Face
Insta
Youtube
Whats
Sábado, 27 Febrero 2021
Suscribase aquí

La gratitud alimenta el alma

By Febrero 15, 2021

La gratitud es una virtud que nos permite reconocer el amor, la bondad y los favores que vienen de la mano de Dios. Ser agradecido es importante porque permite reconocer que alguien hizo algo en beneficio de nosotros o de nuestra familia.

Esto se relaciona también con la frase: “Quien no vive para servir, no sirve para vivir”, pues el agradecimiento y servicio van de la mano y el primer lugar donde aprendemos estos dos grandes valores es en el hogar, en la familia.

Los padres felices y optimistas transmiten esos rasgos a sus hijos, que adoptan principios similares cuando se convierten, a su vez, en progenitores. Reproducen la misma actitud.

De ahí que, tanto si se aprende, o se hereda, la gratitud es un rasgo familiar. Ahora, sentir gratitud en medio de una situación adversa o que genere presión puede ayudar a tranquilizarse y a mirar las crisis desde otro ángulo.

Nosotros siempre estaremos en perpetua deuda, pues hasta el aire que respiramos se lo debemos a alguien ¿A quién? A nuestro Padre Dios.

Otro ejemplo también sobre gratitud es el ser agradecidos con  nuestros padres, pareja y hasta hijos por las labores realizadas en beneficio unos de otros.

Aunque se trate de tareas asignadas con anterioridad, para los hijos es un incentivo y muestra de que se está conforme con lo que han hecho, y para la pareja una prueba de que somos conscientes de esos detalles que tienen con nosotros. Con seguridad agradecerán también lo que hacemos por ellos y tendrán mucho más placer al momento de tener pequeños gestos con nosotros

Igualmente, es importante enseñar a los más pequeños del hogar a servir sin esperar algo a cambio.

Cuando se realiza algún acto de caridad o se presta un servicio a un ser querido o persona desconocida, no es recomendable todas las veces recibir una remuneración (dinero). Los niños , de este modo, aprenderán el valor de ser útiles a los demás y crecerán concibiendo la gratitud como el mejor pago que puedan recibir por lo que han hecho.

Los menores aprenden por medio del ejemplo; por esta razón es sumamente importante ser empáticos o amables con quienes no conocemos.

Es fundamental enseñar también a los  niños a decir “Gracias” igualmente se debe recordar  que incluso en la adversidad se puede ser feliz y es oportuno ser agradecido con lo que se tiene aunque se fracase con una meta, la gratitud es ver la vida de manera positiva y llena de oportunidades para ser feliz.

 

Agradecer, siempre

 

Las personas que más agradecen por lo general son las que se consideran más felices, las cuales tienen en su corazón a Dios y oran fervorosamente.

La Palabra de Dios en 1 Tesalonicenses nos recuerda que debemos estar “siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús”.

De acuerdo con San Pablo, aun cuando las cosas no vayan como esperamos, es fundamental darle gracias al Señor. No es otra cosa que reconocerlo como Señor de todo, incluso de nuestras circunstancias. Hacerlo, aun cuando no nos expliquemos de qué manera, trae cambios.

Cuando asumimos el principio de la gratitud descubrimos que nuestro estado de ánimo no depende de las circunstancias externas. De ahí que, sin importar lo que pueda ocurrir, tendremos paz interior, fundamento para la felicidad y sin duda, un ingrediente clave de las bendiciones.

El apóstol nos enseña que, a pesar de que venían momentos difíciles a su vida, aprendió a dar gracias a Dios y esa disposición, le permitía mantener paz en su mundo interior. Igual ocurrirá con nosotros, tal como escribió: “No se inquieten por nada, más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.”

Lo importante no son las circunstancias, sino mi reacción ante estas. A pesar de que siempre espere lo mejor, puede ocurrir que algo no salga a pedir de boca. Aun así, debo dar gracias. La gratitud aquieta nuestro espíritu y fortalece nuestra dependencia y confianza en el Señor.

 

Infórmese primero con una suscripción digital. Conozca nuestros cómodos planes, es muy fácil, solo ingrese en este enlace.

Laura Ávila Chacón

Periodista, especializada en fotoperiodismo y comunicación de masas, trabaja en el Eco Católico desde el año 2007.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad