Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 20 Enero 2022
Suscribase aquí

Mons. Sancasimiro sobre nuevo obispo: “Es amigo, hermano y pastor”

By Diciembre 10, 2021
Monseñor Sancasimiro asegura que esta elección episcopal refuerza en él la confianza de que el Espíritu Santo guía a la Iglesia. Monseñor Sancasimiro asegura que esta elección episcopal refuerza en él la confianza de que el Espíritu Santo guía a la Iglesia.

“Un amigo, un hermano y un pastor”. Con esas palabras calificó el obispo emérito de Alajuela Monseñor Ángel Sancasimiro, al Pbro. Juan Miguel Castro, obispo electo para la Diócesis de San Isidro de El General.

Monseñor Ángel fue el Primer Obispo de Ciudad Quesada en 1995, cuando la diócesis fue erigida, y por eso conoce bien al nuevo obispo, quien incluso fue por años su Vicario General.

“El Padre Juan Miguel es un hombre de oración, transparente y cercano con el pueblo”, afirma Monseñor. “A mi me llamaba la atención que todos los días de la semana, a  excepción del que iba a pasar con su familia entre semana, se le llenaba la consulta de dirección espiritual, todas las mañanas estaba llena. La gente del lugar percibía que Él les daba importancia. Estaba dispuesto a escuchar, sabían que Él los quería y los acompañaba”, agrega.

Según Monseñor, el nuevo obispo generaleño se desvive por su gente. “Le preocupan sus situaciones, es cercano, sale, acompaña y vive alegremente su vocación sacerdotal, porque tuvo una escuela que fueron su papa y su mamá”, afirma.

En este acompañamiento, explicó, le gusta la doblez de las personas, es decir, que quieran aparentar lo que no son: “A el le gusta la trasparencia. Es muy afable y tiene autoridad moral en su vida sacerdotal y, como la tiene podrá y tendrá la oportunidad de denunciar ciertas situaciones”.

 

Su familia ha sido clave

 

Según el obispo emérito, una cualidad del Padre Juan Miguel es que es un pastor. “La diócesis de San Isidro tiene un regalo episcopal”, asegura.

Según afirma, en su vida, el nuevo obispo da testimonio vivo de la presencia de Jesucristo, alimentado por una profunda espiritualidad sacerdotal.

“Juan Miguel es un hombre de oración, todos los días tenía su rato de meditación y rezo del oficio. Ahora en el episcopado Él no debe abandonar eso, sino  fortalecer aún más su vida interior. Esa vida de comunicación directa con el Señor le va a dar la fortaleza que realmente necesita un pastor, un obispo en la diócesis”.

Para Monseñor Sancasimiro, estos valores los ha recibido en la mejor escuela en la que se forman las personas con amor, gratitud y fe: en su familia. “Ellos son muy espirituales además hay sacerdotes y religiosas. De ese jardín, que llamaba el Papa Juan Pablo II, brotaron flores que son vocaciones sacerdotales y religiosas. La oración que él vive, y voy a utilizar un término que no es muy común, la mamó en la casa de su madre. Junto con esa leche materna, estuvo esa leche espiritual”, dijo.

Por eso, desde su perspectiva, la designación del Padre Juan Miguel ha sido un gran acierto para San Isidro de El General. “Eso no menoscaba el trabajo de los obispos anteriores. Es un hombre que lo tuve de Vicario General muchos años. Él era el que acogía a los sacerdotes, era el que sembraba esa semilla de fraternidad en los padres, era quien se preocupaba por la vida de ellos y, si esto le preocupaba siendo sacerdote, cuánto más ahorita, siendo pastor de ellos”, dijo.

“Yo le diría a los sacerdotes de San Isidro que  acudan a Él en cualquier  situación,  que sientan a su pastor, Él es de un corazón abierto, grande y paternal”, añadió.

 

Que viva la sinodalidad

 

Un aspecto que a criterio del obispo emérito de Alajuela va a potenciar el Padre Juan Miguel en San Isidro es la sinodalidad, tan querida por el Papa Francisco.

“Por su carácter no le va a costar eso”, asegura, recordando lo bien que caminaba la catequesis cuando estuvo de responsable diocesano. “Era una delicia escuchar a las catequistas lo bien que trabajaban juntos, por tanto me da pie a pensar que va a ser una iglesia sinodal como ya efectivamente Monseñor Enrique Montero ha puesto sus bases con gran discernimiento”.

Sobre su carácter, asegura que es muy afable, “pues tiene  apertura y dialogo. “Él da la palabra y escucha, para luego discernir por donde la voz del Espíritu le dice, porque si yo quiero escuchar, pero ya se lo que voy  hacer, ya lo tengo decidido, estoy realmente falsificando el diálogo, para eso es mejor no dialogar”, aseguró.

Otra virtud es que confía bastante en el trabajo de los laicos. Sobre ello, asegura que “un obispo tiene que confiar en los laicos y en sus sacerdotes, porque si confías las cosas automáticamente van a caminar”.

Si queremos sintetizar la gran cantidad de retos en una sola frase desde el punto de vista eclesial, político y social que no son ajenos a la Iglesia, para Monseñor Sancasimiro sería la evangelización: “Yo creo que es necesario que nos creamos que lo esencial de la Iglesia, y nos lo ha repetido el Papa Francisco, es salir y abrir puertas para que entren las personas, es salir donde está la gente, es vivir  la dimensión eclesial de la Iglesia que es ser misionera, es ir donde está la gente para anunciar lo que tanto estamos necesitando, alguien que nos de esperanza y ánimo en la vida y para nosotros los creyentes ésta es la persona de Jesús”, concluyó.

Laura Ávila Chacón

Periodista, especializada en fotoperiodismo y comunicación de masas, trabaja en el Eco Católico desde el año 2007.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad