Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 30 Noviembre 2020
Suscribase aquí

“Jesús es el protagonista de la misión”

By Noviembre 13, 2020
Maureen, al centro, junto a sus compañeras del Consejo Provincial del Europa de las misioneras combonianas. Maureen, al centro, junto a sus compañeras del Consejo Provincial del Europa de las misioneras combonianas.

Para un misionero su hogar es el mundo. Hoy puede estar sirviendo en Asia y mañana puede ser llamado al Amazonas. Es parte de su vocación, de la naturaleza de su servicio en la Iglesia.

Esto mismo es lo que ha vivido en los últimos meses la costarricense Maureen Ivannia Mora, misionera comboniana, quien de su amada misión en Mozambique ha sido llamada a trabajar desde España como parte del Consejo Provincial de Europa de su congregación.

Esta nueva responsabilidad implica un conocimiento profundo de los países que abarca la provincia: Portugal, Inglaterra y España, para acompañar las hermanas de las diferentes comunidades, escuchando sus necesidades, alegrías y desafíos cotidianos.

¿Hay todavía espacio para la misión en Europa? Para Maureen y sus compañeras claro que sí. Por eso desean que su trabajo se enfoque en priorizar la Animación Misionera, la Pastoral Juvenil, la Promoción Vocacional, Justicia, paz e Integración de la Creación.

“También trabajamos con grupos de inmigrantes provenientes del continente africano y de América Latina. Ellos siguen siendo los más vulnerables de nuestra sociedad”, explica Maureen, originaria de Escazú, donde viven sus padres. Como dato providencial, Maureen es hermana gemela de Carla Mora, también misionera comboniana.

“El hecho de haber aceptado esta responsabilidad es también una invitación que Jesús me hace para confiar en Él. Sí, Jesús es el protagonista de la misión y nosotras sus instrumentos para seguir esta obra de la evangelización”, resume Maureen.

 

Donde está el pueblo

 

Para ella, la misión es ahí donde está el pueblo de Dios y donde el Señor la envía: “Jesús me precede y yo sigo sus pasos e intento vivir mi ser cristiana, religiosa y misionera”, asegura.

Evidentemente el contexto español es muy diferente al de Mozambique, no solo desde el punto de vista social, económico, político y cultural sino también eclesial y religioso.

“Siento que estamos viviendo una crisis religiosa porque las personas ya no ponen a Dios en primer lugar. Nuestra sociedad está muy secularizada y se vive un fuerte pluralismo religioso. Delante de esta realidad siento que tiene sentido nuestra presencia aquí como Misioneras Combonianas porque uno de los desafíos que tenemos que enfrentar es cómo ser cristianas en esta sociedad. Estar aquí exige demostrar con tu vida que crees en Dios y que tienes fe en Jesucristo nuestro Salvador. Son tus opciones personales (aquellas evangélicas) que hablarán a través del ejemplo de vida y no a través de las palabras”, afirma.

Por eso, retomando palabras del Papa en la Exhortación Apostólica “Christus Vivit”, para ella es necesario asumir tres verdades: “Dios es amor”, “Cristo te salva” y “Él vive”.

 

Formación de misioneras

 

Actualmente Maureen se encuentra en Granada, España, en una comunidad de 5 hermanas, con quienes desarrolla el proceso de formación para futuras misioneras combonianas.

Sobre la situación de la pandemia y su impacto en la misión, explica que se ha convertido en todo un desafío. “Personalmente siento tristeza por todas las situaciones de sufrimiento, enfermedad y aislamiento que las personas están viviendo por culpa de este virus. Sobre todo siento una gran preocupación e impotencia por las personas que pierden sus empleos y ya no tienen una entrada económica para subsistir junto a sus familiares”, asegura.

Solo en la parroquia donde sirve, Santa María Micaela, según cuenta, desde Caritas se ayudaba a 50 familias, pero hoy el número de solicitudes llega a 300.

Otra situación que le preocupa en el contexto de la crisis es que si antes los católicos frecuentaban poco las eucaristías ahora la situación ha empeorado: “Es triste decirlo pero durante la semana se pueden contar el número de personas que participan a misa y los fines de semana ni siquiera llegan a llenar los espacios disponibles siguiendo la normativa. No tengo respuestas a este fenómeno pero aquello que se escucha es que existe un miedo generalizado que hace que la participación a las eucaristías sea reducida significativamente”.

Para Maureen, estamos viviendo un momento particular de la historia, por eso confía al Señor la vida de muchos pueblos amenazados por la pandemia del virus, “pero aún más por las guerras activas que conocemos y por las guerras silenciosas de las cuales los medios de comunicación no hablan y la persistencia de la injusticia social”.

Delante de esta realidad como Iglesia, siente la misionera, tenemos una gran labor de doblar las rodillas e implorar la misericordia de Dios: “Si la oración tiene que ser el combustible para vivir con fe y esperanza este tiempo de tantas incertidumbres, también debemos seguir en contacto con quien más necesita para conocer sus necesidades y poder ayudar como sea posible”, concluye.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Last modified on Viernes, 13 Noviembre 2020 10:09
Martín Rodríguez González

Periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva y egresado de la maestría en Doctrina Social de la Iglesia. Trabaja en el Eco Católico desde el año 2002 y desde el 2009 es su director.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad