Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 23 Mayo 2022
Suscribase aquí

Tus dudas: ¿Cuándo sucede la muerte natural?

By Mons. Vittorino Girardi S. Mayo 12, 2022

“Estoy plenamente de acuerdo, el sujeto de todos los  derechos humanos es la persona, considerada a lo largo del arco de su existencia, a saber, desde el momento de la concepción al de la muerte natural. Y, ¿en qué momento se lleva a cabo plenamente la concepción y cuál es el de la muerte natural? Muchísimas gracias por sus aclaraciones; las encuentro muy iluminadoras”.

Miguel Succar - La Uruca, San José

 

La concepción acontece cuando se da la unión entre un óvulo, aportado por la madre, y un espermatozoide, aportado por el padre, y tal unión origina lo que se denomina cigoto, o  primera célula de un nuevo organismo. A la concepción se le llama también “fecundación” o “fertilización”. Con ella se inicia el embarazo y un nuevo ser humano. Brevemente: ¡el concebido es un niño!

Más difícil es establecer el momento de la “muerte natural”. Tradicionalmente se afirmaba que la muerte se da cuando cesan las funciones cardio - respiratorias, es decir, cuando ya no se den los latidos del corazón y cuando ya los pulmones no respiren. Sin embargo, a partir de los años 1960, se empieza a definir que la muerte de una persona está determinada por lo que se denomina “muerte neurológica”, de la que dé fe un dictamen médico. La razón de este cambio hay que hallarla en los avances tecnológicos aplicados a las prácticas médicas. Gracias a ellos se iba logrando mantener ciertas funciones vitales humanas, como suplir el oxígeno en la sangre (función propia de los pulmones), por un tiempo bastante amplio, aunque el sujeto ya estuviera “clínicamente” muerto (cadáver en oxigenación).

Para el año 1968, la Escuela de Medicina de Harvard, en Estados Unidos, establecía los criterios básicos para determinar la “nueva muerte encefálica”, que sustituirían el criterio tradicional del cese de las funciones cardio respiratorias.

Sintetizando: por muerte neurológica entendemos la constatación y concurrencia, por lo menos durante 30 minutos continuos y la persistencia de todos o algunos de los siguientes signos:

  • descenso continuo de la presión sanguínea,
  • ausencia de respuesta cerebral (electroencefalograma plano),
  • ausencia de respiración espontánea o natural,
  • ausencia de reflejos oculocefálicos con hipotonía muscular y con dilatación o fijación anormal de las pupilas, sin parpadeo al estímulo de la córnea (lo que los médicos llaman “midriasis bilateral no reactiva),
  • ausencia de reflejos nauseosos ante estímulo de la garganta,
  • ausencia de reflejos ante estímulos calóricos o fríos en el oído.

Médicamente se aconseja a los neurólogos que antes de certificar clínicamente una muerte neurológica no se contenten con un solo examen o diagnóstico, a partir de los signos que aquí hemos mencionado, sino que realicen un segundo examen, algunas horas después del primero. Frente a la descripción de tantos detalles, quizá podamos reaccionar pensando que “estamos exagerando”, sin embargo, tratándose del bien supremo de la vida, hay que asegurar el pleno respeto de la misma.

Una última información: en Costa Rica tenemos un texto de actualidad, de extraordinaria erudición, y en absoluta fidelidad al magisterio de la Iglesia sobre estos temas. Me refiero al volumen, Algunas cuestiones sobre Bioética, del Padre Rodolfo Murillo Salas. De este libro me he servido para la respuesta que acabo de dar.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad