“Es momento de tomar acciones claras en el tema fiscal”

La diputada Carolina Hidalgo es la actual Presidenta de la Asamblea Legislativa y en este momento tiene la responsabilidad de llevar adelante el proyecto de ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas. Reconoce que se trata de un tema poco popular pero necesario para garantizar la prestación de servicios públicos de calidad a la ciudadanía y el fortalecimiento de la democracia. Asegura que lo sacará adelante a pesar de lo que signifique para ella misma y su vida profesional.

Laura Ávila Chacón

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hay una nueva generación en la política costarricense y usted es parte de ella, ¿Cuál es su compromiso con los costarricenses?

Yo represento a una población de mujeres jóvenes que se involucra en política, por eso daré lo mejor y demostraré que de verdad estamos acá para servirle a los demás. 

¿Es posible recuperar la credibilidad en la función pública?

Sí, específicamente en la Asamblea Legislativa con la política institucional de Parlamento Abierto, que implica darle a la ciudadanía mayores espacios de participación, acceso a la información y tener algunos procesos de manera colaborativa donde los ciudadanos y ciudadanas sientan que forman parte del quehacer legislativo, todo eso brinda mayor credibilidad, porque permite ver lo que aquí se hace bien o mal. Por ejemplo, se instaló el sistema de voto electrónico donde las personas pueden saber quiénes votaron proyectos a favor o en contra, eso es parte del Parlamento Abierto. Se debe hacer un esfuerzo de trasparencia, eso es parte de las nuevas acciones que no han sido tradicionales.

¿Cuáles son los grandes temas nacionales en los que le gustaría dejar huella en la presente Asamblea Legislativa?  

Poniendo en la mesa las discusiones país que realmente se requieren y se esperan. Tenemos más de 30 años en discusiones sobre el tema fiscal. Mi labor va estar muy enfocada en sacar adelante los temas que no son necesariamente populares, pero que sabemos que el país requiere. Uno de ellos es la reforma fiscal. Ya aprobamos el procedimiento para darle trámite a ese proyecto, aquí no venimos solo a tener discusiones de pasillo poco relevantes, sino realmente a hacer las discusiones que el país requiere y tomar decisiones. Esa es una, la otra es el Reglamento de la Asamblea Legislativa, que tiene décadas sin reformarse, con la intención de poder demostrar que en menos tiempo, y de manera más eficiente, podamos tomar decisiones trascendentales. El fortalecimiento de la finanzas públicas es necesario para garantizar la prestación de servicios de calidad a la ciudadanía y fortalecer nuestros sistema democrático, con un proyecto que viene resultado del compromiso de las fuerzas políticas representadas en la Asamblea Legislativa como resultado del diálogo permanente, transparente y que derive en acuerdos de impacto nacional.

Es la primera mujer que lidera un proyecto de reforma fiscal, ¿Qué significa para usted?

El tema fiscal yo no lo escogí ni es mi favorito, pero tengo clarísima la responsabilidad de sacarlo adelante, a pesar de lo que eso signifique en mi vida profesional y política. No es fácil ni bonito, pero no podemos caer en una crisis económica que al final signifique poner en riesgo las importantes conquistas sociales que ha tenido Costa Rica y que debemos proteger y consolidar.  Debemos hacer esto para evitar medidas más drásticas que podrían resultar en despidos, pérdida de crecimiento económico y muchas cosas más que pueden ser peores. 

¿Qué principios deben orientar la discusión alrededor del tema fiscal?

Mayor beneficio a los más necesitados, priorizar a los más vulnerabilizados, es un norte que debemos tener claro. Sí Costa Rica no toma una decisión con respecto a mejorar las finanzas públicas estaríamos en una crisis similar o peor que la de los años 80. Es nuestra responsabilidad poder darle al país una solución pronta antes de caer en una crisis, por supuesto considerando la progresividad, es decir, que el que tiene más dinero pueda aportarle más al  Estado y el que menos tiene pueda aportar de una manera más pequeña o ninguna. Esto es lo que permite equilibrios, justicia y solidaridad.

¿Considera que debe haber un diálogo más amplio que incluya todos los sectores sociales involucrados?

Es importante el diálogo, pero tenemos años y décadas de estar hablando sobre esta necesidad y no se ha podido llegar a un acuerdo, es el momento de tomar acciones claras en el tema fiscal. El proyecto hoy en día está sin considerar ninguna modificación al procedimiento para votarse en primer debate que sería el primer paso para constituirse en norma, luego el segundo debate y listo. 

Entonces ¿cómo pueden los diversos sectores hacer sus sugerencias?

Se han incorporado dos cosas al procedimiento, es decir, dos espacios para hacer mociones 137, es decir darle la posibilidad a las fracciones de enmendarlo y tres audiencias al Ministerio de Trabajo, a la Contraloría de la República y al Ministerio de Hacienda. Entonces los sectores y las poblaciones podrían canalizar sus preocupaciones y deseos de enmienda a través de las fracciones y esas fracciones traducirlas en modificaciones.

Los sindicatos mantienen su posición de que el proyecto de reforma fiscal no sanciona a los evasores ¿Qué puede decir al respecto?

Respeto la posición propia de ese sector, sin embargo creo que esa es una discusión que le corresponde más a la Comisión, además recordemos que hasta el día de hoy nada está escrito en piedra, todo lo contrario, faltan al menos dos o tres fases más de mejorar el texto. Además desde el Ministerio de Hacienda se realizan esfuerzos consistentes en cobrar mejor los impuestos, el combate a la evasión fiscal, así como acciones concretas contra el contrabando y el fraude.  

Si pudiera defender solo un derecho humano, ¿Cuál sería y por qué?

Todos los derechos humanos son importantes y debemos siempre trabajar en su fortalecimiento. El del acceso al agua es uno de los más importantes y sobre el que más frecuentemente he recibido preocupaciones de las poblaciones, sobre todo las de Alajuela que es el sector que yo represento. El agua es fuente de vida para todo, para el consumo humano y para desarrollo adecuado de actividades productivas, generación de energía. El agua es fundamental para la salud, el bienestar, el desarrollo de las familias y comunidades. 

¿Qué le dice a quienes menosprecian sus capacidades o incluso la ofenden por ser mujer?

Estoy abierta a críticas y a retroalimentación, pero me gustaría que se basaran en el trabajo, no por mera percepción. Con humildad reconozco que no soy perfecta, pero quiero hacer una buena tarea.  

¿Usted impulsa en la Asamblea la paridad de género ¿Por qué? 

Es importante que las mujeres accedan a espacios dentro de la misma organización política y administrativa de la Asamblea, efectivamente me parece se deben hacer cambios importantes como pedirle a las fracciones que por favor sus recomendaciones de integración de las comisiones tengan paridad de género y lo digo con todo respeto, eso requiere mucho diálogo, pero es una manera de incentivar esa paridad. Ocupamos implementar el criterio de la mujer en temas que tradicionalmente no son comunes, por ejemplo el control de ingreso y gasto, la discusión del presupuesto, es decir incluir a la mujer en las discusiones donde tradicionalmente no estamos incluidas a nivel país, económico y administrativo. 

Pero ocupan las mujeres conocimiento para integrarse en esas discusiones…

Por supuesto, deben tener cualidades y afinidades para poder hacerlo. Las mujeres que estamos acá resultamos electas por una ciudadanía que consideró nuestras capacidades para integrar y tener en la Asamblea las discusiones necesarias. Lo que pasa es que casi siempre a las mujeres nos cuestionan la formación y la experiencia y ese no es un elemento que se le consulte a los compañeros, entonces, yo no tengo por qué explicar si una compañera tiene o no las cualidades, de sobra las tienen, por eso la discusión es la posibilidad de que ellas puedan acceder a esos espacios.

¿Cómo visualiza Costa Rica al finalizar su periodo legislativo?

Tengo la esperanza de una mejor sinergia entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo, con cambios relevantes en materia económica o al menos haberle dado al país una solución en una época compleja. Impulsar una Asamblea Legislativa Abierta, en donde el diálogo permanente, la transparencia y el trabajo duro den como resultado acuerdos nacionales que impacten en beneficio de todas las personas y sectores de Costa Rica. 

¿Y sobre la pobreza? 

Creo que debemos seguir mejorando la articulación del sector estatal que atiende esa población y definitivamente la salida para resolver la población en pobreza son mayores oportunidades que pasan por la educación y el trabajo. Requieren el acompañamiento en esos dos elementos que los movilicen y los puedan ayudar a salir de ahí. Seguir fortaleciendo políticas públicas inclusivas, no asistencialistas y que permitan, como hemos logrado bajar la pobreza y la pobreza extrema en los últimos tres años, las condiciones necesarias y sostenibles, para beneficio de las familias más vulnerabilizadas, respetando sus derechos humanos.

¿Qué lugar ocupa Dios en la vida de la Presidenta de la Asamblea Legislativa? 

Es un referente importante, lo tengo presente. La vida espiritual es algo que uno tiene que ejercitar y trabajar. Es un elemento importante en mi vida.