se tocan 30, 20 y 10 minutos antes de Misa.

Para los funerales -detalla este joven- tocan dos veces la grande dos veces la mediana, dos veces la grande y luego las dos juntas. Entre cada toque hay un lapso de 20 segundos.

Otras campanas muy reconocidas son las de la Iglesia de la Soledad, en San José. Son de volteo (se mueven por medio de un eje), a diferencia de las de San Rafael Arcángel, estas las balancean varias veces y las dejan sonar. Lo hacen media hora y 15 minutos antes de Misa.

También, afuera del templo, se levanta una gran campana, donada por la Arquidiócesis de New York, la cual se toca en ocasiones especiales como el Sábado Santo o Navidad. Posee un sonido grave y profundo.

En la Inmaculada Concepción de Heredia, José Méndez explica que dan tres repiques cada 15 minutos previos a la Eucaristía. El primer toque inicia con martillo, seguido de las campanas de volteo. En el segundo toque solo suenan las campanas grandes. El tercero empieza con las grandes y termina con un toque de martillo.

Para los funerales se acostumbra utilizar el toque de martillo doble tres veces. Como dato curioso, cuando se trata del fallecimiento de un sacerdote se doblan diferente, se toca con martillo tres veces tres dobles, y luego repite.

De regreso a la Basílica de los Ángeles, cuyo sonido de campanas es tan característico, especialmente los fines de semana, Marvin Meza cuenta que toma ciertos cuidados, utiliza guantes para jalar las cuerdas y procura hacerlo con detenimiento, pues la resonancia puede ser tan fuerte que podría causar daños a su audición.

Entre semana tocan solo dos campanas para anunciar a los fieles la siguiente Misa, los fines de semana y en solemnidades, como el 2 de agosto, resuenan las cuatro: la ya mencionada Reina de los Ángeles, Rafaela, Josefa (en honor a San José) y Costa Rica.

Aunque últimamente no se usa, Marvin agrega que hubo un tiempo que hacían un “doblés” a las 8:00 p.m. en memoria de las personas fallecidas en el día.

“Considero muy agradable el sonido que produce el golpe del badajo (la pieza en el interior que da el golpe) con la campana como tal. Se recomienda cada cierto tiempo girar las campanas para que no se esté golpeando siempre el mismo lado y evitar que se rasguen”, comentó Marvin, a quien reconocen como el que mejor toca las campanas en la Basílica.

Este, sin embargo, es un arte manual que cada vez menos parroquias conservan, ya que es sustituido por mecanismos electrónicos que ejecutan el toque de las campanas de forma automática, mediante la programación de horas y tipos de repique.

 

Last modified on Martes, 24 Enero 2023 10:17
Danny Solano Gómez

Periodista, licenciado en Producción de Medios, especializado en temas de fe católica, trabaja en el Eco Católico desde el año 2009.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad