Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 05 Diciembre 2021
Suscribase aquí

Octubre misionero y San Juan Pablo II

By Octubre 15, 2021

Octubre marca una pausa en el año para la oración, la reflexión y la colaboración con los misioneros católicos, que diseminados por el mundo, se desgastan por hacer presente el amor de Dios entre los preferidos del Señor, a través de incontables presencias y proyectos.

No es casualidad que este mes abra nada menos que con la memoria de Santa Teresita del Niño Jesús, patrona de las misiones católicas, declarada como tal el 14 de diciembre de 1927 por acompañar santamente con su oración el trabajo de los sacerdotes y de los misioneros.

En este mes también se celebrará la Jornada Mundial de las Misiones, o Domund, el próximo domingo 24 de octubre, una oportunidad única para apoyar las misiones de la Iglesia desde la oración y las ofrendas económicas.

En esta ocasión, el Papa Francisco motiva con un mensaje en el que asegura que cuando experimentamos la fuerza del amor de Dios, cuando reconocemos su presencia de Padre en nuestra vida personal y comunitaria, “no podemos dejar de anunciar y compartir lo que hemos visto y oído”.

Y octubre es también el mes del Papa misionero, San Juan Pablo II, cuya fiesta el 22 de octubre recuerda el inicio de su pontificado, allá en el año de 1978.

 

Una “feliz coincidencia”

 

Como recuerda una publicación de la agencia misionera Fides, mientras se celebraba en todo el mundo la Jornada Mundial de las Misiones, precisamente el domingo 22 de octubre de 1978, el nuevo Papa, Juan Pablo II, comenzaba su ministerio como Pastor universal en la Plaza de San Pedro con una vigorosa exhortación que sería el emblema de su pontificado: “¡Abrid, más todavía, abrid de par en par las puertas a Cristo!”.

La circunstancia del comienzo del ministerio petrino fue destacada por el propio Papa en su primer mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones, el 14 de junio de 1979, en la que recordaba la “feliz coincidencia”: “No pude menos de tener presente entre las intenciones principales que bullían en mi ánimo en aquella solemne circunstancia, la referente al problema siempre actual y urgente de la extensión del Reino de Dios en los pueblos no-cristianos”.
Beatificado por Benedicto XVI el 1 de mayo de 2011 y canonizado por el Papa Francisco el 27 de abril de 2014, San Juan Pablo II ha sido definido como "el Papa itinerante, el Papa misionero, el Papa evangelizador".

El Papa Francisco, celebrando la Santa Misa en la Basílica del Vaticano en el altar que custodia sus restos mortales, en el centenario del nacimiento de Karol Wojtyla, subrayó su deseo misionero, definiéndolo como un "hombre cercano".

“Fue un hombre de cercanía, no estaba separado del pueblo -dijo el Papa Francisco -, iba a su encuentro y por eso dio tantas vueltas al mundo entero, buscando a su pueblo, haciéndose cercano y esta cercanía es uno de los signos de Dios con su pueblo…”.

Sus intensos 26 años de pontificado, entre los siglos XX y XXI, se caracterizaron por una fuerte connotación misionera expresada de mil maneras, comenzando con los mensajes para la anual Jornada Mundial de las Misiones, que tenían como hilo conductor la invitación a la responsabilidad compartida de todos los miembros de la Iglesia para con la obra de evangelización del mundo, haciendo hincapié en el papel central de las Obras Misionales Pontificias para la animación y cooperación misionera.

Su rico Magisterio marcó inequívocamente la historia de la misión, abriendo nuevos caminos, indicando nuevos objetivos. Su legado principal es la encíclica "Redemptoris Missio" (1990), sobre la validez perenne del mandato misionero, definida como la carta magna de la misión del tercer milenio.

Todos sus documentos, desde las exhortaciones apostólicas hasta las reuniones con los obispos para la visita ad limina, pasando por sus homilías, están entretejidos a partir de la invitación a proclamar al Señor resucitado, a no echarse atrás en el anuncio, a no dejarse vencer por el desánimo y el pesimismo.

Por primera vez en la historia de la Iglesia, convocó asambleas especiales del Sínodo de los Obispos dedicadas a analizar y estudiar la situación de la evangelización en los diferentes continentes, reuniendo en Roma a los episcopados de África, Asia, América, Oceanía y Europa.
Destacan en su ministerio los 104 viajes internacionales, a imitación del Apóstol Pablo, con quien llegó a las comunidades misioneras diseminadas por todo el mundo, incluso a las más pequeñas desde el punto de vista geográfico y numérico, siempre preocupándose por encontrar no solo a los soberanos y jefes de estado, sino sobre todo, a los pobres, los enfermos, los ancianos, los prisioneros, los discapacitados y los que generalmente se encuentran al margen de la sociedad, como "un pastor cercano a la gente, cercano de los grandes y los pequeños", como destacó el Papa Francisco.

 

Martín Rodríguez González

Periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva y egresado de la maestría en Doctrina Social de la Iglesia. Trabaja en el Eco Católico desde el año 2002 y desde el 2009 es su director.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad