Face
Insta
Youtube
Whats
Jueves, 13 Agosto 2020
Suscribase aquí

A 80 años de la toma de posesión de Mons. Sanabria como segundo arzobispo

By Pbro. Fernando Vílchez Campos Mayo 30, 2020

El 28 de abril de 1940 -hace 80 añosMons. Víctor Sanabria tomó posesión como segundo Arzobispo de San José. Había sido ordenado obispo un 25 de abril de 1938 -hace 82 años- como segundo obispo de Alajuela.

Le correspondió ser obispo en la difícil coyuntura nacional entre 1938 y 1952. Sus grandes preocupaciones pastorales fueron el fomento de las vocaciones sacerdotales, el Seminario -edificó el edificio central de la sede actual en Paso Ancho (1946-1949) y fundó el Seminario Menor (1950)-, la formación de sacerdotes en el extranjero en diversos campos, la educación particularmente de las clases más desposeídas -inauguró la enseñanza técnico-profesional-, la promoción del apostolado laical mediante las obras de la Acción Católica en sus varias ramas (obreros, jóvenes, estudiantes, familias).

Para ello supo potenciar las cualidades de señeras figuras del presbiterio arquidiocesano (P. Benjamín Núñez -movimiento sindical católico “Rerum Novarum”-, P. Carlos Humberto Rodríguez -Liga Espiritual Católica-, P. José Vicente Salazar -Acción Católica-, P. Armando Alfaro -educación técnica-, P. Antonio Troyo -educación y medios de comunicación-, P. Santiago Núñez, P. Alfonso Coto, P. Rubén Odio, P. Carlos Joaquín Alfaro, P. Francisco Herrera, P. Delio Arguedas, P. Rafael María Guillén, P. Víctor Manuel Arrieta, P. Román Arrieta, entre otros).

Durante su gobierno pastoral llagaron al país comunidades religiosas masculinas y femeninas para fortalecer la presencia de la Iglesia en la atención a los pobres, los enfermos, los huérfanos, los adultos mayores y la educación católica.

Realizó el I° Sínodo Diocesano en Alajuela (1939) y el IV° en la Arquidiócesis de San José (1944). Erigió varias parroquias nuevas y elevó en 1944 al Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles al rango de Parroquia. Fue un enamorado del culto mariano. Visitó toda la Arquidiócesis de San José varias veces, sobre todo a las parroquias más alejadas les brindaba mucha atención pastoral.

Impulsó las comunicaciones sociales -fortaleció el “Eco Católico” y fundó Radio Fides (1952)-. Logró el establecimiento de la educación religiosa en primaria y secundaria y la derogación de las leyes liberales de los años ‘80’ del siglo XIX en 1942. Sus Cartas Pastorales y Circulares son un monumento al Pastor que buscó iluminar a su grey en aquellos difíciles años y que aún hoy son fuente de inspiración para el quehacer eclesial y nacional.

El historiador

Uno de sus grandes aportes a la cultura nacional lo constituye su vasta producción historiográfica. Fue miembro de la Academia de Historia de Costa Rica, de la Academia de la Lengua y de la Academia Bolivariana. Aparte de varios artículos y otras obras escribió “Datos cronológicos para la Historia Eclesiástica de Costa Rica” (1927-1932), “Últimos años de la Orden Franciscana en Costa Rica” (1931), “Anselmo Llorente y Lafuente” (1933), “La Primera Vacante de la Diócesis de San José” (1935), “Bernardo Augusto Thiel” (1941), “Documenta Historica Beatae Mariae Virginis Angelorum” (1945). Póstumamente se publicó “Genealogías de Cartago hasta 1850” (1957) y “Reseña Histórica de la Iglesia en Costa Rica desde 1502 hasta 1850” (1984 y 2014). La publicación “Estudios historiográficos” (EUNED 2006) recoge una serie de sus valiosos escritos.

El Reformador Social

Su gran pasión fue la lucha por la justicia social. Monseñor Sanabria ocupa un lugar privilegiado en nuestra historia, dado que supo inspirar, iluminar, impulsar, acompañar, fortalecer y defender las conquistas sociales de los años 40. Había bebido las mejores fuentes del cristianismo social, por lo que supo tender puentes y, con base en la Doctrina Social de la Iglesia, ésta, el Partido Comunista -entonces Vanguardia Popular- y el Gobierno, dieron los pasos que conocemos y que hicieron de Costa Rica una nación muy diversa frente al convulsionado contexto centroamericano y mundial de entonces.

El gobierno del Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia (1940-1944) -el próximo 8 de mayo se cumplirán también 80 años de su inicio- junto con la contribución y constante apoyo del señor Arzobispo y de don Manuel Mora Valverde (1909-1994), lograron el acuerdo nacional necesario para la creación del Seguro Social en 1941, la incorporación del Capítulo de las Garantías Sociales en la Constitución Política y la promulgación del Código de Trabajo en 1943. Causa de sufrimientos e incomprensión para el Arzobispo, pero hoy motivo de gozo y sano orgullo nacional. Logros que fueron fortalecidos por el liderazgo de don José Figueres Ferrer en los decisivos años de 1948 y 1949.

Justamente en esa difícil transición de 1948, Mons. Sanabria supo ser artífice de paz y de reconciliación, sin dejar de ser el enlace por el que las partes pudieron encontrarse.

El Benemérito de la Patria

Mons. Sanabria murió un domingo 8 de junio de 1952, hacia las 6:45 p.m.; por la mañana había celebrado la Eucaristía y había impartido en dos ocasiones la confirmación, fue un hombre de arduo trabajo y de generosa entrega hasta el último día de su vida.

Tenía entonces apenas 53 años, 12 de fecundo episcopado en la Arquidiócesis y 14 de vida episcopal. Sus funerales se celebraron el lunes 9 de junio en la Catedral Metropolitana y, cumpliendo su voluntad, desde mismo día está sepultado en una Capilla contigua al cementerio de su pueblo natal San Rafael de Oreamuno en Cartago. Ya para el 19 de diciembre de 1959 la Asamblea Legislativa le dio el título de Benemérito de la Patria, reconociendo su invaluable aporte a la construcción de la nueva Costa Rica.

Para hoy

Las generaciones de hoy, para responder a los grandes desafíos del momento -no menos serios que los de ayer-, debemos volver nuestra mirada al insigne pastor, al hombre de Iglesia, al creyente de fe “campesina”, al devoto de la Eucaristía y de la Virgen María, al promotor de las vocaciones sacerdotales y del apostolado laical, al enamorado de nuestra historia, al apóstol y defensor de la justicia social, al visionario.

No vivimos en la década de los 40, pero lo retos de hoy de frente a las consecuencias inminentes del Covid-19 y al Bicentenario que se avecina, urgen un nuevo acuerdo nacional como el alcanzado por estos hombres visionarios de entonces, deponiendo las banderas particulares para enarbolar la única bandera patria desde la solidaridad y la subsidiariedad.

A 80 años del inicio del pastoreo josefino de Mons. Sanabria conviene animar e impulsar ese nuevo acuerdo nacional urgente y necesario.

Last modified on Sábado, 20 Junio 2020 19:36

Síganos

Face
Insta
Youtube
Whats
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad
puntos de venta
suscripciones
Catalogo editoria
publicidad