All for Joomla All for Webmasters

“Es crucial la atención pastoral a niños y jóvenes”

Escrito por Super User el . Publicado en Uncategorised

  • Visita Pastoral de Mons. Salazar a la Parroquia San José, Upala

Danny Solano Gómez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

A sus 90 años de edad (y 50 de servir en la parroquia), doña Carmen Rivas lloró al escuchar la predicación del Obispo de Tilarán-Liberia, Mons. Manuel Eugenio Salazar, quien recordó a los primeros habitantes de San José de Upala, su fe, y trabajo duro, y a los tantos nicaragüenses que llegaron a esa tierra e influyeron en la educación y la cultura del pueblo.

Ella rememoró los viajes en bote (único medio de transporte antes) por el Río Pizote; a la primera maestra que llegó al pueblito, de procedencia nicaragüense; la imagen de San José que está en el templo parroquial y que precisamente se trajo del país hermano, la labor pastoral de los vecinos y los misioneros que los visitaban.

A esas tierras llegó Mons. Salazar y durante 10 días, desde el 21 al 30 de julio recorrió las 32 comunidades de cada una de las filiales que componen la Parroquia San José, en Upala, con motivo de su Visita Pastoral.

El obispo se reunió con representantes comunales, agentes de pastoral e incluso con refugiados nicaragüenses que salieron de su país por la situación de crisis social y política que se vive en su nación. 

“Que los pequeños se encuentren con Cristo”

El pasado domingo 29 de julio, en la Misa de Clausura de la Visita Pastoral, Monseñor celebró una Santa Eucaristía y habló sobre un aspecto que considera crucial: La atención pastoral a los niños y a los jóvenes.

Solicitó que los limitados recursos que se puedan tener se dirijan hacia esas dos poblaciones. “Es importante tomar a los pequeños y hacer que se encuentren con Cristo antes de que se vayan por otras distracciones”, expresó.

Señaló que nota muy poca participación de parte de los jóvenes en las celebraciones eucarísticas y religiosas en general.  

Ante la falta de vocaciones, mencionó que si en los hogares y en las comunidades no están ardiendo en la fe, habrá menos posibilidades de contar con sacerdotes que atiendan en los pueblos.

“No he venido a ofrecer sacerdotes ni dinero, sino a exigir al laicado que se mueva, que se ponga las pilas y crezca en la fe”, dijo con resolución.

Cultura de acogida

Igualmente, Mons. Salazar pidió a los presentes no ser “indiferentes ante el dolor de nuestro hermano pueblo de Nicaragua”, en especial porque “la sangre guanacasteca y upaleña está mezclada con la nicaragüense”, dijo.

Oró por la paz, la democracia y el respeto a los derechos humanos en esa nación y a su vez, motivó una cultura de acogida con los hermanos migrantes.

“Pónganse en el lugar de ellos. Si fuera su país el que está en crisis y usted se ve obligado a huir, agradecería un techo donde dormir, un platito de comida y un trabajo”, expuso.

0
0
0
s2smodern