Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 29 Junio 2022
Suscribase aquí

La prevención del abuso es responsabilidad de todos

By Junio 01, 2022

El 1 de junio es un día especial que la Iglesia en nuestro país dedica a la oración y al compromiso con las víctimas de abuso sexual.

Esta Jornada, querida por nuestros obispos y convocada por la Comisión Nacional de Protección a Menores y Adultos en Vulnerabilidad (CONAPROME), es una ocasión para unirnos en oración por este flagelo que afecta la sociedad en general, pero que también está en la Iglesia Católica.

La Red Nacional de Prevención del Abuso en la Iglesia Católica, compuesta por las diferentes comisiones diocesanas de protección al menor y adultos en vulnerabilidad, es la encargada de organizar esta iniciativa en cada diócesis.

Se ha pedido a todas las diócesis del país ofrecer las Eucaristías, Horas Santas y cualquier otro tipo de oraciones en reparación por las víctimas de abuso sexual, y también por todas las víctimas secundarias que se han visto afectadas por este terrible flagelo. Cada diócesis realiza también sus actividades particulares de sensibilización y oración por el tema.

La Jornada es además, una respuesta al querer del Papa Francisco, que en su Carta Apostólica, en forma de motu proprio “Vosotros sois la luz del mundo”, promulgada el 7 de mayo 2019, estableció que tras de su entrada en vigor, todas las diócesis de la Iglesia universal deberían tener y dar a conocer a los fieles y a la sociedad en general uno o más sistemas estables y fácilmente accesibles al público para presentar informes o denuncias fundadas sobre situaciones de abuso contra personas menores de edad o en estado de vulnerabilidad,  que se pudieran haber dado o estar sucediendo por parte de sacerdotes, religiosos o consagrados.

Fue el 1 de junio del 2020 cuando se cumplió esta fecha establecida por el Papa Francisco para la entrada en vigor, en toda la Iglesia Católica, de este documento que pide tener listos los mencionados mecanismos y procesos para realizar denuncias de abuso sexual contra menores y adultos en vulnerabilidad en todas las diócesis del mundo.

El Lic. Juan Carlos Oviedo, Secretario Ejecutivo de CONAPROME, dijo a Eco Católico que alrededor de esta Jornada es importante que todos nos sintamos, veamos y seamos Iglesia en la confección de ambientes donde los niños, jóvenes y adultos vulnerables estén seguros. El flagelo de los abusos sexuales es, a su juicio, “la herida más dolorosa” de los últimos 70 años en la Iglesia, “una herida que hipoteca la vida de la Iglesia y de las víctimas” y sobre la cual todos debemos sentirnos responsables.

“Cuando una persona comete una conducta inapropiada de abuso contra un menor, sea del clero o un laico, es como si todos fuéramos responsables, es una cosa de todos y por eso estamos en Jornada de oración para estar siempre de la mano de Dios en este tema para ir limpiando su Iglesia y generando paz y sanidad en las víctimas”.

En cuanto a las acciones, destacó el trabajo de las comisiones diocesanas. En Alajuela y Limón, por ejemplo, miles de personas, colaboradoras de la Iglesia, ha recibido cursos y charlas. Y desde la Comisión Nacional se ofrecen espacios al clero igualmente de carácter formativo. Incluso, el próximo 19 y 26 de julio tendrá lugar, abierto a todo el Pueblo de Dios, el I Congreso Nacional de Prevención de Abusos en la Iglesia en Costa Rica.

“La Iglesia en nuestro país es la única en Centroamérica que está realizando avances importantes”, recalcó Oviedo.

Monseñor José Manuel Garita, Obispo de Ciudad Quesada y Presidente de CONAPROME, dijo que la Jornada es un momento importante de espiritualidad porque pedimos perdón a las víctimas que han sido afectadas por miembros de la Iglesia cuando debían haber sido protegidas, oramos por ellas y nos comprometemos en la reparación del daño causado. “Esta Jornada también es una oportunidad para insistir en la corresponsabilidad de todos los miembros de la Iglesia, pastores y fieles laicos,  de crear ambientes seguros, en los que haya confianza y nos podamos desenvolver con toda libertad y tranquilidad sin temer situaciones de este tipo que tanto daño han hecho y hacen a la Iglesia”, dijo.

“La Iglesia es una madre que está para acompañar, para cuidar, para edificar, ser ejemplo y testimonio y cuando hablamos de Iglesia hablamos de todos los bautizados en general porque, es una corresponsabilidad que todos tenemos”, agregó.

“Hay que dar una respuesta inmediata ante los casos de denuncia sobre abusos sexuales, sabiendo que las víctimas son la prioridad, ejecutando todos los procedimientos con transparencia absoluta y evitando cualquier tipo de manifestación de secretismo u oscuridad en el proceso.  La prevención es un trabajo de todos en la Iglesia, no solo de los obispos”, insistió Monseñor.

 

Martín Rodríguez González

Periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva y egresado de la maestría en Doctrina Social de la Iglesia. Trabaja en el Eco Católico desde el año 2002 y desde el 2009 es su director.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad