Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 23 Mayo 2022
Suscribase aquí

“El ciudadano promedio no está conectado con el tema electoral”

By Enero 19, 2022

“El desafío político más grande para quien ejerza la presidencia es recuperar la confianza de que se puede, a través del diálogo social y político, concretar acuerdos”.

Sergio Araya

Politólogo

 

Un ambiente apático y ayuno de ideas marca la arena política a menos de un mes de las elecciones nacionales. Con una segunda ronda casi segura, la campaña no calienta y según los expertos, una enorme parte del electorado se decidirá por quien votar el propio día de las elecciones. Sobre estos y otros aspectos conversamos con el politólogo Sergio Araya, de la Fundación Konrad Adenahuer.

 

¿Cómo analiza el panorama político a menos de un mes de las elecciones nacionales?

El panorama electoral es incierto. Hay un alto porcentaje de personas que siguen en el segmento de indecisos, es decir, que han expresado que tienen voluntad de acudir a las urnas pero aún no tienen claridad de a quién respaldar. Esto abre el abanico, no talvez para las 25 candidaturas presidenciales o para los 31 partidos que aspiran a ocupar un cargo en la Asamblea Legislativa, pero si al menos, según los últimos estudios, para unos 6 o 7 de esos 25 aspirantes y para talvez unas fuerzas políticas, 10 o 11, que puedan tener efectiva posibilidad de competir,  ya sea por la presidencia o por una curul legislativa. Pero hay todavía grandes posibilidades de que esto pueda seguirse moviendo durante este mes, considerando que en procesos anteriores ya se ha observado que un segmento importante del electorado define su voto en el mes de enero, o incluso el propio día de los comicios.

 

Las personas sienten que el ambiente electoral “no calienta”, ¿a qué obedece?

Ha sido una campaña que, a pesar de la cantidad de candidatos y de partidos compitiendo, la más alta en toda la historia del país, no logra calentar, esto en términos de que la gente se muestre entusiasta, o involucrada en el proceso, salvo los que están conectados a los partidos políticos. Ha sido una campaña fría, no es gratuito que los mismos partidos, conscientes de que el electorado se define fundamentalmente en la recta final de la campaña, apuestan a pautar propaganda en los medios de comunicación especialmente en el mes de enero.  

De acuerdo a los estudios de opinión, las redes sociales son hoy la segunda fuente de acceso del costarricense para conocer información de materia político electoral, pero tampoco eso es garantía como para decir que con solo posicionar propaganda en las redes la campaña va a tener un nivel de mayor de dinamismo y va a realmente a encender. Entonces sí, ha sido una campaña fría, podríamos también plantear que a pesar de que son 25 aspirantes a la Presidencia y más de 30 partidos a la Asamblea Legislativa no todos poseen los recursos para mantener campañas grandes. Además el ciudadano promedio no está conectado con el tema electoral, a lo sumo cuando ya viene el día de la elección comienzan a involucrarse. Antes están inmersos en su cotidianidad, asuntos  diarios, en su problemática personal y colectiva propia y esto evidentemente hace válido plantearse si una campaña electoral de cuatro meses es necesaria o bien podríamos hablar de acortar el tiempo, pero será un tema a analizar una vez pase el proceso electoral.

 

¿Considera que con este ambiente ganará el abstencionismo?

Nada garantiza que el abstencionismo vaya a decrecer, desde el año 98 y en todos los procesos electorales de este siglo, el abstencionismo siempre ha estado rondando entre el 30 % y 35%, es decir, un tercio del padrón electoral convocado no acude a votar. Además, hay que diferenciar el abstencionismo técnico, es decir, aquel que surge por la imposibilidad material de acudir a votar, y el abstencionismo que efectivamente responde de esa decisión soberana de no ir a votar.  Es probable que ese porcentaje a pesar de esa oferta tan amplia de partidos no disminuya y más bien, por lo que ya he señalado, pueda aumentar. Adicionalmente no podemos obviar la posibilidad de que la pandemia siga presente en nuestro medio y en febrero pueda incrementar la tasa de contagio que según los entendidos así se proyecta, esto inhibe algún sector del electorado que no sintiéndose identificado con ningún aspirante quizá ve más oportuno no arriesgarse a contagiarse y prefiera entonces permanecer en su casa y no acudir a las urnas.

 

Los últimos sondeos dan por un hecho una segunda ronda ¿Qué tan favorable es para el país en medio de la compleja situación social y económica que vive?

Es altamente probable que para el 2022, por tercera elección consecutiva, tengamos que acudir a ese primer domingo de abril a elegir entre los dos que finalmente resulten sembrados en la primera ronda. Efectivamente, el clima electoral afecta los demás ordenes, la indefinición de quien será el  presidente puede desacelerar el proceso  necesario para la reactivación económica tan urgente que el país demanda, puede  generar incertidumbre en los mercados e inversionistas, en los organismos internacionales, recordemos que el  Fondo Monetario y el Estado, a través  del gobierno actual, ha suscrito un acuerdo del cual aún hay aspectos que no se han concretado y hay  desembolsos que no se han girado y que probablemente  terminarán siendo resorte de la nueva administración.

Desde el punto de vista de la Asamblea Legislativa puede eventualmente, afectar la dinámica del resto del proceso legislativo del actual cuatrienio, porque una vez pasada la segunda ronda solo quedará un mes de ejercicio de los actuales diputados y ya hemos observado a lo largo de la campaña como la dinámica legislativa se ha visto impactada por  el tema electoral.

 

Los casos de corrupción destapados recientemente, ¿cómo influyen en la participación del electorado en los comicios y en las propias dinámicas de los partidos de cara a las elecciones?

Los casos de corrupción evidentemente impactan en general a la clase política y a un sector del empresariado que se considera corresponsable. Hay partidos que evidentemente son más afectados, Liberación Nacional por ejemplo, al estar en el caso Diamante la mayoría de los alcaldes supuestamente involucrados. Los últimos estudios de opinión, especialmente de diciembre, dan un leve crecimiento al candidato Rodrigo Chaves, pero en general es toda la clase política la que se ve afectada y esto podría eventualmente generar dos escenarios, uno un nivel de hartazgo mayor de la ciudadanía con respecto a la política y los políticos que conduzca a ese escenario de mayor abstencionismo sumado a la posibilidad de que si la tasa de contagio salta para febrero termine de inhibir a ese segmento que de por si estaba valorando si le convenía o no ir a las urnas, o bien, tratar de irse con algún aspirante que reivindique una lucha frontal contra la corrupción, es decir, una recuperación de la credibilidad en ese campo.

 

Pero, ¿existe algún candidato que tenga como lucha principal erradicar la corrupción?

No existe realmente un líder que haya logrado o abrazado la lucha contra la corrupción como su bandera principal. Con un tono evidentemente populista si hay algunos que plantean unas propuestas un tanto demagógicas o inclusive populistas en el entendido que pueden poner en tela de riesgo la institucionalidad democrática y el Estado de derecho para tratar de llevarlas a la practica pero no se advierte, por lo menos hasta el día de hoy, en ninguno de esos aspirantes un discurso tan fuerte que pudiera convertirse en el fósforo para encender la motivación de un segmento del electorado para que entorno a ese tema se inspiren o se motiven y vayan a votar por quien detente ese discurso.

 

¿Cuáles serán los mayores desafíos que deberá enfrentar un nuevo presidente?

Los desafíos son muchos y grandes. Desde el punto de vista económico la ausencia de reactivación económica, desde el punto de vista sanitario la gestión de lo que es todavía la pandemia y sus impactos, desde el punto de vista social los grandes problemas que se siguen enfrentando,  agudizados por la pandemia;  pero que ya se arrastraban desde antes, la desigualdad  en diferentes dimensiones educativa, digital, brechas de género, reinserción al mercado de trabajo, a la remuneración  por el trabajo desempeñado, el acceso a medios para generar y para disfrutar de la riqueza colectiva, desafíos ambientales, infraestructura, sostenibilidad de la seguridad social, de adecuación de la seguridad costarricense, a esa realidad inevitable de envejecimiento social que el país va experimentando, cada vez seremos más adultos mayores y menos jóvenes que puedan reemplazarlos, además de todas las  nuevas demandas que una sociedad envejecida va a requerir en términos de salud, planificación urbana, generación de opciones para que esos adultos mayores tengan una calidad de vida aceptable ya en su edad de oro. También hay temas de seguridad y contención de la presencia del crimen organizado, especialmente el narcotráfico, violencia en sus distintos géneros, pero con un común denominador, que es la generación de la confianza política para poder construir acuerdos, para superar esa fragmentación que hoy experimenta la sociedad.

 

¿Devolver la confianza es el reto más grande?

El reto más importante para quien ejerza la presidencia será recuperar la confianza que se puede, a través del diálogo social y político, concretar acuerdos, que si bien es cierto no todos van a obtener el 100% de sus aspiraciones, pero todos van a sentirse incorporados y dispuestos ante ello a sacrificar ese pequeño porcentaje de intereses que como parte de esa negociación van a tener que ceder o dejar de lado para gobernar a Costa Rica los próximos cuatro años.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes semestrales, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Laura Ávila Chacón

Periodista, especializada en fotoperiodismo y comunicación de masas, trabaja en el Eco Católico desde el año 2007.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad