Detrás del suicidio en Costa Rica

En Costa Rica personas de todas las edades cometen intentos de suicidio, pero la tendencia es muy marcada en la población de 15 a 30 años. Esta realidad obliga como sociedad a una reflexión profunda sobre las causas de tan grave situación.

Ma. Estela Monterrosa S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

De frente a los datos es fácil invisibilizar al ser humano y no reflexionar en la angustia que vivían las 287 personas que se suicidaron el año anterior; es fácil mirar con sorpresa por qué Dota y León Cortés mantienen las tasas más altas de intento de suicidio y no preguntarse sobre qué lleva a tantas personas de esas comunidades a esa conducta.

Para el Dr. Mauricio Campos, psiquiatra y miembro de la Asociación Costarricense de Estudio y Prevención del Suicidio, esta situación es un síntoma social y es necesario reflexionar qué lleva a nuestros jóvenes al suicidio, a las drogas o situaciones como embarazos adolescentes. 

“Hay muchas cosas que los jóvenes nos están diciendo que hablan de depresión, de cuestiones conflictivas a nivel mental que estallan de diferentes modos ¿Qué estamos haciendo por nuestros jóvenes y adolescentes que nos están dando este mensaje?”, cuestionó.

Para el experto, la apuesta a la sensibilización es clave. “Son más lo que mueren por no hablar del suicidio que los que mueren por hablar de esto”, afirmó.

Poblaciones de riesgo

De acuerdo con Campos, es más acertado referirse a poblaciones de riesgo que de causas del suicidio, porque es común que una determinada situación sólo sea detonante.

En este sentido, dijo, la primera población de riesgo son las personas con depresión. “No todas las personas que se suicidan tenían depresión, pero sí hay una relación entre depresión y suicidio, especialmente la depresión grave o profunda”.

Además, las personas que han amenazado con suicidarse, pues contrario a lo que se cree sí hay altas probabilidades de que concreten la amenaza. “Hay que ponerle atención al sufrimiento de la persona que dice que lo va a hacer y es importante abordar la situación para que no llegue al acto”, afirmó.

Asimismo, quienes han intentado suicidarse, porque si la depresión sigue ahí pueden volver a intentarlo. Incluso, en el caso de quienes estuvieron hospitalizados, tras el egreso corren mayor riesgo, advirtió.

¿Cuáles son los métodos más comunes de cometer suicidios en el país, cómo distinguir la depresión de la tristeza? y otros detalles recomendados por el doctor y psiquiatra encuéntrelos en la edición impresa de Eco Católico, además conozca sobre el protocolo del Ministerio de Educación Pública (MEP).