All for Joomla All for Webmasters

“Un buen católico no puede prescindir del culto a María”

Escrito por Super User el . Publicado en Entrevista

Con Mons. Vittorino Girardi, obispo emérito de Tilarán-Liberia, repasamos la evolución del culto a María, sus expresiones y la fiesta tan propia del costarricense cada dos de agosto, dedicada a la Madre de Dios.   

Ma. Estela Monterrosa S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Cuándo inició la devoción a la Virgen María?

En lo que se refiere a manifestaciones de culto exterior es difícil establecer una fecha. En la comunidad reflejada en los textos del Nuevo Testamento vemos una gran admiración a la Madre de Dios, basta pensar en el “Magnificat”, no podría decir que era culto, pero sí amor y admiración a María. Al encontrarnos esta expresión tan bella: “Todas las generaciones me llamarán Bienaventurada”. En otro Evangelio, el texto: “Hijo aquí tienes a tu madre y él la recibió en su casa”. Bastan esos textos para explicar un creciente amor y admiración a María.

Hay vacíos que se han intentado llenar con los Evangelios apócrifos, como la narración de cómo María fue asunta a los cielos, es una leyenda, pero expresa este amor de la Iglesia desde muy pronto a María. Poco a poco ese amor se hizo culto. Impresiona mucho que los Padres de la Iglesia como San Justino, a inicios del siglo II, hablaba de María como la nueva Eva. San Ignacio de Antioquía, San Irineo… Estos autores reflejan la atención y culto del pueblo a hacia María. Se han encontrado grafitos muy antiguos en Nazaret y Palestina con el saludo del ángel a María, eso manifiesta que las personas visitaban los lugares santos no solo por Jesús, sino también por María.

¿Cómo se ha manifestado y cómo ha variado el culto a María a través de los siglos?

El culto a María en el siglo V ya estaba desarrollado, basta pensar en esta escena: En el Concilio de Éfeso en el siglo V se proclamó el dogma “María es la toda Santa Madre de Dios” y se narra que el pueblo llevó en triunfo con antorchas a los obispos que habían aprobado el dogma. En los siglos IV y V ya aparece el culto a los padres de María, Joaquín y Ana. Esto manifiesta aún más el culto a María hasta de carácter litúrgico. Las manifestaciones van distinguiéndose. Primero con las oraciones “Bajo tu amparo” y el “Salve”. El culto de las imágenes no es tan inmediato después de fundado el cristianismo, pero empiezan a aparecer imágenes de María representada como una estrella. Más adelante se dan las imágenes de posibles manifestaciones marianas como la Virgen de Guadalupe, cuyo origen parece sobrenatural, igual que la Virgen de los Ángeles de Costa Rica y otras. La Iglesia acepta el culto, aunque no se pronuncie sobre el origen. Otras manifestaciones son las apariciones de la Virgen con mensajes como la Virgen de Lourdes (S. XVII), la de Fátima (S. XX) y la de Banneux o Virgen de los Pobres en Bélgica. Los mensajes de María confirman el mensaje evangélico e insisten en algún aspecto según el tiempo de la aparición. Otra manifestación es la Virgen de Siracusa, sus lágrimas son condescendencia divina. María se adapta a lo que el pueblo puede acoger. También tenemos templos dedicados a ella como Santa María La Mayor, en Roma, que data del siglo V.

¿Podría explicarnos la diferencia entre el culto de adoración a Dios y el culto a María?

El Catecismo distingue tres tipos de culto. El primero, llamado “latría”, adoración, es exclusivo a Dios, reconocido como creador, fuente de todo y fuente de la redención, le compete todo honor y toda gloria. También está otro culto llamado “dulía” se reconoce cierta atención a los amigos de Dios. Y la “hiperdulía” que es el culto a María, primera discípula, es una veneración más atenta. Un buen católico no puede prescindir del culto a María. La gente que va a Cartago reza, se confiesa y participa en la Misa, todo eso es culto a Jesús. María es camino que nos lleva a Jesús, como ha sido el camino con que Jesús vino a nosotros.

¿Se puede hablar de culto a las imágenes de la Virgen?

Cuando yo veo una foto ya medio gastada de mi mamá y me brota darle un beso ni pienso en el papel, pienso en mi madre. Vamos a Cartago no pensando en la estatuilla, aunque la llamemos “La Negrita”, pensamos en la mamá. Cuando veo un crucifijo no pienso en la madera, sino en Jesús. A través de la imagen veo a la persona. Cuando leemos Éxodo 20, 4 que dice “No te harás ninguna escultura y ninguna imagen de lo que hay arriba, en el cielo, o abajo, en la tierra, o debajo de la tierra, en las aguas”, hay que leerlo en el contexto. Se refiere a imágenes que podrían alejar al pueblo del único Dios, cuando hay riesgo de idolatría. Es muy fino el hilo entre superstición y religión. Pero Costa Rica es un pueblo muy culto. Nunca he visto ese riesgo en todos mis años de sacerdote. ¿Podemos pedir su intercesión? Ella se presentó en la Biblia como la que intercede ¿por qué no podríamos?

¿Por qué los católicos tenemos imágenes de Jesús, María y los santos?

En un comienzo no se hacían imágenes de lo sobrenatural porque muchos cristianos venían del judaísmo. Se empezó a representar a Jesús buen pastor que se ponía sobre los sarcófagos. Una prueba de que no se dio rápidamente es que cuando se empezó a representar a Jesús crucificado yo no se daba la pena de muerte por crucifixión y eso se evidencia en que representan a Jesús con clavos en las manos, los artistas y artesanos nunca habían visto una crucifixión, sino sabrían que los clavos se ponían en las muñecas. En Oriente se empezó a representar a María; tenían atención al tipo de imágenes y apuntaban a la imagen como una oración. Tenemos culto a la imagen, pero no es directamente a la pintura o escultura, es a lo que representan.

A la luz de la doctrina, ¿cómo valora la devoción de los ticos hacia la Virgen de los Ángeles?

Como misionero, habiendo estado en varias naciones, la devoción de Costa Rica hacia la Virgen de los Ángeles es bella y es bello también que se sienta orgullo de ello, pero no es extraordinario con respecto a otras naciones. Es maravilloso, constituye una descripción de lo que es el costarricense, hace parte de nuestra idiosincrasia. A este respecto hay un aporte de la Evangelii gaudium que nos dice que a través de la religiosidad popular el pueblo se evangeliza. El pueblo no es solamente destinatario de la evangelización sino actor. Algo bello y nuevo en el magisterio de la Iglesia. La evangelización del 2 de agosto no es llevada por los agentes de pastoral, (sacerdotes, diáconos, religiosos o catequistas) es el pueblo el que pide, que se vuelve agente de evangelización y pide la presencia de la jerarquía de la Iglesia. 

 

Mons. Vittorino Girardi
Obispo emérito de Tilarán-Liberia

 

0
0
0
s2smodern