All for Joomla All for Webmasters

“La banda es un espacio muy valioso de evangelización”

Escrito por Eco Catolico el . Publicado en Entrevista

 

 

Ernesto Mora Prado es un joven músico de 23 años, oriundo de San Ignacio de Acosta. Es la persona que escribió los arreglos musicales de las obras que tocó la Banda Municipal de este cantón josefino el pasado 1 de enero en Pasadena, California, en el Desfile de las Rosas. La presentación, en la que Ernesto tocó la tuba, le mereció a la banda todo tipo de elogios por su calidad técnica y capacidad para transmitir la esencia costarricense a través de la música.

Ernesto es seminarista de la Diócesis de Puntarenas, y en esta entrevista explora en clave de fe tanto la experiencia del desfile como la misma existencia de la banda, pues, como él mismo lo explica, se ha convertido en una herramienta de evangelización para los jóvenes de la comunidad. Basta decir que su lema es la frase de san Ignacio de Loyola: “A la mayor gloria de Dios”. Ernesto cursa su quinto año de formación sacerdotal en el Seminario Nacional Nuestra Señora de los Ángeles, que corresponde al primer nivel de Formando Pastores al estilo de Jesús. 

Martín Rodríguez González
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Desde cuándo formas parte de la Banda Municipal de Acosta y cuál es tu función en ella?

Yo ingresé a la agrupación cuando se inició en el año 2005, mi recorrido en ella ha significado mucha perseverancia y esfuerzo, inicié a estudiar trompeta y con el paso de los años fui aprendiendo más y más. En el 2008 con solo trece años dí mis primeros pasos como profesor de la banda, en el 2010 era director de la banda básica de conciertos de la escuela de música. Ya para entonces escribía música y con el tiempo me fui convirtiendo en el arreglista oficial de la Marching Band hasta la actualidad, además desde el 2014 soy tubista de la banda.  

¿Cómo nace en Ernesto la pasión por la música y qué significa en tu vida?

Mi inquietud se ve motivada por mi abuela Carolina Corrales (c.c. Coralia) y gracias a ella inicié mis estudios en la música y con el tiempo la música se convirtió en la que organiza y la que establece parte de mi identidad como persona, se convirtió en mi inspiración y motivación, y cada vez que tocaba una nota musical podía expresar sentimientos muy profundos. Cuando comencé a escribir música podía decirlo todo con tan solo tomar un pentagrama y ponerle notas musicales.

¿Cómo se gestó la participación de la banda en el Desfile de las Rosas en Estados Unidos?

Desde hace ya bastantes años muchas bandas del país habían querido aplicar y ser aceptadas, pero no hubo éxito en ninguna ocasión, incluso recuerdo que se unieron varias bandas (entre ellas la de Acosta) pero no hubo respuesta positiva a la aplicación. Es así como la banda decide hacer su propia aplicación en el 2017 con la asesoría de Marching Band Inc. y ese mismo año recibimos la respuesta más emocionante que ha tenido la Banda de Acosta en toda su historia: íbamos a ser la representación de Latinoamérica junto a Puerto Rico. Fueron muchos años de formación de músicos, de valores, y de disciplina. 

¿En clave de fe qué significa para Ernesto una oportunidad como ésta?, ¿Qué anécdotas o enseñanzas sacas de lo vivido junto a tus compañeros de la banda en esta experiencia?, la respuesta a esta y otras preguntas en la edición impresa de Eco Católico. 

0
0
0
s2smodern

“Necesitamos la oración del Pueblo de Dios por nuestra santificación” 

Escrito por Eco Catolico el . Publicado en Entrevista

  • Pbro. Fernando Muñoz, Vicario  Arquidiocesano para la Vida del Clero

Danny Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El pasado 8 de diciembre, Mons. José Rafael Quirós, Arzobispo Metropolitano, decretó un Año de Oración por la Santificación del Clero, el cual se extenderá hasta el 24 de noviembre de 2019. El padre Fernando Muñoz, Vicario para la Vida del Clero de la Arquidiócesis de San José, habló sobre las razones y la importancia de este decreto.

¿Cómo nació la iniciativa de un Año por la Santificación del Clero?

La idea provino de un laico, el doctor Gustavo Soto, director de Estudios Generales de la Universidad de Costa Rica. Me dijo que ante tanta situación vivida en el clero ¿por qué no hacer una oración o una Hora Santa en toda la Arquidiócesis por la Santificación de los Sacerdotes? Llevé la idea a la Comisión del Clero y en la reunión comenzaron a surgir inquietudes, entonces se pensó en una jornada. Se decidió crear una subcomisión coordinada por el Pbro. Gerardo León, acompañado por laicos. Luego se hizo una propuesta y se presentó a Monseñor Quirós, quien dio el visto bueno para un Año de Oración por la Santificación del Clero.

¿Por qué un Año? 

Se tomó como referencia aquel Año Sacerdotal (19 de junio de 2009 - el 11 de junio de 2010) promulgado por Benedicto XVI. Fue muy bonito pero ¿qué pasó después? Mucha gente se dedicó a resaltar la figura del sacerdote y la realidad de lo que somos en la persona de Jesús, eso está bien, es una dimensión importante, pero en esta ocasión más que resaltar la vida sacerdotal, queremos suplicar a Dios misericordia por los errores que hemos cometido los sacerdotes, por las faltas contra el Pueblo de Dios y pedirle al Pueblo de Dios que nos apoye con su oración.

También es necesario mencionar que el error que cometen algunos no puede llevar a generalizar, el error mío es mío, no puedo decir que todos mis hermanos sacerdotes hacen lo mismo. El punto dos del decreto firmado por Monseñor dice muy bien: “Que la fragilidad es una condición intrínseca a la esencia misma del ser humano y, sin excepción, los sacerdotes necesitan de la oración personal y la de todo el pueblo de Dios”.

¿Qué espera usted que deje este Año?

Espero después de este Año mayor conciencia, primero en los sacerdotes, que necesitamos de la gracia de Dios para salir adelante. Asimismo, mayor conciencia en el pueblo de Dios, pues no es la crítica destructiva o la desautorización lo que nos va a llevar a salir adelante, sino su oración por nuestra santificación. 

¿Qué acciones se toman para celebrar este Año de Oración? 

La Comisión del Clero ha desarrollado un programa en tres áreas: Personal, Vicaría y Clero Arquidiocesano. Esto incluye ejercicios espirituales, jornadas de oración y formación, entre otras actividades. 

Hemos pedido apoyo a la Comisión de Liturgia de la Arquidiócesis de San José que nos ayude con insumos para resaltar momentos importantes del Año Litúrgico, con los cuales podamos brindar un medio, a los fieles y a los sacerdotes, para que las personas oren por los sacerdotes y también nosotros (los sacerdotes) por nosotros mismos.

La idea es que no nos quedemos solo en este Año de Oración por la Santificación del Clero, sino a futuro que tengamos conciencia de la necesidad que tenemos de la gracia de Dios para vivir de la mejor manera nuestro ministerio. 

¿Qué tipo de sacerdote necesita un pueblo como el de Costa Rica en esta época?, ¿Qué tipo de medidas se impulsan desde el Seminario para identificar situaciones que en un futuro podrían dificultar la labor pastoral o incluso causar daño a otros?, Sobre los casos de abuso, ¿hay formas de prevenirlos? ¿Qué hacer como laicos, familiares o amigos cuando un sacerdote presenta conductas no apropiadas, ¿Qué necesidades tienen los sacerdotes en el plano afectivo, emocional, de descanso…? La respuesta a estas y otras preguntas en la edición impresa de Eco Católico. 

 

0
0
0
s2smodern

"Un país con más paz empieza en la familia”

Escrito por Eco Catolico el . Publicado en Entrevista

  • Max Alberto Loría Ramírez, ex viceministro de paz

La violencia en nuestro país crece y es una realidad incontestable, sin embargo, para hacerle frente no basta la represión, es necesario que desde la familia se empujen con más fuerza los valores democráticos y la convivencia. 

“Hay que enfrentar con más determinación la violencia en la familia, que solo desgracias tiene en el presente y en el futuro del país”, defiende el politólogo de la Universidad de Costa Rica y consultor en temas relacionados con seguridad ciudadana y prevención de la violencia Max Loría Ramírez, quien además fue viceministro de paz en la administración Chinchilla Miranda (2010-2014).

Laura Ávila Chacón
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La ola de violencia que sufre nuestro  país, ¿es consecuente con la imagen de nación pacífica que se proyecta de Costa Rica?

En realidad tenemos mucho que mejorar. La violencia crece y eso es una realidad incontestable. Es cierto que nuestras cifras de homicidios, por ejemplo, son bastante mejores que las del resto de la región, pero no corresponden a la sociedad que teníamos y menos a la que aspiramos.

Nuestra paz y nuestra tradición democrática deben tener la capacidad de superar este problema siempre en el marco de nuestra historia de convivencia y tolerancia.  El ejemplo de paz al mundo sigue ahí: La abolición del ejército, el Premio Nobel de la Paz, el Tratado Mundial contra la Armas, etc. son todos importantes aportes de nuestro país a la humanidad entera. Eso se enseña en muchos países como ejemplo a seguir.

¿Son el narcotráfico y la delincuencia las únicas fuentes de violencia en nuestra sociedad o hay otras causas tal vez menos visibles? ¿Cuáles serían?

Sin duda el narcotráfico viene a dinamizar la crisis de seguridad del país. La hace más letal y más peligrosa. Pero hay otras variables como el deterioro de los valores familiares y democráticos, las crecientes cantidades de hogares monoparentales, el alto desempleo especialmente de jóvenes, la cada vez menor cohesión social, la falta de respeto a las autoridades y a las personas, la incapacidad para resolver conflictos en paz, la proliferación de armas de armas y otras, son también causas importantes a las que debemos poner atención.

La violencia intrafamiliar y la violencia en carretera, ¿tienen alguna relación entre sí como parte de una descomposición social generalizada?

En realidad son dos temas diferentes que requieren de políticas públicas también diferentes. Pero sí parece haber un clima general de intolerancia, de mucho “stress”. Es posible que estemos cada vez en una sociedad que se muestra incapaz de resolver los conflictos de manera pacífica, y eso tenemos que enfrentarlo con prontitud.

La violencia simbólica presente en juegos, redes sociales y hasta en publicidad, ¿forman parte de los factores que tornan más violenta nuestra sociedad?

Sí, eso es parte de una Cultura de Violencia que se quiere imponer en esta sociedad. Este es un problema integral que tiene muchas aristas, y esta parte simbólica es una de ellas. La respuesta debe ser siempre educar, siempre enseñar, y aprender también a convivir en paz con algunos de estos temas que no necesariamente tienen que llevarnos por ese camino de violencia y odio. El desarrollo de las tecnologías y las nuevas formas de comunicación tienen que ser una cosa buena en nuestra sociedad.

¿Nos estamos acostumbrando a la violencia al punto de ver imágenes violentas y no perturbarnos? ¿Qué tan grave es ello para la construcción de una cultura de paz?

Puede ser que sí. Cada situación de violencia, cada delito y sobre todo cada homicidio (por poner en juego la misma vida humana) deben llamarnos la atención y debe ser denunciado. Pero sobre todo nos debe movilizar a profundizar las políticas públicas que requerimos para mejorar.  No debemos perder el optimismo, la esperanza y la fe.

¿Qué papel tienen los medios de comunicación en el aumento de violencia en nuestra sociedad?

Prefiero pensar en el papel que pueden tener en la solución. Pueden jugar un rol muy importante siendo responsables en la comunicación de cada suceso, en la promoción de la Cultura de Paz y Tolerancia, en la denuncia de los problemas y las causas y en la misma propuesta de soluciones. 

¿Qué podemos hacer en la práctica para construir nuevas relaciones basadas en una cultura de paz?

Hay que promover la tolerancia y retomar el respeto en cada una de nuestras interacciones con las demás personas. Eso debemos enseñarlo con el ejemplo y practicarlo en cada una de las facetas de nuestras vidas. Podemos también enseñar y mostrar buenos ejemplos, siempre con respeto y aceptando que de todos depende construir la Cultura de Paz.

¿Qué lugar tienen la familia, la Iglesia y la escuela en la consolidación de una cultura de paz?

La construcción de un país con más paz empieza en la familia. Tenemos que empujar con mucha más fuerza los valores democráticos y la convivencia. Hay que enfrentar con más determinación la violencia en la familia, que solo desgracias tiene en el presente y en el futuro del país. Retomar el apoyo que se tenía al tema de cuido de los niños y que ha ciertamente venido a menos. El apoyo que el Estado pueda dar a muchas mujeres que están solas liderando sus familias es fundamental. Hay que ayudar a supervisar lo que hacen los jóvenes y adolescentes, eso es parte crucial de la solución y muchos actores pueden ayudar.

La escuela, por supuesto la Iglesia y el Estado son también muy importantes.

A propósito del mensaje del Papa para la Jornada Mundial de la Paz del 2019, ¿cómo la buena política debe de estar al servicio de la paz?

La política debe construir la paz. Si estamos de acuerdo en convivir en este hermoso país es porque aceptamos que podemos vivir en paz.

La política debe retomar la confianza, mostrar mejores ejemplos y enfrentar también los problemas y retos que tiene el país. Por ejemplo, si sabemos que las armas de fuego afectan la dinámica de la violencia, los políticos deberían mostrar acuerdos para que el país tenga menos armas. Eso es por supuesto difícil (y así debe ser), pero a Costa Rica la hemos construido siempre con un liderazgo que entiende que los acuerdos son la única forma para resolver los problemas.

¿Conserva la esperanza a pesar de todo? ¿Es posible recuperar la paz que hemos perdido los costarricenses?

Claro que es posible. Otros países lo han hecho y Costa Rica lo ha podido hacer también.  No vamos nunca a perder la esperanza, el optimismo y la fe. Con la ayuda de Dios y el fuerte compromiso de cada uno, estoy muy seguro que podemos retomar el camino de paz y democracia. En Cultura de Paz somos un ejemplo para el mundo, una luz que muestra un camino, no podemos dejar de serlo. 

 

0
0
0
s2smodern

“Un buen católico no puede prescindir del culto a María”

Escrito por Super User el . Publicado en Entrevista

Con Mons. Vittorino Girardi, obispo emérito de Tilarán-Liberia, repasamos la evolución del culto a María, sus expresiones y la fiesta tan propia del costarricense cada dos de agosto, dedicada a la Madre de Dios.   

Ma. Estela Monterrosa S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Cuándo inició la devoción a la Virgen María?

En lo que se refiere a manifestaciones de culto exterior es difícil establecer una fecha. En la comunidad reflejada en los textos del Nuevo Testamento vemos una gran admiración a la Madre de Dios, basta pensar en el “Magnificat”, no podría decir que era culto, pero sí amor y admiración a María. Al encontrarnos esta expresión tan bella: “Todas las generaciones me llamarán Bienaventurada”. En otro Evangelio, el texto: “Hijo aquí tienes a tu madre y él la recibió en su casa”. Bastan esos textos para explicar un creciente amor y admiración a María.

Hay vacíos que se han intentado llenar con los Evangelios apócrifos, como la narración de cómo María fue asunta a los cielos, es una leyenda, pero expresa este amor de la Iglesia desde muy pronto a María. Poco a poco ese amor se hizo culto. Impresiona mucho que los Padres de la Iglesia como San Justino, a inicios del siglo II, hablaba de María como la nueva Eva. San Ignacio de Antioquía, San Irineo… Estos autores reflejan la atención y culto del pueblo a hacia María. Se han encontrado grafitos muy antiguos en Nazaret y Palestina con el saludo del ángel a María, eso manifiesta que las personas visitaban los lugares santos no solo por Jesús, sino también por María.

¿Cómo se ha manifestado y cómo ha variado el culto a María a través de los siglos?

El culto a María en el siglo V ya estaba desarrollado, basta pensar en esta escena: En el Concilio de Éfeso en el siglo V se proclamó el dogma “María es la toda Santa Madre de Dios” y se narra que el pueblo llevó en triunfo con antorchas a los obispos que habían aprobado el dogma. En los siglos IV y V ya aparece el culto a los padres de María, Joaquín y Ana. Esto manifiesta aún más el culto a María hasta de carácter litúrgico. Las manifestaciones van distinguiéndose. Primero con las oraciones “Bajo tu amparo” y el “Salve”. El culto de las imágenes no es tan inmediato después de fundado el cristianismo, pero empiezan a aparecer imágenes de María representada como una estrella. Más adelante se dan las imágenes de posibles manifestaciones marianas como la Virgen de Guadalupe, cuyo origen parece sobrenatural, igual que la Virgen de los Ángeles de Costa Rica y otras. La Iglesia acepta el culto, aunque no se pronuncie sobre el origen. Otras manifestaciones son las apariciones de la Virgen con mensajes como la Virgen de Lourdes (S. XVII), la de Fátima (S. XX) y la de Banneux o Virgen de los Pobres en Bélgica. Los mensajes de María confirman el mensaje evangélico e insisten en algún aspecto según el tiempo de la aparición. Otra manifestación es la Virgen de Siracusa, sus lágrimas son condescendencia divina. María se adapta a lo que el pueblo puede acoger. También tenemos templos dedicados a ella como Santa María La Mayor, en Roma, que data del siglo V.

¿Podría explicarnos la diferencia entre el culto de adoración a Dios y el culto a María?

El Catecismo distingue tres tipos de culto. El primero, llamado “latría”, adoración, es exclusivo a Dios, reconocido como creador, fuente de todo y fuente de la redención, le compete todo honor y toda gloria. También está otro culto llamado “dulía” se reconoce cierta atención a los amigos de Dios. Y la “hiperdulía” que es el culto a María, primera discípula, es una veneración más atenta. Un buen católico no puede prescindir del culto a María. La gente que va a Cartago reza, se confiesa y participa en la Misa, todo eso es culto a Jesús. María es camino que nos lleva a Jesús, como ha sido el camino con que Jesús vino a nosotros.

¿Se puede hablar de culto a las imágenes de la Virgen?

Cuando yo veo una foto ya medio gastada de mi mamá y me brota darle un beso ni pienso en el papel, pienso en mi madre. Vamos a Cartago no pensando en la estatuilla, aunque la llamemos “La Negrita”, pensamos en la mamá. Cuando veo un crucifijo no pienso en la madera, sino en Jesús. A través de la imagen veo a la persona. Cuando leemos Éxodo 20, 4 que dice “No te harás ninguna escultura y ninguna imagen de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o debajo de la tierra, en las aguas”, hay que leerlo en el contexto. Se refiere a imágenes que podrían alejar al pueblo del único Dios, cuando hay riesgo de idolatría. Es muy fino el hilo entre superstición y religión. Pero Costa Rica es un pueblo muy culto. Nunca he visto ese riesgo en todos mis años de sacerdote. ¿Podemos pedir su intercesión? Ella se presentó en la Biblia como la que intercede ¿por qué no podríamos?

¿Por qué los católicos tenemos imágenes de Jesús, María y los santos?

En un comienzo no se hacían imágenes de lo sobrenatural porque muchos cristianos venían del judaísmo. Se empezó a representar a Jesús buen pastor que se ponía sobre los sarcófagos. Una prueba de que no se dio rápidamente es que cuando se empezó a representar a Jesús crucificado yo no se daba la pena de muerte por crucifixión y eso se evidencia en que representan a Jesús con clavos en las manos, los artistas y artesanos nunca habían visto una crucifixión, sino sabrían que los clavos se ponían en las muñecas. En Oriente se empezó a representar a María; tenían atención al tipo de imágenes y apuntaban a la imagen como una oración. Tenemos culto a la imagen, pero no es directamente a la pintura o escultura, es a lo que representan.

A la luz de la doctrina, ¿cómo valora la devoción de los ticos hacia la Virgen de los Ángeles?

Como misionero, habiendo estado en varias naciones, la devoción de Costa Rica hacia la Virgen de los Ángeles es bella y es bello también que se sienta orgullo de ello, pero no es extraordinario con respecto a otras naciones. Es maravilloso, constituye una descripción de lo que es el costarricense, hace parte de nuestra idiosincrasia. A este respecto hay un aporte de la Evangelii gaudium que nos dice que a través de la religiosidad popular el pueblo se evangeliza. El pueblo no es solamente destinatario de la evangelización sino actor. Algo bello y nuevo en el magisterio de la Iglesia. La evangelización del 2 de agosto no es llevada por los agentes de pastoral, (sacerdotes, diáconos, religiosos o catequistas) es el pueblo el que pide, que se vuelve agente de evangelización y pide la presencia de la jerarquía de la Iglesia. 

 

Mons. Vittorino Girardi
Obispo emérito de Tilarán-Liberia

 

0
0
0
s2smodern