Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 21 Abril 2021
Suscribase aquí

Art. 53: Nueva distribución territorial y los tres primeros obispos

By Pbro. Fernando A. Vílchez Campos. Marzo 22, 2021
Mons. Agustín Blessing Prinsinger C.M., primer Vicario Apostólico de Limón (1922-1934). Mons. Agustín Blessing Prinsinger C.M., primer Vicario Apostólico de Limón (1922-1934).

La distribución territorial en las tres circunscripciones eclesiásticas creadas en 1921 irá teniendo cambios con el paso del tiempo, siempre por disposición de la Santa Sede y conforme a las nuevas necesidades pastorales.

Así, por decreto de la Sagrada Congregación Consistorial, del 1° de abril de 1927, la Parroquia de Turrialba –que no incluía el distrito de Santa Cruz– y el territorio comprendido al sur del río San Juan y al este de los ríos Sarapiquí, Sucio y El General, de la Provincia de Heredia, hasta entonces de la Arquidiócesis de San José, pasan a pertenecer al Vicariato Apostólico de Limón –con lo que se buscaba que el límite eclesiástico no coincidiera con el provincial, que era y es aún tan sólo una línea imaginaria, sino que el confín eclesiástico lo marcara el territorio circundado por dichos ríos–.

Pero los cambios mayores vendrán cuando se vayan erigiendo las nuevas Diócesis. Así, al erigirse la Diócesis de San Isidro de El General, el 19 de agosto de 1954, toma de la Arquidiócesis de San José los cantones josefinos de Pérez Zeledón, Dota y Tarrazú –pues aún León Cortés no era cantón– y, de la Diócesis de Alajuela asume los hodiernos cantones de la parte sur de la Provincia de Puntarenas, de Buenos Aires, Corredores, Coto Brus, Golfito, Osa, Parrita y Quepos.

Cuando se crea la Diócesis de Tilarán –hoy Tilarán-Liberia–, el 22 de julio de 1961, toma de la Diócesis de Alajuela la Provincia de Guanacaste completa y el resto de la Provincia de Puntarenas.

Muy poco después, el decreto de la Sagrada Congregación Consistorial –que como tal, no se cita con ningún nombre en particular–, del 21 de agosto de 1961, establece que los cantones de Santa Bárbara, San Antonio de Belén, San Joaquín de Flores y Sarapiquí, de la Provincia de Heredia, y el cantón de Turrubares de San José, que pertenecían a la Arquidiócesis de San José, pasan a la Diócesis de Alajuela, lo mismo que el territorio al sur del río San Juan y al este de los ríos Sarapiquí, Colorado, Chirripó, Sucio y El General, de la Provincia de Heredia, que pertenecían al Vicariato Apostólico de Limón y, finalmente, que pasan a pertenecer al Vicariato Apostólico el distrito de Santa Cruz de Turrialba y la Parroquia de Juan Viñas, ambos de la Arquidiócesis de San José –aunque este último traslado no se hizo efectivo y Turrubares vuelve a pertenecer a la Arquidiócesis en 1986–.

Con la erección de la Diócesis de Limón, el 30 de diciembre de 1994, no hay cambios en los límites que, en ese momento, tenía el Vicariato Apostólico. Al erigirse la Diócesis de Ciudad Quesada, el 25 de julio de 1995, toma de la Diócesis de Alajuela los cantones de la Provincia de Alajuela de San Carlos y de Los Chiles –aún Río Cuarto no era cantón– y el cantón de Sarapiquí de la Provincia de Heredia y, de la entonces Diócesis de Tilarán, toma los cantones de Guatuso y de Upala; aunque luego éste último pasa de nuevo a la Diócesis de Tilarán –hoy Tilarán-Liberia–.

Al crearse la Diócesis de Puntarenas, el 17 de abril de 1998, pasan a pertenecer a la Diócesis los cantones de Puntarenas, Montes de Oro, Esparza y Garabito, que pertenecían la Diócesis de Tilarán, y, de la Diócesis de San Isidro de El General, toma el cantón de Parrita y el entonces cantón de Aguirre, hoy de Quepos.

Y, con la erección de la Diócesis de Cartago, el 24 de mayo del 2005, pasan a conformar la nueva Diócesis, los cantones cartagineses que pertenecían a la Arquidiócesis de San José –con excepción del cantón de La Unión–, lo mismo que el distrito de San Cristóbal Norte de Desamparados, y, pasa también a la nueva Diócesis, el cantón cartaginés de Turrialba, que hasta entonces pertenecía a la Diócesis de Limón.

Una vez erigidas las tres nuevas circunscripciones eclesiásticas el 16 de febrero de 1921, quedaba pendiente el nombramiento de los nuevos Obispos. Ya habíamos comentado las propuestas que se venían presentando precedentemente al respecto, las cuales se ven alteradas por la repentina muerte del Obispo Mons. Juan Gaspar Stork Werth C.M. (1904-1920), el 12 de diciembre de 1920, quien, según el proyecto original, habría sido designado primer Arzobispo Metropolitano de San José.

Pero, en definitiva, la Santa Sede nombra al primer Arzobispo Metropolitano de San José en la persona de Mons. Dr. Rafael Otón Castro Jiménez (1921-1939), el 10 de marzo de 1921, quien es ordenado Obispo por el Internuncio Mons. Juan Bautista Marenco S.D.B. (1917-1921), el 2 de agosto de 1921, y ese mismo día toma posesión de la Arquidiócesis.

Mons. Castro Jiménez nació en San José, el 16 de enero de 1877. Como seminarista estudió en Roma, poco más de doce años, entre 1889 y 1901, fue Doctor en Teología y en Derecho Canónico, Párroco y Vicario de Cartago, Vicario Capitular de San José (1903-1904) –con apenas 26 años–, luego Vicario General y Administrador diocesano de la Diócesis de Granada en Nicaragua (1914-1915) y Canónigo Teologal del Cabildo de San José (1911-1921). Luego de más de dieciocho años de fecundo episcopado, murió en San José, el 19 de diciembre de 1939.

Para la Diócesis de Alajuela, la Santa Sede nombra primer Obispo a Mons. Dr. Antonio del Carmen Monestel Zamora (1921-1937), también el 10 de marzo de 1921, y, quien toma posesión el 14 de agosto de 1921.

Mons. Monestel Zamora nació en San José, el 13 de julio de 1868. Como seminarista estudió en Roma, entre 1886 y 1893, fue Doctor en Teología y en Derecho Canónico. Párroco en San Juan de Tibás y en San Antonio de Belén. Fue nombrado Obispo coadjutor de Comayagua y Titular de Sora el 23 de febrero de 1915, ordenado Obispo el 25 de julio de 1915, por el Delegado Apostólico, Mons. Juan Cagliero S.D.B. (1908-1915), en la Catedral de San José y, desde el 2 de febrero de 1916, al crearse la Provincia Eclesiástica hondureña, fue Arzobispo coadjutor “con derecho de sucesión del Arzobispo de Tegucigalpa”. Pero, el Gobierno de Honduras de Francisco Bertrand Barahona (1916-1919) no aceptó su designación, por lo que fue expulsado de la nación, trasladándose a Costa Rica, donde, en el mismo 1916, renunció a su nombramiento anterior por solicitud expresa de la Santa Sede. Después de pastorear la extensísima Diócesis original de Alajuela por poco más de dieciséis años, murió en Alajuela, el 8 de octubre de 1937.

Y para el Vicariato Apostólico de Limón, la Santa Sede nombra al primer Vicario Apostólico, en la persona de Mons. Agustín Blessing Prinsinger C.M. (1922-1934), designado Administrador Apostólico el 20 de julio de 1921, nombrado Vicario Apostólico y Titular de Tegea el 16 de diciembre de 1921, y ordenado Obispo el 1° de mayo de 1922, en la Catedral Metropolitana de San José. Mons. Blessing Prinsinger C.M. nació el 11 de mayo de 1868, en Treffelhausen, en el actual Estado de Baden-Württemberg en Alemania; fue ordenado sacerdote de la misión, lazarista, paulino o vicentino el 24 de febrero de 1894, había sido misionero en la zona de Limón y Rector del Seminario de San José. Luego de casi doce años de episcopado, falleció en Limón, el 1° de febrero de 1934.

Por primera vez en la historia, Costa Rica contó con tres Obispos.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad