All for Joomla All for Webmasters

La pastoral digital es uno de los grandes retos de la Iglesia, según los Padres Sinodales

(ACI Prensa)Los Padres Sinodales reflexionaron en las Congregaciones Generales de este miércoles 17 de octubre, y del martes 16, sobre la necesidad de dotar a la pastoral juvenil de herramientas digitales, y de un lenguaje adaptado a las nuevas tecnologías de la comunicación, que permita a la Iglesia llegar a las nuevas generaciones consideradas “nativas” digitales.

Según informó el Prefecto del Dicasterio para la Comunicación del Vaticano, Paolo Ruffini, en declaraciones a los medios de comunicación en el Vaticano, los trabajos del Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes dieron una especial importancia a la pastoral digital.

Se discutió sobre “cómo la Iglesia puede tener presencia en las redes sociales, porque la Iglesia debe ir allá donde se encuentren los jóvenes, a un lugar que es virtual pero que también es real, donde se encuentran los jóvenes, pero donde incluso se dan conversiones, y donde, a veces se da una lectura fanática de la palabra de Dios”.

“Hay que llevar al mundo digital la pastoral bíblica y evitar que prospere el fundamentalismo en las redes”, fue una de las ideas que se plasmaron en los debates, según señaló Paolo Ruffini.

Se planteó de qué forma la Iglesia puede estar en el mundo digital “para dar acompañamiento y para ser misionera en el mundo digital, abriendo un camino al estilo cristiano, protagonizando la vida de los jóvenes con prudencia y con responsabilidad”.

Migración juvenil

Además, durante los temas volvió a surgir el tema de la migración juvenil, que se está convirtiendo en uno de los principales temas de este Sínodo. De hecho, según Paolo Ruffini, “quizás sea el tema que más se ha discutido por parte de los Padres Sinodales”.

Sin embargo, en las sesiones de ayer y hoy se analizaron nuevos aspectos de esta migración. En concreto, se puso el acento no sólo en aquella migración más visible o mediática, que es la que se produce entre países o incluso entre continentes de forma clandestina por medio de redes de tráfico de personas que explotan a los migrantes.

En este sentido, se habló de las migraciones dentro de los propios países que protagonizan jóvenes de zonas rurales a las ciudades para estudiar en la universidad o para trabajar y que, en muchos casos, no retorna con posterioridad, causando así un abandono progresivo del campo.

Los Padres Sinodales quisieron hablar, de forma más específica, del acompañamiento de esos jóvenes, y cómo ayudarles para que no vean sus aspiraciones frustradas.

Para ello, se señaló la importancia del acompañamiento para evitar que, lejos de sus hogares, de sus entornos y de sus familias, terminen “desorientados y aplastados por la experiencia urbana”. “Son necesarios los capellanes, los acompañantes adultos y los directores espirituales para ayudar a esos jóvenes”.

Paolo Ruffini destacó que en muchos países de origen de los migrantes “8 de cada 10 jóvenes piensan que, emigrando, encontrarán un camino para salir de la pobreza”. Sin embargo, “un altísimo porcentaje no consiguen su objetivo al llegar a su destino y son advertidos luego como un problema y no como un recurso”.

Es necesario, también, “que en la Iglesia se produzca un cambio de mentalidad y que estos jóvenes sean considerados como una bendición, y sean centrales en el liderazgo y caminen con los consagrados, construyendo una pastoral juvenil en la que se impliquen cada día más”.

Otros temas

Otros temas que se trataron han sido la necesidad de que sea la Iglesia la que acuda a buscar a los jóvenes extraviados, esclavizados por las adicciones a las drogas o al alcohol, o que se encuentren atrapados en redes de delincuencia.

En algunas intervenciones en las Congregaciones Generales “se subrayó también la importancia de la enseñanza en las escuelas y universidades católicas, donde es necesario percibir la especificidad y la riqueza del mensaje cristiano”.

Asimismo, se habló de la situación de los jóvenes cristianos en Oriente Medio. Se recordó que muchos jóvenes en Oriente Medio fueron asesinados por su fe, y que los jóvenes de Oriente Medio son testigos de la vitalidad de la Iglesia y que todo el pueblo de Dios debe rezar por la paz en esta tierra.

También se señaló que “los jóvenes se encuentran rodeados por una cultura hedonista, materialista que quiere cancelar a Dios en el corazón humano reemplazándolo por el placer, el dinero y todo lo que destruye a la familia”.

Por eso “es necesario tener pastores de la Iglesia que sean testigos, modelos de una forma de ser y que, siguiendo el ejemplo de Jesús y según las bienaventuranzas, estén cerca de los pobres y los abandonados, y estén preparados para entregar su vida”.

En los debates se puso de relieve que “los jóvenes necesitan a personas que les enseñen el camino, que les enseñen a rezar, personas que les ayuden a descubrir el significado de la eucaristía. Los jóvenes nos instan a que les enseñemos el camino de la santidad, y quieren ver que el celibato, la castidad, son virtudes posibles, y para eso interpelan a los catequistas y a los sacerdotes”.

“Los jóvenes quieren transparencia, frescura, quieren conversión pastoral y misionera, quieren participar en la Iglesia, quieren hacer proposiciones y quieren ser acompañados por personas que sean sinceros. Los jóvenes necesitan a Obispos que no sean oficinistas”, insistieron los Padres Sinodales.

0
0
0
s2smodern

La indiferencia mata, perdonemos a los demás

  • Catequesis del Papa

(VATICAN NEWS)El Papa Francisco, reflexionando acerca del quinto mandamiento “no matarás”, asegura que también el odio, el insulto y la indiferencia son formas de homicidio y pide perdonar a quien nos ha hecho daño

Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano

El quinto mandamiento de la Ley de Dios ha sido nuevamente el tema de reflexión del Santo Padre Francisco en su Audiencia General de esta mañana, desarrollada en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. Durante su catequesis ha explicado que “nadie puede despreciar la vida de los demás o la suya propia”, de hecho – ha puntualizado – “el hombre lleva dentro de sí la imagen de Dios y es el objeto de su amor infinito”, sea cual sea la condición en la que ha sido llamado a la existencia: “Continuamos hoy la catequesis sobre el quinto mandamiento del decálogo: «No matarás». Hemos visto cómo a los ojos de Dios toda vida es valiosa, sagrada e inviolable, porque somos su imagen y objeto de su amor infinito”.

El odio, el insulto y el desprecio son formas de homicidio

Comentando el Evangelio de hoy, el Papa recuerda que con el odio también se puede matar a una persona, pues Jesús afirma que, ante el tribunal de Dios, incluso la ira contra un hermano es una forma de asesinato. De hecho – señala el Papa - el Apóstol Juan escribió: "El que odia a su hermano es un asesino" (1 Jn 3:15). Pero Jesús no se detiene en esto, y en la misma lógica agrega que el insulto y el desprecio también pueden matar: “En el Evangelio que hemos oído, Jesús revela un sentido aún más profundo de este mandamiento: la ira, el insulto y el desprecio contra los demás son también una forma de homicidio. Por eso, indica que si al presentar nuestra ofrenda nos recordamos de haber ofendido a alguien, debemos ir antes a reconciliarnos con esa persona”.

La indiferencia “mata”

Aunque para el Santo Padre, también la indiferencia “mata”. De hecho – explica – “para ofender la inocencia de un niño es suficiente una frase inapropiada. Para lastimar a una mujer es suficiente un gesto de frialdad. Para romper el corazón de un joven es suficiente negarle la confianza. Para aniquilar a un hombre, basta simplemente ignorarlo". “Es como decirle a la otra persona: "Eres un hombre muerto para mí", porque lo mataste en tu corazón” puntualiza el Papa, y se pregunta: “¿Qué quiere decirnos Jesús con esto?”. E inmediatamente su respuesta:“Que lo importante es el respeto a toda la persona, no sólo a su dimensión física sino también a la espiritual, porque la indiferencia también mata. No amar es el primer paso para matar; y no matar, el primero para amar”. 

Perdonar y acoger a quien nos ha hecho daño

Y frente a estas formas de homicidio, el Papa señala “el perdón”. “El amor del que no podemos prescindir es el que perdona – dice Francisco - el que recibe a quienes nos han hecho daño”, pues ninguno de nosotros sobrevive sin misericordia, todos necesitamos el perdón: “La vida humana tiene necesidad de amor auténtico, un amor como el de Jesucristo, lleno de misericordia, que perdona y acoge sin condiciones. No podemos sobrevivir sin misericordia, todos tenemos necesidad del perdón. Por eso, si matar significa destruir, suprimir o eliminar a alguien, no matar es, en cambio, cuidar, valorizar, incluir y perdonar a los demás”.

"No matar": llamado al amor y a la misericordia

Antes de concluir, el Santo Padre dijo que nadie puede engañarse a sí mismo pensando: "Estoy bien porque no hago nada malo" y para que se entendiera mejor, recitó una frase de un santo que decía: “No hacer daño es bueno. Pero no hacer el bien no es bueno”. Siempre tenemos que hacer el bien, puntualizó. Además, aseguró que "no matar" es un llamado al amor y a la misericordia y a vivir de acuerdo con el Señor Jesús, quien dio su vida por nosotros y resucitó por nosotros.

Por último, envió sus cordiales saludos a los peregrinos presentes, en especial a los procedentes de España y Latinoamérica: “Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. Que el Señor Jesús, Autor de la vida, nos conceda comprender que el mandamiento «no matarás» es, ante todo, una llamada al amor y a la misericordia, una invitación a vivir como Él, que por nosotros murió y resucitó. Santa María, Madre de la Misericordia, nos ampare e interceda por nosotros”.

0
0
0
s2smodern

Nuevo impulso a la evangelización en China

  • El objetivo de la Santa Sede en su diálogo con la República Popular China es pastoral no político.
  • Los católicos son así apoyados en la reconciliación y normalización de su vida de fe

CIUDAD DEL VATICANO. Se firmó en Beijing el Acuerdo Provisorio entre la Santa Sede y la República Popular China sobre el nombramiento de los Obispos. El objetivo que persigue la Santa Sede no es político, sino eclesial y pastoral: que las comunidades católicas de China puedan tener buenos pastores en comunión con la Santa Sede y reconocidos por las autoridades civiles.

Objetivo eclesial, no político

A este objetivo particular están vinculados otros de carácter pastoral general: dar un nuevo impulso al compromiso de evangelización; ayudar a los católicos en el camino de la reconciliación y de la progresiva normalización de su vida de fe; contribuir, con la luz del Evangelio, al bien de su país, según el principio “plenamente católicos y plenamente chinos”.

La Santa Sede es consciente de que la acción pastoral de la Iglesia en la historia tiene siempre implicaciones políticas. La Iglesia, en efecto, tiene una contribución original para aportar a la construcción del bien común de la sociedad. Como dice al respecto el Concilio Vaticano: “La comunidad política y la Iglesia son independientes y autónomas, cada una en su propio terreno. Ambas, sin embargo, aunque por diverso título, están al servicio de la vocación personal y social del hombre. Este servicio lo realizarán con tanta mayor eficacia, para bien de todos, cuanto más sana y mejor sea la cooperación entre ellas, habida cuesta de las circunstancias de lugar y tiempo”.  (Constitución Pastoral sobre la Iglesia en el Mundo Actual, n. 76).

El método que condujo al acuerdo

La Santa Sede y las autoridades de la República Popular China han continuado hablando, han seguido reuniéndose regularmente con un espíritu de confianza y de diálogo para buscar soluciones: la confianza ha crecido gradualmente y han decaído algunos prejuicios y preconceptos. Esto ha permitido llegar a un Acuerdo sobre un asunto de gran importancia, a saber, el nombramiento de los obispos.

Otro aspecto importante es que las Partes han acordado la importancia de seguir el método de “solución amistosa” en la resolución de eventuales divergencias que pudieran surgir en la interpretación y  en la aplicación del Acuerdo Provisorio sobre el nombramiento de Obispos.

El texto del acuerdo

El texto del acuerdo no se hace público porque tiene la característica de ser un texto, sí vigente  y normativo, pero provisorio y en cierto modo también experimental. Futuras revisiones y perfeccionamientos son posibles y deseables. En este momento es importante para la Santa Sede que todos comprendan y estén convencidos de que lo que se ha hecho es por el bien de todos,  es por el bien espiritual de los Católicos en China y por el bien del Pueblo Chino. (NEWS.VA)

0
0
0
s2smodern

Catequesis del Papa: “Honrar a los padres conduce a una vida feliz”

(Vatican News) “Honra a tu padre y a tu madre”. El Cuarto mandamiento del Decálogo tema de la catequesis del Papa Francisco en la Audiencia General del miércoles 19 de septiembre de 2018.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“Reflexionamos hoy sobre el cuarto mandamiento de la ley de Dios: «Honra a tu padre y a tu madre, […] para que se prolonguen tus días y seas feliz en el país que Dios te da». Honrar significa reconocer y dar importancia a los padres a través de acciones concretas, que manifiestan afecto y cuidado; y esto tiene como efecto una vida larga y feliz”, lo dijo el Papa Francisco en la Audiencia General del tercer miércoles de septiembre de 2018, continuando con su ciclo de catequesis dedicadas a los Mandamientos.

Honrar al padre y a la madre es reconocer su valor

En este viaje dentro de las Diez Palabras y explicando el mandamiento que se refiere al padre y a la madre, el Santo Padre señala que se trata del honor que se da a los padres. “El término hebreo – precisa el Pontífice – indica la gloria, el valor, al pie de la letra el peso, la consistencia de una realidad. No se trata de formas externas, sino de la verdad”. De hecho, honrar a Dios, en la Escritura, afirma el Papa, significa reconocer su realidad, contar con su presencia; esto también se expresa con los ritos, pero implica sobre todo dar a Dios el lugar que le corresponde en la propia existencia. “Honrar al padre y a la madre significa, por lo tanto – explica el Santo Padre – reconocer su importancia también con actos concretos, que expresan dedicación, afecto y cuidado”.

Honrar a los padres conduce a una vida larga y feliz

Además, honrar a los padres, agrega el Papa Francisco comentando el Libro del Deuteronomio, tiene como efecto una vida larga y feliz. La palabra “felicidad” en el Decálogo aparece sólo vinculada a la relación con los padres. “Esta sabiduría milenaria – subraya el Pontífice – evidencia la importancia del ambiente familiar en los primeros años de vida, que repercute en la posterior forma de ser y comportarnos. Podemos pensar en tantos jóvenes que, después de haber vivido una infancia difícil y dolorosa, se han reconciliado, a través de Cristo, con la vida y han sido un ejemplo luminoso para muchos otros. Los enigmas y los porqués de nuestra vida – agrega – se iluminan descubriendo la presencia del Señor a nuestro lado. En Él, honramos a nuestros padres con la libertad de hijos adultos y los acogemos con misericordia y amor”.

Gratitud con quienes nos han traído al mundo

Pero el Cuarto mandamiento, afirma el Obispo de Roma, dice aún más, no sólo habla de la bondad de los padres, sino de un acto de los hijos, independientemente de los méritos de los padres, y dice que, “aunque no todos los padres sean buenos y no todas las infancias sean serenas, todos los hijos pueden ser felices, porque el logro de una vida plena y feliz depende de la justa gratitud a quienes nos han traído al mundo”.

Pensemos por ejemplo, señala el Papa, en muchos jóvenes que provienen de historias de dolor y para todos aquellos que han sufrido en su juventud. “Muchos santos – y muchos cristianos – después de una dolorosa infancia han vivido una vida luminosa, porque, gracias a Jesucristo, se han reconciliado con la vida. Pensemos en el hoy beato, pero el próximo mes santo, Sulprizio, ese joven que a los 19 años terminó su vida reconciliado con tanto dolor, con tantas cosas, porque su corazón estaba sereno y nunca había negado a sus padres. Pensemos en San Camilo de Lellis, que desde una infancia desordenada construyó una vida de amor y servicio; Santa Josefina Bakhita, que creció en una horrible esclavitud; o el Beato Carlos Gnocchi, huérfano y pobre; y el propio San Juan Pablo II, marcado por la pérdida de su madre a una edad temprana”.

Honrar a nuestros padres con la libertad de los Hijos

En este sentido, el Papa Francisco precisa que, el hombre de cualquier historia que venga, recibe de este mandamiento la orientación que conduce a Cristo: en Él, en efecto, se manifiesta el verdadero Padre, que nos ofrece “renacer de lo alto”. “Nuestras heridas comienzan a ser potencialidades cuando por gracia descubrimos que el verdadero enigma ya no es ¿por qué?, sino ¿para quién? ¿En vista de qué obra me forjó Dios a través de mi historia? Aquí todo se invierte, todo se vuelve precioso, todo se vuelve constructivo. Mi experiencia, incluso triste y dolorosa, pero a la luz del amor como se hace para los demás, para quien, fuente de salud”.

Entonces, concluye el Papa Francisco, podemos empezar a honrar a nuestros padres con la libertad de los hijos adultos y la aceptación misericordiosa de sus limitaciones. “Honrar a los padres: ¡pero ellos nos dieron la vida! Si te has alejado de tus padres, haz un esfuerzo y vuelve, vuelve con ellos, tal vez sean viejos.... Te dieron la vida. Y luego tenemos el hábito de decir cosas malas, incluso malas palabras. Por favor, nunca, nunca, nunca insultes a los padres de otras personas. ¡Nunca! Nunca insultes a tu madre, nunca insultes a tu padre. ¡Nunca! ¡Nunca! Tú tomas esta decisión interna. De ahora en adelante, nunca insultaré a la madre o al padre de nadie. ¡Le dieron la vida! No deberían ser insultados”.

Muestren su cariño a sus padres

Antes de terminar su catequesis, el Santo Padre saludó cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica; en particular saludo a los participantes en el curso de rectores de Seminarios Mayores diocesanos, al grupo de la Pastoral de la Carretera de la Conferencia Episcopal Española, y a los catequistas de la Diócesis de Nogales, en México. “Los animo a reavivar en ustedes la gracia del bautismo que nos hace renacer de lo alto y ser hijos de Dios. Con esta consciencia, los invito a mostrar su cariño a sus padres, a través de signos concretos de ternura y afecto, y también con la oración”.

0
0
0
s2smodern

Catequesis del Papa: “La verdadera esclavitud es la de no saber amar”

“Catequesis del Papa: “La verdadera esclavitud es la de no saber amar”

0
0
0
s2smodern