Face
Insta
Youtube
Whats
Lunes, 23 Mayo 2022
Suscribase aquí

¿Hemos olvidado el respeto?

By Mayo 12, 2022

Todos lo vimos y al principio pensamos que aquello era parte del “show” en la más reciente entrega de los premios Óscar de la Academia en los Estados Unidos.

El veterano actor Will Smith, a quien conocimos como el Príncipe del Rap, con su picardía y extravagancias, intempestivamente se levantó de su asiento y sin mediar palabra, golpeó en la cara a Chris Rock, el comediante que esa noche hacía de presentador en la gala.

Desde luego, no podríamos pasar por alto el “chiste” con trazos de ofensa que Rock acababa de decir contra la esposa de Smith, aludiendo a su alopecia, condición médica que la hace perder el cabello.

Luego lo que todos vimos en directo: los gritos, las ofensas y la necesaria intervención de otros amigos actores para calmar los ánimos. En particular, la frase de Denzel Washington, que luego el mismo Smith revelaría, recoge mucho de lo que pasó esa noche: “Ten cuidado en tus mejores momentos, es cuando el diablo viene por ti”.

Al momento de recoger su estatuilla -que podría perder por el acto- Smith pidió perdón a la Academia, pero no a Rock, quien todavía no salía del asombro por la durísima cachetada. Tendrían que pasar 24 horas para que llegara la disculpa.

“La violencia en todas sus formas es venenosa y destructiva”, escribió en su cuenta de Instagram. “Mi comportamiento en los premios de la Academia de anoche fue inaceptable e inexcusable. Las bromas a mi costa son parte del trabajo, pero una broma sobre la condición médica de Jada fue demasiado para mí y reaccioné emocionalmente”, señaló. “Me gustaría disculparme públicamente contigo, Chris (Rock). Estaba fuera de lugar y me equivoqué. Estoy avergonzado y mis acciones no fueron indicativas del hombre que quiero ser. No hay lugar para la violencia en un mundo de amor y bondad”.

En la segunda parte de su comunicado se disculpa “con la Academia, con los productores del show, todos los asistentes y todo el mundo viendo alrededor del mundo”, incluyendo a la familia Williams sobre la que está basada la cinta por la que obtuvo el Oscar, El método Williams, haciendo el papel del patriarca del clan de tenistas. “Lamento profundamente que mi comportamiento haya manchado lo que ha sido un maravilloso viaje para todos nosotros. Soy una obra en desarrollo”, añadió.

 

El humor ofensivo

 

La escena de acoso y violencia ha puesto sobre la mesa el tema del respeto, la consideración del otro y los límites del humor, especialmente en una sociedad como la norteamericana acostumbrada a reír a expensas de los demás.

Jesús Morgan, experto en resiliencia, recuerda como el humor ofensivo es parte de la temática de comediantes, películas, animados infantiles y contenido en redes sociales.

“Burlarse de la apariencia física de una persona por temas de discapacidad, sobrepeso, enfermedad, tamaño, color de piel y otros, ha sido una constante. Las personas se ríen porque de repente piensan que es gracioso, hasta que en algún momento de la vida se burlan de ellas por alguna diferencia que ellas mismas tengan y ahí es donde la “gracia” termina y se convierte en ofensa”, explica.

Luego viene el mal manejo de las emociones, manifestado en la reacción violenta de Smith. “Esa explosión se deriva no solo de un mal manejo emocional en el momento, sino de la culpa, ira y miedo que vengo cargando del pasado. Entonces, ahí es cuando se explica, no se justifica, que una persona reaccione de la forma que él reaccionó, violenta y sin pensar”, agrega Morgan.

Para él, después de este evento pueden pasar dos cosas: las personas harán conciencia finalmente sobre el respeto hacia los demás o la gente seguirá el ejemplo del que consideran un referente, e inconscientemente normalizarán la situación de violencia y reaccionarán así en el momento que se sientan desbordados por sus emociones.

“La gente está utilizando una estrategia de escape de sus emociones, en lugar de afrontarlas.  Esto magnificado aún más por la pandemia, por cierto, la OMS ha dicho ya que la crisis en la parte de salud mental puede sobrepasar la parte sanitaria”, apunta Morgan.

Lo bueno, asegura, es que la solicitud de perdón llegó, un acto que muchos piensan que es un favor a quien ha proferido la ofensa, sin embargo, lo es más hacia quien carga con ese resentimiento constante por lo sucedido.

“Cuando te liberas de ese odio, de esa ira y de esa vergüenza que te causó la ofensa que recibiste, das chance al amor, a la alegría y finalmente a la paz. Cuando estás en paz, si te vuelven a ofender, reaccionarás de una forma muy diferente a la que vimos en televisión”, concluye el especialista.

Su mensaje final, tratando de aprender de toda esta situación es que, hoy más que nunca, habiendo vivido lo que hemos vivido como raza humana, debemos buscar ayuda para liberar de forma adecuada lo que llevamos dentro que muchas veces “nos está comiendo vivos”, para reducir la posibilidad de tener este tipo de reacciones con nosotros mismos, con nuestra pareja, con nuestra familia, en nuestros trabajos y en todo lugar donde nos desenvolvamos.  “Que busquemos la paz en medio de la tormenta y la alegría de ayudar a otros”, asegura.

Laura Ávila Chacón

Periodista, especializada en fotoperiodismo y comunicación de masas, trabaja en el Eco Católico desde el año 2007.

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntosdeventa
Insta
Whats
Youtube
Image
Image
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad