Face
Insta
Youtube
Whats
Martes, 26 Octubre 2021
Suscribase aquí

Vivan siempre el trabajo y la paz

By Mons. José Manuel Garita H. Octubre 08, 2021

Al llegar a 200 años de vida independiente en Costa Rica, demos, primero que nada, gracias a Dios por sostener a nuestra nación, por habernos permitido este caminar y llegar a esta celebración que nos debe llenar de orgullo y satisfacción, pero que también nos debe ayudar a reflexionar para mejorar a nuestro país. 

Cuando nos enfrentamos a las consecuencias que ha dejado la pandemia provocada por el Covid-19, y que no ha terminado, es momento de mirar las bases sobre las cuales se ha sostenido nuestra sociedad y si estas realmente han sido sólidas para promover el desarrollo integral de todos quienes habitamos en esta nación. 

La pobreza, pobreza extrema, temas de seguridad ciudadana, la desigualdad, el poco apoyo al sector agropecuario, el desempleo, la infraestructura, el rezago de las zonas más rurales de nuestro país, son tan solo algunos de los puntos clave que requieren atención y soluciones reales. 

Nuestro país se ha caracterizado por su paz social, por ser pionero en decisiones como la abolición del ejército y la apuesta por la educación. Sin embargo, en los últimos años, se han debilitado una serie de avances sociales que dan al traste con la calidad de vida de nuestros habitantes. 

En otros momentos hemos hablado de la crispación social que vivimos; es hora de que busquemos la unidad para salir adelante entre todos, pensando en condiciones justas de vida que puedan llegar, especialmente, a los más necesitados. 

La forma de fortalecer nuestra nación tiene que ver con las decisiones que tomemos a corto, mediano y largo plazo. El ser humano tiene que estar en el centro de 

cualquier decisión. Soluciones consensuadas para todos, y no para algunos que quieran ver sus intereses satisfechos, es la ruta que debe seguir la Costa Rica del bicentenario. 

En el Catecismo de la Iglesia Católica, número 1909, se señala: “El bien común implica, finalmente, la paz, es decir, la estabilidad y la seguridad de un orden justo. Supone, por tanto, que la autoridad asegura, por medios honestos, la seguridad de la sociedad y la de sus miembros. El bien común fundamenta el derecho a la legítima defensa individual y colectiva”. 

Paz, estabilidad, seguridad de un orden justo. Un Estado social de derecho fortalecido. Eso requerimos en Costa Rica y entre todos podemos trabajar por alcanzarlos. 

Recién, en agosto, los obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica apuntábamos a que la solidaridad debía ser parte de la ruta de este bicentenario. Ante tantas personas que tienen muchas necesidades, solo ayudando entre todos para sacarlos adelante, podremos entonces, avanzar y crecer todos juntos. 

Como bien lo señala la letra del Himno Nacional de Costa Rica: ¡Vivan siempre el trabajo y la paz! Pidamos al Señor que repare trabajo para todos aquellos que lo urgen, y que nos permita vivir de manera pacífica. Pidamos a Dios que nos ayude a trabajar por construir un mejor país. 

Celebremos este bicentenario de vida independiente poniendo nuestra mirada en Dios; él nos ha acompañado siempre, al igual que nuestra Madre Santísima, la Virgen María. Renovemos nuestra fe y nuestra esperanza en esta celebración patria para aspirar a tener un país más justo, solidario y desarrollado integralmente en bien de todos. 

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad