Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 29 Junio 2022
Suscribase aquí

SARA anuncia retiro para sanar las heridas del aborto (por las causas que sean)

By Mayo 25, 2022

Hay mujeres y hombres que, tras haber participado de un aborto, llevan consigo una herida, algunas veces ocultan su dolor y lo esconden por años, pero ahí está. Sanar es un proceso que requiere atención, comprensión, perdón y misericordia.

De esto habla Marcela Fernández, psicóloga y representante del Proyecto SARA, organización que brinda acompañamiento a quienes han sufrido un aborto, por la causa que sea.

Desde el 2016 se brinda este tipo de atención de una manera confidencial y especializada. Si bien se atiende a mujeres que cometieron un aborto, también llegan varones que instigaron o fomentaron a su pareja o alguna conocida a practicarse uno; o no estaban de acuerdo, pero llegan con el dolor de que un hijo suyo fue abortado.

SARA, que significa Sanando el Alma para Renacer en el Amor, organiza diferentes actividades, individuales y grupales. Entre ellas, los retiros de sanación, donde se realiza un trabajo integral, con un método avalado por la Iglesia Católica, de hecho, entre quienes lo crearon hay laicos, sacerdotes y religiosos.

El próximo retiro de sanación se llevará a cabo en junio. Si usted desea más información o conoce a alguien que pueda necesitar apoyo al respecto, puede enviar un mensaje al Whatsapp: 8398-6694, llamar al 2291-8014 o enviar un correo electrónico al Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Es totalmente confidencial.

Sanar una herida

Fernández expone que hablar sobre el aborto es muy complejo y delicado, por lo tanto, procuran ser compasivos y evitar juzgar. “No estamos en contra de la persona que abortó, más bien queremos darle una mano”, comentó.

Agrega que un obstáculo es precisamente cuando las personas no tienen la confianza de expresar su dolor, pues se sienten expuestas y juzgadas.

“Sentimos un profundo deseo en contribuir con una sociedad en la que el amor sea su principio y fin, donde se valore la dignidad humana, no tiene sentido después de un aborto juzgar sus actos ni mucho menos a la persona, creemos en el respeto recíproco que nos hace más fuertes al aprender a trabajar en unidad”, dice uno de los pilares de SARA.

De acuerdo con Fernández, las causas que dan los participantes son muy variadas, una buena parte tiene que ver con la situación económica, infidelidades, por haber mantenido relaciones sexuales casuales, presión de la pareja o alguien del entorno. En un porcentaje menor, pero también presentes, hay casos de violación o debido a la presencia de alguna enfermedad en el bebé.

Señala que en la sociedad se fomenta el aborto y, como ocurre en otros países, hasta se piensa que si es legal está bien, pero cuando la persona se practica un aborto y comienza a sentir dolor no tiene adónde acudir, "ahí los proaborto que les decían que abortaran nunca aparecen".

Cabe mencionar, que en ocasiones las mujeres expulsan el feto en la completa soledad, por ejemplo, en el baño de sus casas, momentos como esos pueden dejar una marca permanente, agrega la representante de SARA.

No se olvida

Fernández enfatiza en que la maternidad es un tema muy complejo, en el que la mujer sufre muchos cambios, que van más allá de su vientre y su figura, pues también hay variaciones a nivel cerebral irreversibles, que la disponen a ser madre. Cuando el bebé no nazca por cualquiera que sea la razón, su identidad como madre queda como tal, es algo natural que no depende de la persona.

La representante de Proyecto SARA insiste en que inevitablemente durante el embarazo habrá cambios a nivel cerebral. “No es como que se detiene, ya pasó y no pasó nada. No, pasó mucho y ahí queda, un evento como el aborto es tan fuerte que va a dejar una huella significativa tanto en el cuerpo como en el cerebro, en la memoria, el sistema límbico… que sobrepasa a cualquiera”, afirmó.

Expone además que muchas veces se intenta olvidar, pasar la página y seguir adelante, “guardarlo en una gaveta”, incluso, ha atendido a personas que se practicaron un aborto hace 10 o incluso hace 50 años.

Sin embargo, advierte que esto provoca que vivan en una negación extendida, lo cual a su vez trae consecuencias. Observa también que esto no quiere decir que vayan a arruinar su vida o que no tengan éxito en sus proyectos, puede que incluso sean exitosas a nivel profesional, pueden ser incluso personas admiradas en la sociedad.

Pero -explica- “como personas integrales conformadas por varias áreas de desarrollo hemos comprobado que otras áreas como afectiva-mental (emociones y pensamiento), social (relaciones interpersonales), y familiar o de pareja presentan un deterioro mayor e incluso que ellas mismas se perciben o describen como insatisfechas o fracasadas”.

“También tenemos el caso de personas que han encontrado amor y consuelo sirviendo de forma comprometida en la Iglesia, pero que aún cargan un dolor y angustia que las acompaña siempre, lo que hace que muchas veces se sientan inmerecedoras y sean atacadas en ese punto grandemente por el enemigo”, agregó.

Fernández afirma que ha visto casos donde experimentan recuerdos frecuentes y dolorosos relacionados con el embarazo o el aborto, pesadillas, tristeza, culpabilidad o, ante el sentimiento de vacío y dolor, comienzan a tener conductas autodestructivas como uso de drogas o una vida sexual desordenada, por mencionar solo unos ejemplos.

Según comenta, en los retiros de sanación las personas comienzan a curar esas heridas y van a lo profundo de su ser para enfrentar aquello que ocurrió en un momento de su vida.

Last modified on Miércoles, 25 Mayo 2022 09:48
Danny Solano Gómez

Periodista, licenciado en Producción de Medios, especializado en temas de fe católica, trabaja en el Eco Católico desde el año 2009.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad