Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 19 Septiembre 2021
Suscribase aquí

San Gregorio Magno

By Redacción Agosto 20, 2021

Memoria: 3 de setiembre. 

 

Hubiera querido ser monje, pero contrariamente a su deseo, fue elegido Papa. Se demostró entonces un hombre de acción práctico y emprendedor. Dio inicio a una profunda reforma de la Iglesia y nos dejó numerosos escritos.

Gregorio nació en Roma en torno al año 540 en el seno de una rica familia patricia romana, la gens Anicia, de fe cristiana y conocida por los servicios prestados a la Sede Apostólica.

Después de cursar estudios de Derecho, Gregorio emprendió la carrera política y ocupó el cargo de Prefecto en Roma. Pocos años después decidió retirarse, atraído por la vida monástica.

Pero el Papa Pelagio II lo nombró diácono y lo envió a Constantinopla como su nuncio apostólico. Allí estuvo seis años, durante los cuales, además de llevar a cabo las tareas diplomáticas, siguió viviendo como monje con otros religiosos. Tras la muerte de Pelagio II, en el 590, fue elegido como su sucesor. 

Durante su pontificado, reorganizó la administración pontificia y se ocupó de la Curia romana. Reformó las actividades eclesiásticas en las diversas sedes episcopales. Estableció que los bienes de la Iglesia fueran utilizados para su propia subsistencia, para la obra de evangelización del mundo y gestionados con absoluta rectitud, justicia y misericordia.

Empleó sus propios bienes y los legados a la Iglesia para ayudar a los fieles: compraba y distribuía trigo, socorría a los necesitados, sustentaba a los sacerdotes, monjes y religiosos de clausura en situación de dificultad, pagaba rescates por los prisioneros.

Trabajó por la paz promoviendo treguas y armisticios. Reformó la Misa y la hizo más simple; promovió también el canto litúrgico, que tomó de él el nombre de “canto gregoriano”. Su epistolario cuenta con más de 800 cartas. Se conservan también numerosas homilías suyas.

Se puede decir que Gregorio fue el primer Papa que utilizó el poder temporal de la Iglesia, sin olvidar por ello el aspecto espiritual de su tarea. Se mantuvo siempre simple y humilde, tanto que en sus cartas oficiales se definía “Servus servorum dei”, siervo de los siervos de Dios, apelativo conservado por sus sucesores.

Murió el 12 de marzo del año 604, y fue sepultado en la Basílica de San Pedro.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad