Face
Insta
Youtube
Whats
Miércoles, 29 Junio 2022
Suscribase aquí

Tus dudas: ¿Qué significa que Jesús sea “Hijo de Hombre”?

By Mons. Vittorino Girardi S. Junio 12, 2022

“Monseñor, reciba ante todo mi respetuoso saludo. Hace algún tiempo, he escuchado la explicación acerca del por qué Jesús se presenta a si mismo como Hijo de Hombre y por qué otros autores de la Biblia se refieren a él con el mismo título. Sin embargo, actualmente me siento más bien confundido… Le agradezco muchísimo, Monseñor, si me “pone al día” acerca del sentido de ese título o nombre que se le atribuye a Jesús”.

 

Wagner Quirós S. - Cartago

 

Su pregunta, estimado Wagner, ha hecho que me acordara de una experiencia que tuve cuando me encontraba, como misionero, en Kenya (Africa). Un día, estábamos hablando de un sacerdote en términos muy positivos, poniendo de relieve su vida que nos resultaba intachable… Me sorprendí cuando una hermana religiosa, presente entre nosotros espontáneamente comentó en su idioma: Lakini, mwana adamu”, que en español es, ”sin embargo hijo de hombre”. Con esta anotación la Hermana quería que no olvidáramos que aquel sacerdote, como todos nosotros, era “hijo de hombre”, es decir, una creatura frágil, y con real posibilidad de límites y defectos…

Ya tenemos pues, un primer sentido del título cristológico Hijo de hombre. En el Antiguo Testamento, este título es usado con relativa frecuencia, particularmente en los libros proféticos, para referirse a la persona humana, pero con la intención de evidenciar su situación de creatura, necesitada de Dios, frágil y expuesta a las múltiples dificultades del vivir humano.

He aquí un ejemplo: “ Yo, yo mismo te doy ánimo. ¿A quién tienes miedo? ¿A los hombres? ¿Al hijo de hombre, equiparado al heno? (Is 51,12).

En un texto del profeta Ezequiel (2,1-3) la expresión “hijo de hombre” evidencia la distancia que hay entre Dios y el hombre. “Luego oí una voz que me decía: “tú, hijo de hombre, ponte en pie, que te voy a hablar”.

Sin embargo, en el Antiguo Testamento, aparece también un segundo sentido de la expresión “hijo de hombre”. Se emplea para exaltar la grandeza de un misterioso Hijo de Hombre, contemplado por el profeta Daniel. Leemos: “Yo seguía viendo visiones en la noche. De pronto vi que venía alguien parecido a un Hijo de Hombre, el cual fue a donde estaba el Anciano; le hicieron acercarse a El y le fue dado el poder, la gloria y el reino, y gente de todas las naciones y lenguas le servían. Su poder será siempre el mismo, y su reino jamás será destruido” (Dn. 7.13-14).

En el Nuevo Testamento, la expresión “hijo de hombre” se encuentra 84 veces (69 en los Evangelios Sinópticos,12 en San Juan, 1 en los Hechos de los Apóstoles y 2 en el Apocalipsis), y siempre se refiere a Jesús, y precisamente en los dos sentidos con que ha sido usada en el Antiguo Testamento.

Con frecuencia, el titulo Hijo de Hombre referido a Jesús, es usado por Jesús mismo y es empleado para expresar que El es “en todo igual a nosotros excepto que en el pecado” como lo afirma la carta a los Hebreos, o como lo leemos en la carta de Pablo a los Filipenses: “tomó naturaleza de siervo, haciéndose como todos los hombres y presentándose como un hombre cualquiera” (Flp 2.6-7).

Sin embargo, Jesucristo es también el Hijo del Hombre triunfante y juez de los hombres, como ha sido profetizado en el texto ya citado de Daniel:” Entonces se verá en el cielo la señal del Hijo del Hombre y llenos de terror todos los pueblos del mundo llorarán, y verán al Hijo del Hombre que viene en las nubes del cielo con gran poder y gloria” (Mt 24, 30).

En otro texto del Evangelista Mateo, leemos que Jesús mismo profetizó su venida futura, diciendo:” Cuando el Hijo del Hombre se sienta sobre su trono glorioso” (Mt 19,28).

Particularmente en el Evangelio de S. Mateo, el título Hijo de Hombre indica la dignidad excelsa y única de Jesús, como juez universal, como Rey y gozando de dignidad divina. Esta última característica, aparece claramente afirmada por Jesús mismo, en su respuesta al sumo sacerdote cuando éste insiste en que Jesús le diga si El es el Mesías, el Hijo de Dios. Jesús respondió: “Tú lo has dicho, yo les digo también que ustedes van a ver al Hijo del Hombre sentado a la derecha del Todopoderoso, y viniendo en las nubes del cielo” (Mt. 26,64).

Del conjunto de las citas bíblicas (sólo hemos dado pocos ejemplos), aparece claro que el Hijo del Hombre a que se refiere el Antiguo Testamento, no es un desconocido, sino el mismo Jesucristo, el Mesías prometido, hombre que murió por nosotros pecadores, pero que resucitó triunfante en su gloria. El, y solamente El, pasó por todos estos “momentos “ de humillación y gloria, porque El es el Hijo de Dios, hecho “Hijo de Hombre”.

 

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad