Face
Insta
Youtube
Whats
Sábado, 27 Febrero 2021
Suscribase aquí

Alto a la cultura de la muerte

By Mons. José Manuel Garita H. Febrero 19, 2021

De manera muy lamentable ha corrido, con optimismo, en muchos sectores de la sociedad, la noticia de que en Argentina se legalizara el aborto. Esto es decepcionante para el mundo. Estas ideologías que promueven la cultura de la muerte llevan adelante ideas que no hacen más que atentar contra la propia humanidad.

 

Desde los grandes avances médicos que el ser humano ha alcanzado, es inaceptable y abominable que se permita matar a un ser humano, que tiene 14 o más semanas de gestación, como lamentablemente ocurre ya en varios países.

 

Una sociedad que celebre matar a sus seres más débiles, llámese niños no nacidos, por medio del aborto, o el eufemismo utilizado de aborto terapéutico; o que celebre la eutanasia, para adultos mayores o personas enfermas, es una sociedad que no piensa en su futuro.

 

Una sociedad que no defiende el don más preciado que tenemos, el cual es la vida, ¿cómo podrá defender otros derechos? Simplemente es una sociedad en decadencia y que se condena a morir.

 

Esta cultura del descarte nos golpea, atenta contra los más débiles y categoriza a unos humanos como seres de segunda clase.

 

Al respecto, el Papa Francisco advertía sobre quiénes eran los más perjudicados de esta cultura de descarte, en su visita a la Organización de las Naciones Unidas el 25 de setiembre de 2015.

 

“El abuso y la destrucción del ambiente, al mismo tiempo, van acompañados por un imparable proceso de exclusión. En efecto, un afán egoísta e ilimitado de poder y de bienestar material lleva tanto a abusar de

los recursos materiales disponibles como a excluir a los débiles y con menos habilidades, ya sea por tener capacidades diferentes (discapacitados) o porque están privados de los conocimientos e instrumentos técnicos adecuados o poseen insuficiente capacidad de decisión política. La exclusión económica y social es una negación total de la fraternidad humana y un gravísimo atentado a los derechos humanos y al ambiente”, explicaba el Papa en su discurso.

 

El mundo entero ha librado una lucha contra la enfermedad y la muerte que ha traído en el último año la pandemia provocada por el Covid-19, y ha defendido que toda vida cuenta, que merece el mejor cuidado y que tiene derecho a la vacuna.

 

Por eso, es inaceptable y totalmente contradictorio que en este mismo mundo se celebren causas que maten a otros seres humanos.

Traigo a colación las siguientes palabras del Papa Benedicto XVI en su Encíclica Caritas in veritate, numeral 28: “La apertura a la vida está en el centro del verdadero desarrollo. Cuando una sociedad se encamina hacia la negación y la supresión de la vida, acaba por no encontrar la motivación y la energía necesaria para esforzarse en el servicio del verdadero bien del hombre”.

 

Ese es el llamado que como cristianos y personas de buena voluntad debemos atender: encaminarnos hacia un auténtico e integral desarrollo del ser humano, sin exclusiones y sin siquiera pensar en humanos de segunda categoría.

Que Dios nos ilumine para proteger siempre y en todo momento el don sagrado de la vida.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad