Face
Insta
Youtube
Whats
Domingo, 13 Junio 2021
Suscribase aquí

El vacío por el bebé que no llega

By Licda. Priscilla Díaz García - Instituto Femenino de Salud Integral, IFEMSI Mayo 07, 2021

Y de pronto llega la noticia que la prima, la hermana o la vecina se encuentra embarazada, al caminar por la calle resulta ser que hasta la joven que vende dulces en los semáforos se encuentra embarazada, y como cereza del pastel vemos en las noticias como una mujer dejó abandonado a su hijo recién nacido… es en ese momento en que una mujer y un hombre que tanto añoran un bebé elevan su mirada al cielo con dolor y hasta reclaman cuestionando; -¿Por qué, si yo lo deseo tanto no llega? y si es que su hijo se ha ido al cielo tras una pérdida natural ¿Por qué te lo llevaste?

Este es uno de los temas más difíciles a trabajar con parejas con diagnóstico de infertilidad y padres en duelo, puesto que los sentimientos de culpa les invaden al no poder sentir una felicidad completa, al conocer que personas cercanas logran el añorado don de la maternidad o paternidad tan buscado por ellos. Y no es que no se desee un bien a estas personas cercanas, es que nuestra humanidad nos llama, como un deseo propio no alcanzado.

Otra de las circunstancias comunes que se pueden presentar, es cuando personas cercanas vivían un embarazo al mismo tiempo: amigas, vecinas o familiares, y por razones naturales, uno de los embarazos no continua y el otro sí. El pequeño que si tuvo la dicha de nacer, será siempre el recuerdo de lo que pudo ser y no fue para los padres que perdieron a su hijo.

Antes de que se pueda interpretar erróneamente, aclaro que a pesar de una pérdida temprana o perinatal como he explicado en otros momentos, se es padre desde el momento de la concepción y al referirme a lo que pudo ser y no fue, es propiamente al disfrute de la crianza.

Se recomienda que estos procesos sean llevados con profesionales en el campo de la salud mental, por un lado porque se tiene la creencia que el embarazo es un acto voluntario y que si no hay medios que lo impidan debería darse, cuando la realidad dista de esto. Por otro lado, la no llegada del hijo en muchas ocasiones se encuentra ligado a un desajuste en el proyecto de vida, factores como la edad, la vitalidad o darle un hermanito a otro hijo, ejercen presión en los planes trasados por lo que el confrontarse a estas realidades, solos puede causar una afectación en la vida propia y de pareja.

Luis Llavona en su artículo “El impacto psicológico de la infertilidad”, hace una recopilación de síntomas encontrados en personas que viven esta situación, entre ellos la baja autoestima, baja confianza en sí mismos, bajo amor propio, pobre autoimagen, valoración de sí mismos como incompletos y poco atractivos, así como el cuestionamiento de la capacidad de desenvolverse como padres.

Si bien visto con los ojos de la fe, muchas personas confiando en los planes de Dios entregan sus heridas a la sanación espiritual, es siempre bueno poder tener un espacio para conversar y comprender de una mejor manera lo ocurrido, aún sí se enrumban a encontrarse con hijos nacidos del corazón a través de un proceso de adopción.

El mayor acto de amor para los cristianos es el de Jesús dando la vida por nosotros, por lo que dar vida es un deseo genuino del ser humano, comprender las maneras en que estamos llamados a dar y proteger la vida, es la tarea que estamos llamados a descubrir.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes semestrales, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad