All for Joomla All for Webmasters

“El gran fruto de la JMJ será el encuentro con Jesús”

Escrito por Eco Católico el . Publicado en Entrevista

  • La gran cita de la juventud católica mundial, del 22 al 27 de enero, 2019

Monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, Arzobispo de Panamá, es el rostro siempre sonriente detrás del complejo proceso de preparación de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que tendrá lugar en ese país del 22 al 27 de enero próximo con presencia del Papa Francisco y más de un millón de jóvenes de prácticamente todos los países del mundo. 

Recientemente, Monseñor Ulloa estuvo en nuestro país para poner a los pies de La Virgen de los Ángeles los frutos de este encuentro, el más grande de la juventud católica del mundo. 

Sofía Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

¿Se sorprendió de la selección del Santo Padre por su país?

Sí nos sorprendió porque tuvimos que trabajarlo mucho, pero también teníamos la esperanza porque hubo una organización que lo pensó, no desde Panamá sino desde la región centroamericana y con el apoyo de todos los obispos de Centroamérica, reiteradamente le enviamos cartas al Santo Padre, sosteníamos entre todos la importancia de Centroamérica y él siempre pensando en esa región Caribe, Venezuela, Cuba, Latinoamérica… y yo creo que ese fue uno de los momentos de discernimiento que el Papa ha tenido. Después cuando ya nos eligió, nos decía que lo hizo para poder darle la oportunidad a muchos jóvenes de estas regiones que es impensable pudieran tener la posibilidad de tener un evento como la JMJ. Él veía el rostro de estos jóvenes que se ven obligados a emigrar, que son víctima de la trata de personas y narcotraficantes, y desde esa realidad yo creo que fue uno de los elementos más contundentes que tuvo para elegirnos. También tenemos que decirlo, por la posición geográfica de Panamá, como centro y unidad de todo el continente.

¿Qué significa la JMJ para la Iglesia panameña?

Significa esperanza, porque estamos convencidos que ese deseo de cambio de nuestra Iglesia en esta región solo podrá venir de la mano de los jóvenes.

¿Qué caracteriza la fe de Panamá?

Un gran compromiso de los bautizados, desde hace muchos años hay un slogan que ha marcado la vida nuestra: “Cristiano, la Iglesia eres tú”, desde esa perspectiva fue que en aquel momento nos embarcamos en esta aventura porque sabemos que, al final, sobre el peso de los laicos está toda esta organización y ellos lo han asumido con mucha responsabilidad.

¿Por qué quiso encomendar la JMJ a la Virgen de los Ángeles?

Porque estoy convencido de que todos nosotros, los hijos de María, se lo encomendamos todo a ella, ella siempre nos da respuesta, especialmente queremos encomendar esta organización y los frutos de la Jornada a Nuestra Señora de los Ángeles, también por el arraigo que esta devoción tiene en el pueblo de Costa Rica, así como por la hermandad y fraternidad que hay con las dos Iglesias. Creo que este acto también significa un gesto de confianza, creemos en el proyecto de Dios como María cuando somos dóciles, es Dios el que lo lleva adelante y por eso hemos querido hacer un acto de abandonarnos totalmente en las manos de ella. Como signo de la realidad centroamericana, una parroquia de Panamá está bajo la advocación de la Virgen de los Ángeles y nos vamos a llevar un vestido como el de la Patrona de Costa Rica para que lo pueda lucir, tal como lo hace la Morenita de aquí de la Basílica de Cartago.

¿En qué punto de los preparativos está la JMJ, de 1 a 10?

Entre siete y ocho.

¿Cuál es la mayor expectativa que tienen en este momento?

La mayor expectativa que tenemos, si bien radica en la organización, lo que está en mis pensamientos es qué vamos a hacer después con esta cantidad de jóvenes que están surgiendo de entre nuestras parroquias, y qué estructura de Iglesia se van a encontrar. En la organización de la Jornada pienso también en la movilización, cómo se van a movilizar los jóvenes, también ir preparando y fortaleciendo los hogares de acogida.

¿Qué apoyo ha recibido la Iglesia de parte del gobierno panameño para la celebración de la Jornada?

En una visita del Papa, el gobierno conlleva una responsabilidad, la responsabilidad del Estado es poner al servicio de este evento la infraestructura que tiene de seguridad, aspectos de salud, migración y también colaborarán con alguna infraestructura que se necesite para los actos centrales donde estará el Santo Padre.

Nicaragua se retiró de los Días en las Diócesis, ¿qué impacto tendrá la vivencia de la semana previa a la JMJ y cómo se está manejando la situación?

Frente a este hecho tan doloroso que Nicaragua no haya podido abrir, ya estaba preparado todo, pero en eventos como este tenemos que tener varios planes, ahora el plan “b” es motivar a los hermanos de Costa Rica, para que talvez puedan ampliar un poco el número y también en Panamá nos estamos preparando para que estos jóvenes que estaban inscritos en Nicaragua puedan hacer la Pre Jornada en las diversas diócesis de Panamá.

¿Qué frutos espirituales espera para Panamá y la región como resultado de la JMJ?

El gran fruto espiritual es el encuentro con Jesús, un encuentro que sea transformante y un encuentro también con la Iglesia y con ese gran don que el Señor nos ha regalado como es María. Yo creo que uno de los grandes frutos es también la mayor participación de los jóvenes en la organización de nuestras propias iglesias.

¿Cuáles son las grandes amenazas de la juventud centroamericana que puede ayudar a combatir la JMJ?

La amenaza viene de nosotros los adultos, que tenemos un doble discurso, unos son los hechos con los que hablamos y otros los hechos de nuestra vida, pero creo que el joven no solo está amenazado por nosotros los adultos, sino por la incoherencia que hay en nuestras vidas, por el juego vivo, la corrupción, el caer en manos del narcotráfico, la trata de personas, verse obligado a migrar, esos son los grandes problemas que vive la juventud y al final lo podemos resumir en que nuestra juventud centroamericana no tiene las oportunidades para responder a ese proyecto de vida. A nivel general creo que otra de las grandes carencias es una buena educación.

¿Cómo alcanzar a los jóvenes alejados, indiferentes y aquellos que viven sin Dios con un evento como este? 

El gran compromiso de los jóvenes que participan en este evento es que estoy convencido que el propio evangelizador de los jóvenes, tienen que ser los mismos jóvenes, para que les puedan hablar en el mismo lenguaje, en sus propios ambientes. Este es también el compromiso de asistir a una Jornada y es el halo de esperanza que da, que esos miles de jóvenes que se van a reunir en Panamá puedan salir con el compromiso de que esto lo puedan transmitir a sus compañeros que no creen o tienen una idea errada de lo que es la fe.

¿La de Costa Rica es la mayor delegación registrada para la JMJ, ¿Qué mensaje les da a esos jóvenes ticos?

Animarlos a todos los jóvenes costarricenses y de Centroamérica, si bien la Jornada es la gran fiesta de los jóvenes en el mundo, los invitados especiales y anfitriones son todos los centroamericanos, esta será una Jornada Centroamericana donde nosotros somos los anfitriones y organizadores de este gran evento.

¿Hará presencia el Papa en Nicaragua, en aprovechamiento de su presencia en la región y ante la crisis política y social que vive el hermano país?

No lo creo, la agenda del Papa es de la Jornada, los otros eventos tendrían que venir de otros organismos, nosotros no podríamos dar respuesta a esta pregunta porque lo que tenemos de responsabilidad está cifrado en la Jornada, ojalá el Papa pudiera visitar toda Centroamérica, pero sabemos que es casi imposible.