Artículos

El Papa en Egipto: un riesgo evangélico

Escrito por Eco Catolico on . Posted in Actualidad

 

El Papa en Egipto: un riesgo evangélico

 

Laura Ávila Chacón

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

El Papa Francisco recorre Egipto del 28 al 29 de este mes. El primer y último pontífice que visitó esa nación fue Juan Pablo II, en el año 2000, con motivo de un peregrinaje jubilar al monte Sinaí.

A pesar de los últimos atentados acaecidos en esa nación el domingo de Ramos en el que murireron 44 personas y más de 100 resultaron heridas, Su Santidad siguió adelante en su viaje, que ha captado la atención mediática, por ser considerado un riesgo evangélico. 

La visita de Francisco está marcada por su mensaje a favor del diálogo entre religiones, pero también por una intención ecuménica, en lo referente a las relaciones con la Iglesia ortodoxa copta y con su líder Teodoro II.

Su objetivo principal aborda tres dimensiones, la primera de ellas es la pastoral con el foco puesto en la pequeña comunidad católica egipcia, la segunda incluye la dimensión ecuménica centrada en el diálogo con la Iglesia Copta Ortodoxa; y la última es la dimensión interreligiosa con el objetivo de potenciar la comprensión entre cristianos y musulmanes. 

 

Ecumenismo de la sangre

Para el sacerdote Jafet Peytrequín, especialista en diálogo interreligioso, la visita del Pontífice a Egipto tiene mucho significado.

“El Papa, me parece, no va como líder de la Iglesia Católica, sino como un cristiano a dar consuelo a otros cristianos. Su visita puede generar más violencia, pero es un riesgo evangélico”, dijo.

El Pbro. Peytrequín explicó además que Su Santidad ha insistido en lo que llama “ecumenismo de la sangre”, que ha tenido muchas críticas, y que explica diciendo: “cuando los terroristas o las potencias mundiales persiguen a las minorías cristianas o a los cristianos no preguntan: ‘¿eres luterano? ¿eres ortodoxo? ¿eres católico? ¿eres reformado? ¿eres pentecostal?. El enemigo, ha asegurado el Papa, no se equivoca, sabe reconocer dónde está Jesús. “Ellos reconocen solo uno: el cristiano”.  Es decir, si hasta los enemigos nos ven como Uno para matarnos, con mucho más razón nosotros deberíamos buscar la unidad”.

Para el analista político Sergio Araya la presencia del Papa Francisco supone una demostración de amor hacia la comunidad cristiana que “vive en medio de la persecución y de la tensión permanente refuerza su papel de Pastor de la Grey y expresa un símbolo de solidaridad con los cristianos en general”.

Cree además que la visita puede contribuir al fomento de un efectivo diálogo interreligioso “que permita continuar en el proceso de construcción de una sociedad más tolerante e inclusiva donde la supremacía de la dignidad de la persona impere como criterio fundamental de convivencia. Además muestra a un Papa valiente que no antepone su propia seguridad al cumplimiento de su misión, la cual se puede sintetizar en la promoción de la paz”.

 

Misión de paz

Para Monseñor Angelo Becciu, sustituto de la Secretaría de Estado, los últimos atentados en esa nación  “provocan perturbación y gran sufrimiento”, pero no pueden impedir el desarrollo de la misión de paz del Papa.

Consideró como “evidente” que los ataques buscan afectar el diálogo y la paz, además de ser un “mensaje indirecto” a quien gobierna el país, contra la minoría de cristianos que, de alguna manera, en los últimos tiempos ha alcanzado mayor libertad.

Precisó que el diálogo es también un modo de aislar a los fundamentalistas y recordó que, desde la aparición del Estado Islámico, el Papa quiso distinguir los actos de terrorismo cometidos por fanáticos exaltados.

“Siempre se negó a asociar al Islam como tal con el terrorismo. Terroristas podrán ser algunos islámicos desviados, pero no la religión. Y esto le ganó el reconocimiento de los musulmanes, por la honestidad de sus posiciones”, apuntó.

 

Agenda ecuménica

El Papa llega al aeropuerto internacional de El Cairo por la tarde del 28 de abril inmediatamente se traslada al Palacio Presidencial de Heliopolis donde se reúne en privado con el presidente de la República, Abdelfatah Al Sisi y con el gran imán de Al-Azhar, Ahmed Al Tajib.

En ese mismo lugar, toma la palabra en una conferencia internacional de paz. Luego se reúne con el líder de los cristianos coptos, Tawadros II. Al día siguiente celebra una misa y sostendrá un encuentro con el clero en Egipto, antes de regresar a Roma.

Francisco realiza celebraciones litúrgicas en diferentes santuarios en el camino a El Cairo  así como la visita a hospitales y albergues se espera además, que 3.000 jóvenes de todo Egipto peregrinen para participar de su visita.

Cárcel para el que abandone viejitos

Escrito por Eco Catolico on . Posted in Actualidad

 

Cárcel para el que abandone viejitos

 

Diciembre es crítico para los adultos mayores, pues familiares los internan con datos falsos en los hospitales del país.


Laura Ávila Chacón

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  

Una propuesta gestada desde la Asamblea Legislativa pretende que se castigue a quienes abandonen a las personas mayores de 65 años en nuestro país.

El parlamentario Fabricio Alvarado  de la Fracción de Restauración Nacional fue quien presentó la iniciativa, que posee el expediente 19.438. 

El proyecto pretende la adición de un artículo 142 bis al Código Penal, en la sección VII, titulada “Abandono de personas”, con la finalidad de establecer como delito el abandono de adultos mayores.  

Dicha reforma sancionaría tanto el desamparo físico como el psicológico, bajo dos supuestos de abandono: abandono del adulto mayor a su suerte y abandono en un centro médico, sanitario y hospitalario. 

En ambos casos la pena sería de 1 a 3 años de prisión, pero establece dos tipo de agravantes: prisión de 3 a 6 años, cuando lo comete un hijo del adulto mayor, y prisión de 6 a 10 años si como consecuencia del abandono se diera la muerte del adulto mayor.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) en Costa Rica la población adulta mayor asciende a 635.893 personas, de los cuales 195.094 se encuentran entre los 60 y 64 años. Un total de 248.125 están entre 65 y 74 y 192.674 tiene 75 años o más. En términos generales, es posible indicar que en nuestro país un 15% de la población es adulta mayor.

 

Hogar libre de abusos y violencia 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido el maltrato de ancianos como “todo acto aislado o reiterado, o la omisión de una intervención adecuada, en el contexto de una relación en la que existen expectativas de confianza, y que causa perjuicio o angustia a una persona de edad avanzada (...) Puede adoptar muchas formas: maltrato físico, psicológico y sexual, explotación económica, abandono pasivo y autoabandono, abuso de medicamentos, abandono activo, castigo por culpas ajenas y marginación de las personas mayores en las instituciones o en las políticas sociales y económica”

Según datos del INEC el 87,5% de nuestra población adulta mayor vive acompañada.  De manera que por una relación meramente matemática, es probable establecer que una persona en estas condiciones, en términos generales, tiene quien vele por ellos.

La situación ideal sería que quienes acompañan a estas personas en su diario vivir, tengan la disposición para brindarles un hogar libre de abusos y violencia, consigna el proyecto de ley.

Pero la situación es otra, según explica el diputado Alvarado: “Es común escuchar casos en los que las personas adultas mayores son abandonadas por su familiar.  Es decir, se sabe que un segmento considerable de las víctimas de abandono vive con otras personas, en su mayoría hijos, hijas, cónyuges, nietos y nietas, o al menos tiene relación con algún pariente, mientras que la minoría vive completamente sola”.

Para el 2003, la vulnerabilidad de esta población, según datos del Hospital de Geriatría y Gerontología Dr. Raúl Blanco Cervantes, indica que 3 de cada 10 adultos adultos mayores presenta factores de riesgo de agresión, negligencia o abandono y la población más vulnerable se encuentra entre los 75 y 85 años esto se debe a una disminución de su nivel de autoridad y de sus redes afectivas.  

A pesar de que existe en materia legal normativas para este sector poblacional que contempla sanciones penales contra aquellas conductas que atenten contra los adultos mayores, ninguna sanciona el abandono. 

Ante esta razón, el proyecto pretende crear leyes más severas “ya que aunque existen cuerpos legales que regulen aspectos relacionados con los adultos mayores, la severidad de las sanciones establecidas por hechos que atenten contra ellos, está muy ausente del ordenamientos jurídico”.

Respecto de las denuncias recibidas, el Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología Dr. Raúl Blanco Cervantes, reporta estar recibiendo hasta cuatro denuncias diarias por maltrato o abandono de adultos mayores.

Este dato es preocupante, toda vez que son casos que se reciben directamente en el hospital, de manera que no refleja las denuncias que se presentan en otras instancias.

 

Abandonados para las fiestas de fin de año

La Dirección Ejecutiva del Consejo Nacional de la Persona Adulta Mayor (Conapam), contabilizó al mes de diciembre del 2014, 150 personas adultas mayores abandonadas en los centros hospitalarios, más 30 personas reubicadas en albergues y casas de sus familiares, sin contar los 50 o 60 adultos mayores que son internados por sus familiares en los hospitales en promedio para las fiestas de fin de año.

Según la Asociación Gerontológica Costarricense, la situación de abandono se presenta durante todo el año; pero efectivamente aumenta durante el mes de diciembre, por ser un período festivo en el que las personas adultas mayores abandonadas, no participan de las costumbres y ritos propios de la época; debido a que sus familiares no les visitan ni los involucran en las actividades festivas, o bien, buscan institucionalizarles.

El abandono se caracteriza por su internamiento en los hospitales con nombres y direcciones falsas y muchos de ellos se encuentran muy enfermos física y mentalmente.  No obstante, luego de superar la crisis que se usó para que fueran internados, las familias no se hacen responsables y los dejan en los hospitales.

Esta situación es común escucharla de los profesionales y trabajadores del área de la salud, en la que los parientes de una persona adulta mayor, prefieren valerse de una serie de estrategias, con tal dejar en abandono al pariente en estas circunstancias.  Lo hacen en un hospital a sabiendas que el anciano será atendido y, probablemente, luego reubicado, con lo cual se libran de su cuido y atención.

Dolor y vergüenza

Escrito por Eco Catolico on . Posted in Actualidad

 

Dolor y vergüenza 

 

El Santo Padre Francisco al concluir el Vía Crucis del Viernes santo, recitó la oración que publicamos a continuación:

 

Oh Cristo dejado solo y traicionado hasta por los tuyos y vendido a bajo precio.

Oh Cristo juzgado por los pecadores y entregado por los jefes.

Oh Cristo lacerado en la carne, coronado de espinas y vestido de púrpura.

Oh Cristo abofeteado y atrozmente clavado.

Oh Cristo atravesado por la lanza que ha lacerado tu corazón, oh Cristo muerto y sepultado, tú que eres el Dios de la vida y de la existencia.

Oh Cristo nuestro único salvador, volvemos a ti también este año con los ojos bajos por la vergüenza y con el corazón lleno de esperanza:

De vergüenza por todas las imágenes de devastación, de destrucción y de naufragio que se volvieron comunes en nuestra vida; vergüenza por la sangre inocente que cotidianamente es derramado por mujeres, niños, inmigrantes y personas perseguidas por el color de su piel o por su apariencia étnica y social y por su fe en ti; vergüenza por todas las veces que, como Judas y Pedro, te hemos vendido y traicionado, y dejado morir solo por nuestros pecados, escapando como cobardes de nuestra responsabilidad; vergüenza por nuestro silencio delante de las injusticias; por nuestras manos perezosas para dar y ávidas para quitar y conquistar; por nuestra voz estridente para defender nuestros intereses y tímida al hablar de aquellos de los otros; por nuestros pies veloces en el camino del mal y paralizados en los del bien.

Vergüenza por todas las veces que nosotros los obispos, sacerdotes, consagrados y consagradas hemos escandalizado y herido tu cuerpo, la Iglesia; y nos hemos olvidado de nuestro primer amor, nuestro primer entusiasmo y nuestra total disponibilidad, dejando oxidar nuestro corazón y nuestra consagración.

Tanta vergüenza Señor, pero nuestro corazón tiene nostalgia también de la esperanza confiada de que tu no nos trates según nuestros méritos sino únicamente de acuerdo con la abundancia de tu misericordia; que nuestras traiciones no vuelvan menor la inmensidad de tu amor; que tu corazón, materno y paterno, no se olvida a pesar de la dureza de nuestras entrañas.

La esperanza segura de que nuestros nombres están grabados en tu corazón y que estamos colocados en la pupila de tus ojos; la esperanza que tu cruz transforme nuestros corazones endurecidos en corazones capaces de soñar, de perdonar y de amar; transforma esta noche tenebrosa de tu cruz en el alba fulgurante de tu Resurrección; la esperanza es que tu fidelidad no se apoya en la nuestra; la esperanza de que las hileras de hombres y mujeres fieles a tu cruz sigue y seguirá viviendo fiel como la levadura que da sabor y como la luz que abre nuevos horizontes en el cuerpo de nuestra humanidad herida; la esperanza de que tu Iglesia buscará ser la voz que grita en el desierto de la humanidad para preparar el camino de tu retorno triunfal, cuando vendrás a juzgar a los vivos y a los muertos; ¡la esperanza que el bien vencerá a pesar de su aparente derrota!

Oh Señor Jesús, Hijo de Dios, víctima inocente de nuestro rescate, delante a tu estandarte real, a tu misterio de muerte y de gloria, delante a tu patíbulo, nos arrodillamos, avergonzados y llenos de esperanza, y te pedimos lavarnos en con tu sangre y agua que salieron de tu corazón lacerado; perdonar nuestros pecados y nuestras culpas; te pedimos acordarte de nuestros hermanos arrasados por la violencia, la indiferencia y la guerra; te pedimos quebrar las cadenas que nos tienen presos en nuestro egoísmo, en nuestra ceguera voluntaria y en la vanidad de nuestros cálculos mundanos.

Oh Cristo, te pedimos enseñarnos a no avergonzarnos nunca de tu cruz, a no instrumentalizarla, pero honrarla y adorarla, porque con esa tú nos has manifestado la monstruosidad de nuestros pecados, la grandeza de tu amor, la injusticia de nuestros juicios y la potencia de tu misericordia. Amén.

“Todos debemos identificarnos con Jesús”

Escrito por Eco Catolico on . Posted in Actualidad

 

“Todos debemos identificarnos con Jesús”

 

Laura Ávila Chacón

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Este año la interpretación de Jesús de Nazareth en la Parroquia de San Joaquín de Flores -Diócesis de Alajuela- para la Semana Santa recaerá en el joven Víctor Muñoz Quesada, de 29 años, quien trabaja como cajero en Materiales San Miguel.

En entrevista con el Eco Católico, dijo sentirse orgulloso y tranquilo de su papel, el cual está dedicado a sus padres, familiares, amigos y esposa. 

“El motivo mayor de esta interpretación es una promesa dedicada a mis padres, el año pasado tenían que operarlos, y yo se lo ofrecí a Jesús”, dijo.

Muñoz es originario de San Joaquín de Flores y comenta que su vida está dedicada a sus padres y a su esposa, Melissa Vargas, a quien en un principio le costó asimilar que personificara a Jesús.

“Le costó, pero somos parte de la Iglesia y ello nos ha acercado a Jesús Sacramentado mucho más que antes”, agregó.

Víctor, de 1.87 metros representará por primera vez a Jesús y recuerda cuando le dieron a conocer la noticia con una gran sonrisa.

“Llené, como todos, una hoja con mis datos, sentí nervios, pero a la vez algo bonito, a uno le cambia la mentalidad, es inexplicable el sentimiento, las cosas ya no se ven grises sino de colores”.

Durante la representación, Víctor vivirá en carne propia los momentos más importantes de Jesucristo, entre ellos el cargar una pesada cruz, para lo cual se preparó física, pero principalmente de modo espiritual.

Los golpes, asegura, van dentro de la preparación: “No importa el dolor de los azotes, todos tenemos una cruz que lleva diversos nombres, el primero es el mío, luego el de mi familia, amigos, porque sino va el mío no puedo ayudar a los demás”.

Encarnar su personaje le llevó mucho estudio y dedicación. “Todos como seres humanos debemos identificarnos con Jesús, esa es la meta, pues sino nos identificamos en nada, estamos mal, el Señor es el camino y la vida, su misericordia debe estar presente en la vida”, dijo.

Aseguró además que esta personificación de Jesucristo le ha cambiado su vida: “Me he acercado a Jesús Sacramentado, asistó más a las Horas Santas, pero la parte más fuerte es acercarme a Jesús, a través de la oración individual, esa parte creció mucho”.

Su preparación en la actuación como Jesús, inició a mediados de febrero y estuvo a cargo del actor profesional católico Wilson Ulate. Consistió en una primera etapa de dos semanas de talleres, uno de ellos fue de actuación y la otra en el carácter espiritual.  

“Muchas personas me han enviado por diversas formas la interpretación de Jesús en la Pasión, así como canciones para que me ayude a prepararme”, concluyó, invitando a participar de las celebraciones en San Joaquín.

Los sucesos del Viernes Santo…

Escrito por Eco Catolico on . Posted in Actualidad

 

Los sucesos del Viernes Santo…

 

María Estela Monterrosa S.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

A Jesús le causaron tantas heridas en las horas previas a su muerte, que los médicos de hoy afirman que debió sufrir un gran dolor, enorme e incalificable sufrimiento.

El médico Rubén Darío Camargo R., de Barranquilla, Colombia, se refirió a las costumbres relacionadas con la crucifixión en su artículo “Fisiopatología de la muerte de Jesucristo” del año 2003:

“Los relatos bíblicos de la crucifixión descritos a través de los Evangelios y documentación científica al respecto, describen que padeció y sufrió el más cruel de los castigos. El más inhumano y despiadado de los tratos que puede recibir un ser humano”, indica.

El galeno destaca los descubrimientos arqueológicos relacionados con las prácticas romanas de la crucifixión.

Sobre la flagelación, explica que era un preliminar legal para toda ejecución romana. A la víctima le desnudaban la parte superior del cuerpo, lo sujetaban a un pilar poco elevado, con la espalda encorvada, de modo que al descargar sobre esta los golpes, no perdieran fuerza.

El instrumento usual era un azote corto (flagrum o flagellum) con varias cuerdas o correas de cuero, a las cuales se ataban pequeñas bolas de hierro o trocitos de huesos de ovejas a varios intervalos.

Pasado este suplicio, se obligó a Jesús, como era la costumbre, a cargar la cruz; desde el poste de flagelación al lugar de la crucifixión. La cruz pesaba más de 300 libras (136 kilos) sólo llevó el patíbulo que pesaba entre 75 y 125 libras. Fue colocado sobre su nuca y se balanceaba sobre sus dos hombros.

Según Camargo, con los brazos extendidos, pero no tensos, las muñecas eran clavadas en el patíbulo. De esta forma, los clavos de un centímetro de diámetro en su cabeza y de 13 a 18 centímetros de largo, eran probablemente puestos entre el radio y los metacarpianos, o entre las dos hileras de huesos carpíanos, ya sea cerca o a través del fuerte flexor retinaculum y los varios ligamentos intercarpales. En estos lugares aseguraban el cuerpo.

El colocar los clavos en las manos hacia que se desgarraran fácilmente puesto que no tenían un soporte óseo importante.

Explica también que los pies eran fijados al frente del estípete por medio de un clavo de hierro, clavado a través del primero o segundo espacio intermetatarsiano. El nervio profundo peroneo y ramificaciones de los nervios medianos y laterales de la planta del pie fueron heridos.

 

Heridas no letales provocaron larga agonía

El forense José Antonio Lorente analizó para el Magazine de El Mundo, las agresiones recibidas durante las últimas ocho horas de la vida de Cristo, muestra que le causaron un sufrimiento indescriptible y que tenían un propósito criminal. Su análisis también fue publicado por Aciprensa.

Entre los muchos datos que ofrece Lorente indica: “Comenzamos constatando que no se han descrito lesiones mortales, o sea, aquéllas que por afectar a un órgano o función vital, son causa inmediata y fundamental de muerte. Todo ello nos lleva a considerar la muerte de Jesús de Nazaret como el resultado de un largo proceso agónico”.

El médico describe así las heridas que debió dejar la corona de espinas: “Las heridas son profundas, afectando a toda la galea capitis (cuero cabelludo) y llegando hasta la tabla externa de los huesos mencionados”.

Sobre las heridas causadas por la flagelación el examen forense dice: “Por la violencia de los golpes y/o por la reiteración de los mismos en ciertas zonas, se han producido soluciones de continuidad, apareciendo heridas contusas longitudinales, erosiones (arañazos superficiales) y excoriaciones (arañazos profundos, donde aparece sangre). En algunos puntos del cuerpo las heridas contusas son especialmente profundas, produciendo un gran desgarramiento muscular y también hemorragias profusas”. 

 

Las huellas de la Cruz

“En ambas extremidades superiores, casi a la altura de las manos, en la zona carpiana, se aprecia una herida punzante transfixiante (que atraviesa), con bordes contusos y signos de desgarramiento por haber soportado gran peso, probablemente el del cuerpo (...) En las extremidades inferiores se aprecia, en ambos pies, una herida punzante transfixiante de bordes contusos”.

“En el examen interno (podemos deducir) se apreciarían signos propios de una hipoxia-anoxia, hemorragia masiva, shock hipovolémico, con palidez de mucosas y de órganos internos como los pulmones, el hígado y los riñones. Además, se encuentra una cantidad muy limitada de sangre en cavidades cardiacas y en los grandes vasos arteriovenosos. Existirían signos de asfixia en cerebro y pulmones, todo ello compatible con una agonía prolongada”. 

Tras exponer muchas otras consideraciones, el doctor José Antonio Lorente Acosta, especialista en Medicina Legal y Forense y profesor titular de Medicina Legal de la Universidad de Granada, llega a las siguientes conclusiones:

“Causa inmediata de la muerte: hipoxia-anoxia (hipoxia es disminución de la concentración de oxígeno en la sangre, y anoxia es la ausencia total de oxígeno en la misma) cerebral consecuencia de hipovolemia (disminución del volumen de sangre) post-hemorrágica, de insuficiencia respiratoria mecánica (incapacidad para respirar adecuadamente por falta de movilidad) por graves lesiones en músculos intercostales, y de insuficiencia cardiaca.

 

 

Causa fundamental de la muerte: múltiples heridas inciso-contusas, equimosis, erosiones, excoriaciones y hematomas en la parte anterior y posterior del tronco”.