Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 20 Enero 2022
Suscribase aquí

Con Jesús, las diferencias son una riqueza

By Diciembre 03, 2021
El Papa recuerda que el Magisterio es muy claro en que “nadie puede negar los sacramentos a las personas con discapacidad”. El Papa recuerda que el Magisterio es muy claro en que “nadie puede negar los sacramentos a las personas con discapacidad”.

Este 3 de diciembre se celebra la Jornada Internacional de las personas con discapacidad, una ocasión para resaltar la riqueza de las diferencias y denunciar la discriminación que reciben aún hoy muchas personas con discapacidad por parte de la sociedad, pero, sobre todo, como advirtió el Papa Francisco en su mensaje, la peor discriminación es la falta de atención espiritual.

En el mensaje, presentado en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Papa Francisco recordó que la Iglesia, para cumplir su misión al servicio del Evangelio, ama y necesita de cada una de las personas que viven con algún tipo de discapacidad.

Con el lema: “Ustedes son mis amigos”, el Pontífice afirmó que “¡Jesús es nuestro amigo! Él mismo lo dijo a sus discípulos en la última cena (cf. Jn 15,14). Sus palabras llegan hasta nosotros, iluminando el misterio de nuestro vínculo con Él y nuestra pertenencia a la Iglesia. “La amistad con Jesús es inquebrantable. Él nunca se va, aunque a veces parece que hace silencio. Cuando lo necesitamos se deja encontrar por nosotros y está a nuestro lado por donde vayamos” (Exhort. ap. postsin. Christus vivit, 154).

 

Discriminación sigue presente

 

El Papa se lamentó en su mensaje, que aún hoy, “por desgracia”, se siga discriminando a quienes sufren de discapacidades, “muchos de ustedes «son tratados como cuerpos extraños en la sociedad. [...] Sienten que existen sin pertenecer y sin participar», y «hay todavía mucho que les impide tener una ciudadanía plena» (Carta enc. Fratelli tutti, 98).

La discriminación sigue estando demasiado presente en varios niveles de la vida social; se alimenta de los prejuicios, la ignorancia y una cultura que lucha por comprender el valor inestimable de cada persona”.

En particular, afirma, seguir considerando la discapacidad -que es el resultado de la interacción entre las barreras sociales y las limitaciones de cada persona- como si fuera una enfermedad, contribuye a mantener sus vidas separadas y alimenta el estigma en su contra.

Pero la peor discriminación, como señala el Santo Padre, es la “falta de atención espiritual”, que a veces se ha manifestado en la negación del acceso a los sacramentos que, por desgracia, algunos de ustedes han experimentado”, al respecto, el Papa dice que el Magisterio es muy claro en este asunto y recientemente el Directorio para la Catequesis declaró explícitamente que “nadie puede negar los sacramentos a las personas con discapacidad”.

 

Nadie tan frágil que no pueda rezar 

 

Francisco recuerda que todos estamos llamados a la santidad y que el encuentro con Jesús -como se cuenta en tantos episodios bíblicos- transforma profundamente la vida de las personas para que emprendan un camino de testimonio.

A continuación, confía, de manera especial, la misión que nace de la oración, utilizando el ejemplo de un maestro en contemplación:

Sé que algunos de ustedes viven en condiciones extremadamente frágiles. Pero me gustaría dirigirme a ustedes y pedirles que recen. El Señor escucha atentamente la oración de los que confían en Él. Que nadie diga: “No sé rezar”, porque, como dice el Apóstol, “el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, porque como no sabemos orar como conviene, él mismo intercede por nosotros con gemidos inexplicables” (Rm 8,26).

Santa Teresa de Ávila escribió que "en tiempos difíciles se necesitan amigos fuertes de Dios para apoyar a los débiles". La época de la pandemia nos ha mostrado claramente que todos somos vulnerables: “Nos hemos dado cuenta de que todos estamos en el mismo barco, todos frágiles y desorientados, pero al mismo tiempo importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos”. La primera forma de hacerlo es rezar. Todos podemos hacerlo; e incluso si, como Moisés, necesitamos apoyo (cf. Ex 17,10), estamos seguros de que el Señor escuchará nuestra súplica.

Laura Ávila Chacón

Periodista, especializada en fotoperiodismo y comunicación de masas, trabaja en el Eco Católico desde el año 2007.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad