Face
Insta
Youtube
Whats
Martes, 29 Septiembre 2020
Suscribase aquí

Zaqueo, el publicano

By Pbro. Mario Montes M. Mayo 29, 2020

Zaqueo, pequeño de estatura pero grande de corazón, abrió de par en par su casa a Jesús y a los pobres… ¿Qué nos enseña? ¿Por qué Jesús quiso conocerlo y hospedarse en su casa? ¿Qué tanto podemos hacer nosotros, desde esta historia aquel día en Jericó?

Muchas veces hemos oído hablar de Zaqueo, aquel publicano simpático y generoso de Lucas 19,1-10. Lo presentábamos el domingo 30 de octubre del 2016 en el Eco Católico, correspondiente al Domingo XXXI del Tiempo Ordinario del ciclo C. Pero hoy de nuevo, su figura y ejemplo nos tienen mucho que decir y enseñar:

Jesús entró en Jericó e iba atravesando la ciudad. En esto, un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de ver quién era Jesús, pero no lo lograba a causa del gentío, porque era pequeño de estatura. Corriendo más adelante, se subió a un sicómoro para verlo, porque tenía que pasar por allí. Al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y le dijo: “Zaqueo, date prisa y baja, porque es necesario que hoy me quede en tu casa”. Él se dio prisa en bajar y lo recibió muy contento.

Al ver esto, todos murmuraban diciendo: “Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador”. Pero Zaqueo, de pie, dijo al Señor: “Mira, Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres; y si he defraudado a alguno, le restituyo cuatro veces más”. Jesús le dijo: “Hoy ha sido la salvación de esta casa, pues también este es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido”

Comentario del P. Fidel Oñoro:

“Veamos primero la persona de Zaqueo. Hay personas que a veces clasificamos como “difíciles” en la evangelización. Son personas “duras” para convertirse. Zaqueo parece ser una de ellas. Él llena todos los requisitos:

1. Es publicano (baste recordar 15,1- 2), inclusive es el jefe de ellos. No olvidemos que Jericó está en un lugar estratégico, es ciudad de frontera, donde debía haber una oficina de aduana, para cobrar los impuestos de los mercaderes, por el tránsito de la región de Judea hasta la región de Perea (al otro lado del Jordán).

2. Es rico, Jesús ya había dicho un poco antes: “¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!” (18,24).

3. Es un “pecador”, dice la gente en el v.7. La gente lo tiene “fichado”, sus malas acciones (sus injusticias y extorsiones) parecen ser conocidas por “todos” (como dice expresamente el texto).

4. En el momento de su conversión él no excluye haya podido ser deshonesto (v.8).

5. El mismo Jesús se refiere a él como uno que “estaba perdido” (v.10).

El relato de la conversión de Zaqueo, es una demostración del poder de Dios para cambiar los corazones duros, de manera que ellos puedan gustar también de la salvación. Bien dijo Jesús: “Lo imposible para los hombres, es posible para Dios” (18,27). ¿Cómo sucede el encuentro con Jesús que le transformó la vida?

Zaqueo quiere ver, montado desde un sicómoro, a Jesús. El texto dice que “trataba de ver quién era Jesús” (v.3), lo cual nos recuerda también la actitud de otro hombre poderoso, Herodes, cuando supo acerca de Jesús (ver Lc 9,9). Lo que llama la atención no es el improvisado balcón que supliría su baja estatura, sino su profundo interés por Jesús. Para Zaqueo no es suficiente “escuchar” acerca de Jesús, sino dar un nuevo paso hacia delante en el conocimiento de Él: el verlo.

Zaqueo recibe a Jesús con alegría. Pero es Jesús quien “ve” a Zaqueo y le pide hospedaje. Es normal que Zaqueo lo haga “con alegría”, porque el hecho le da importancia. Esta valoración por parte de Jesús, que es un signo de su misericordia, es salvífica porque rescata lo mejor que hay en su corazón. Por eso su “alegría” es la “alegría de la salvación”, que ya comienza a experimentar. Y como sucedió con la historia del ciego: no es suficiente ver pasar al Señor, lo importante es estar con Él, entrar en relación estrecha con Él en el gozo festivo de la mesa.

Zaqueo se comporta públicamente como un hombre según el Evangelio. A la “alegría”, le sigue otro indicador de salvación: la generosidad. Él dice: “Daré la mitad de mis bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo” (v.9). Desde el comienzo del Evangelio, en la predicación de Juan Bautista, se había dicho que la conversión no era cuestión de labios para fuera, sino gestos de beneficencia (ver 3,12-13). Zaqueo ahora tiene el corazón del Evangelio (“dad y se os dará”, 6,38; “dad en limosna lo que tenéis, y así todas las cosas serán puras para vosotros”, 11,41).

Jesús concluye diciendo “Hoy ha llegado la salvación a esta casa” (v.9ª). Es el “hoy” de la salvación que fue anunciada en Lc 4,21. Entonces Zaqueo es acogido como miembro pleno de la comunidad: “También éste es hijo de Abraham” (v.9b). “El Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido” (v.10). El encuentro de Jesús con Zaqueo ha sido como el pastor con la oveja perdida, que estaba descarriada, herida, maltratada (como lo ilustra Ezequiel 34,16). Una historia cargada de profundas emociones que nos sobrecoge también a nosotros hoy…” (http://www.homiletica. org/fidelonoro/fidelonoro0074.htm).

Zaqueo se parece a tantas personas de recta intención y a tantos marginados de nuestra sociedad, que buscan a Dios aún sin saber lo que buscan, pero desafortunadamente la comunidad nos les facilita el encuentro con Jesús. A estos, que sinceramente buscan a Dios, Jesús nos los abandona y se les manifiesta para ofrecerles su salvación.

Esta bella historia nos enseña lo que es únicamente necesario: aceptar la invitación de Jesús y dejarnos transformar por él. Podemos imaginar por un momento, la experiencia de Zaqueo con Jesús ¿Cómo pudo ser ese momento, en que Zaqueo se desprendió de la mitad de sus riquezas, dándoselas a los pobres? ¿Qué nos enseña el “pequeño” y pudiente Zaqueo? ¿Hemos encontrado a Jesús pasando por nuestros caminos? ¿Qué ha supuesto este acontecimiento en nuestra vida cristiana? ¿Cómo ha llegado su salvación a nuestras casas, nuestras familias y comunidades cristianas? ¿Cómo ha transformado Jesús nuestras vidas?

Last modified on Sábado, 20 Junio 2020 19:34

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad