Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 04 Marzo 2024
Suscribase aquí

Señor, quiero ser una mejor persona y un buen cristiano, ayúdame

By Willy Chaves Cortés, OFS Máster en Comunicación Política, UCR / Orientador Familiar, UJPll Enero 08, 2024

“El cambio de año nos permite tener la sensación de volver a empezar, de tener una nueva oportunidad para mejorar, de confiar en que aquello que queremos cambiar puede darse. Mucha gente, ante el cierre de año, experimenta nostalgia, alegría o sensación de haber dejado atrás alguna dificultad o error”

En nuestro país existe la cultura popular de los agüizotes, por ejemplo coger una maleta y darle vueltas a la cuadra ya que según las creencias eso aumenta la posibilidad de viajar, otros colocan en sus carteras flores de Santa Lucia, algunos van a misa el día primero de enero a entregar a Dios la protección y la bendición del año que inicia, en mi infancia, nos vestían con ropita nueva, ya que según la tradición debíamos estar elegantes ese primer día del año. Por ello, el Año Nuevo es esa página en blanco, ese ‘el lunes empiezo’ al que muchos miran llenos de buenos propósitos.

No obstante, esa fecha no viene acompañada de cambios `per se´, solo es una fecha cargada de significado, que podemos aprovechar para que nos impulse a generar el esfuerzo para alcanzar los cambios o propósitos deseados.

Lo que debemos recordar es que estos propósitos no se cumplen solos, debemos esforzarnos por alcanzar cada uno de nuestros objetivos y propósitos, el año pasado profese mis votos perpetuos como franciscano seglar, mi primer propósito como laico consagrado esta en ser testimonio de lo que Cristo hizo en mí, me miro con ojos de misericordia a pesar de mis faltas y pecados, me alcanzo su gracia, me ha permitido conocer y amar el carisma franciscano, donde puedo llegar con humildad hacer cada día un mejor cristiano y una mejor persona.

El evangelio de San Marcos nos dice…  “No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores a enmienda. Y oyéndolo Jesús, les dice: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los que tienen mal. (Marco 2:17).

Las fiestas de diciembre  se han acabado, la normalidad y la rutina empiezan a retomarse; sin embargo, el corazón debe permanecer siempre alegre, siempre agradecido y lleno de esperanza, venimos de celebrar en Navidad, el misterio de amor entre Dios hecho hombre y nosotros el pueblo amado de Dios, entonces, cómo no sentirnos alegres y con un corazón esperanzado.

Con un nuevo año, vienen nuevos retos, nuevas metas, nuevas ilusiones, nuevos planes, nuevos desafíos.

Tenemos que saber que de la mano de Dios seremos capaces de lograr todo cuanto nos propongamos, ya que, si el Señor camina junto a nosotros, podremos obtener todo cuanto nos propongamos.

¡Qué importante es que vivamos abandonados en la Divina Providencia de Dios! Junto a Santo Tomás Moro, proclamemos: «Nada puede sucederme que Dios no quiera».

Estas palabras siempre me han llenado de optimismo soy una persona diabética, que usa medicación permanente, siempre que escucho de las graves complicaciones que con lleva esta enfermedad hago crisis de pánico, que me aíslan de la convivencia con otras personas, aunque en mi caso nunca he abandonado el tratamiento medico lo cumplo con rigurosidad, se que la mano de Dios me sostiene, pero también se que es mi responsabilidad cuidar de mi salud.

Es de vital importancia que con la génesis de este 2024, nos detengamos a examinarnos, a ver nuestras metas cumplidas del año anterior, a revisar qué propósitos no cumplimos y porque no los cumplimos, y que establezcamos ¿cuáles serán nuestras metas para este nuevo año?, qué desafíos vamos a buscar conquistar, qué anhelos trazados, buscaremos cumplir.

Con transparencia debemos examinar qué debemos mejorar del 2023, que meta inconclusa debemos retomar, qué hábito debemos pulir, y qué debemos hacer para cumplir en este nuevo año todos nuestros objetivos.

Ante este nuevo año que Dios nos regala, te invito a que juntos examinemos cómo hacer de este 2024 un año lleno del amor de Dios, un año donde el Señor nos haga anhelar todo aquello que nos quiere dar.

Un año que lo encomendemos a la Divina Providencia de Dios, un año donde contemplemos la bondad y Misericordia de Dios. Un año donde usted y yo practiquemos los valores de la solidaridad del perdón y la compasión, donde busquemos aquellas personas que necesitan ayuda escucha y consejo, Hablemos del ámbito laboral, como cristianos. Debemos en todo buscar a Dios: médicos, docentes, Orientadores, amas de casa, arquitectos, profesionales, todos y todas, absolutamente todos y todas, estamos llamados en nuestro día a día encontrar a Dios.

Estamos todos llamados a hacer de algo ordinario, una actividad completamente extraordinaria.

Pensemos esto trabajando, ponemos nuestros dones al servicio de una comunidad, y por ende estamos dando gloria a Dios en las labores que desempeñamos. Años atrás tuve la dicha de tener un director espiritual que me enseño a santificar mi trabajo por más humilde que este sea, ya que en el tengo la oportunidad de dar testimonio de ser un  buen cristiano a otras personas.

Un propósito para este 2024 en el ámbito laboral puede ser, practicar la paciencia en tu grupo de trabajo, que las situaciones difíciles e incómodas, propias del día a día laboral, sean una ocasión de ofrecer a Dios.

Y que en lo que hagamos busquemos siempre agradar a Dios, pensando que, si bien nuestro trabajo será remunerado, no habrá nada más lindo y valioso que nuestras labores sean una dádiva de amor para aquel que nos ha amado.

En nuestro prójimo, tenemos una valiosa oportunidad para amar: Padres, madres hermanos, hermanas esposo, esposa, novia, novio, amigos, amigas compañeros y compañeras de estudio, conocidos.

Muchos a nuestro alrededor, necesitan ser amados, escuchados, consolados, corregidos, y ciertamente si no lo hacemos nosotros, estamos dejando de amar como debemos.

El año pasado conocí de cerca la bella labor que realiza por ejemplo el Sodalicio de Vida Cristiana en Costa Rica, con personas jóvenes, familias enteras desde una sólida  formación Cristiana permanente, que reciben, les enseñan la riqueza de fe católica, para ser cristianos de bien, solidarios, que dan testimonio de esa riqueza que nace de un buen cristiano bien formado, se organizan por ejemplo para asistir a los pobres en situación de calle, llevarles alimento y esa necesaria palabra espiritual, nos han ayudado atender las necesidades de familias, de  niños y niñas en pobreza extrema, también a diseñar estampillas que son llevadas a cárceles y hospitales, les invito a que se acerquen a ellos y se involucren en esa bella experiencia de fe.  

Es preciso en cada persona junto a nosotros pueda encontrar un Cristo a quien amar.

Qué tal si nos proponemos vivir nuestra fe a plenitud en este 2024, te invito a que te propongas disfrutar una comida junto a tu familia, sin usar el celular; y qué tal si limitamos nuestro tiempo en redes sociales, y nos preocupamos ante todo de nuestro prójimo más cercano.

Descubrirás que escuchar a ese amigo y amiga, a ese hermano y hermana en casa es valioso, y permitirá que sus corazones encuentren en ti alivio, paz y consuelo.

Reitero yo era un católico vació y hasta Criticón de quienes están en grupos parroquiales y mi vida absolutamente se transformó desde que conocí a la orden franciscana seglar, fueron tres años continuos de formación que transformaron mi vida, ojalá te animes y conozca esta realidad de vida cristiana, siguiendo el ejemplo de San Francisco de Asís, Ciertamente, nuestra relación con Dios es lo más importante que debemos cuidar.

Recuerda si tu relación con Dios está bien, todo lo demás añadido será.

En este año 2024, Señor te pido que perdones mis pecados y me hagas instrumento de tu paz y que pueda servir a quienes más lo necesitan.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad