“Me rodea la vulgaridad, qué hago?”

“Soy un joven de 14 años; me gusta ir a Misa todas las semanas y fiestas de guardar, rezar el Rosario todas las noches antes de dormir, trato de confesarme mensualmente y quiero ir al cielo. Mi pregunta es ¿qué puedo hacer, cuando todos mis compañeros de colegio hablan vulgaridades sobre…, dicen malas palabras, oyen música vulgar; la mayoría de lo que dicen es basura y vulgaridades y me incitan a seguir su ejemplo y me siento abrumado y confundido frente a tanto mal? Me molesta que digan y hagan todas estas cosas, pero no puedo hacer nada para que dejen de decir estas cosas. ¿Qué me aconseja hacer, Monseñor?”.                 

José Pablo Chacón - Costa Rica

Querido José Pablo: comparto con usted ese sentimiento de profunda tristeza por el ambiente de tanta vulgaridad que va “envenenando” el corazón joven de sus compañeros.

Sin embargo, la última palabra no la debe tener la tristeza… Ante todo, empezamos dando gracias a Dios por la familia en que hemos sido educados: por lo que usted me hace comprender, se nota que tiene todo el apoyo de su querida familia para ir creciendo en una atmósfera “sana”, en que se respiran valores humanos y religiosos… Sin duda, muchos de sus compañeros, no tienen el respaldo de una familia integrada en que se fomenten los valores tan necesarios para el correcto desarrollo de los hijos adolescentes.

Más detalles de qué responde Monseñor Vittorino Girardi, Obispo emérito de Tilarán-Liberia, encuéntrelos en la edición impresa de Eco Católico