“Dios no margina, ni es indiferente”

Visita Pastoral de Mons. José Rafael Quirós a la Parroquia San Miguel Arcángel, Escazú

Tras 17 años de adicción, Henry estaba apunto de ser condenado por haber cometido un delito menor. Sin embargo, a través de un programa de justicia restaurativa se le dio la oportunidad de ingresar a un centro de rehabilitación. 

Fue así como llegó al Hogar Salvando al Alcohólico de Escazú, allí logró recuperarse “por la gracia de Dios”, como dice. Le dieron la oportunidad de prepararse académicamente y hoy, cinco años después, él es el administrador de esta institución que se encarga de brindar atención a varones mayores de 18 años con todo tipo de adicciones.

Mons. José Rafael Quirós, Arzobispo de San José, tuvo un encuentro con pacientes y personal del Hogar, con motivo de su Visita Pastoral a la Parroquia San Miguel Arcángel.

“Ustedes son en primer lugar hijos de Dios, gozan de la misma dignidad de todo ser humano. Nadie es menos que nadie, nosotros como seres humanos podríamos caer en marginar y ser indiferentes, pero Dios no es indiferente, por eso que les digo: Abran su corazón al amor del Señor”, dijo el Prelado a los presentes.

Este Hogar se fundó hace 13 años y desde entonces cerca de 3000 varones han sido asistidos, según informó José Campos, presidente de la junta directiva. 

Los pacientes son internados durante 20 días aproximadamente y se les da un seguimiento. Actualmente residen entre 12 y 14 personas, quienes reciben tres terapias al día y cuentan con el apoyo un psicólogo, un médico y una enfermera.

Más jóvenes caen en el abismo

El directivo dice que ha visto cómo cada vez son más- los casos de adicciones a drogas fuertes sobre los de alcoholismo, así como el aumento de jóvenes adictos. También comenta que llegan personas de todas las clases sociales, nivel académico y profesional.

“Hay muchachos que vienen de hogares muy funcionales, con amor y cariño, pero siempre se van, porque hacen pruebas con los amigos en las fiestas de colegio por ejemplo, los inducen a consumir y después se desarrolla la adicción que no pueden detener”, dijo.

Cabe mencionar también, que gracias a un convenio con la Municipalidad de Escazú se le da al usuario la oportunidad de un trabajo en logística, al finalizar su proceso de tratamiento. 

“Con eso le brindamos un salario al usuario que termina y no tiene adónde ir, mientras consiguen un empleo estable y se reincorporan”, explicó Campos.

La cuota es de 45.000 colones, pero a la mayoría no se les cobra, pues se trata de personas que carecen de los medios necesarios, que lo han perdido todo a causa de su adicción, incluso el apoyo de sus familiares. 

Campos comenta que una adicción es una enfermedad progresiva, de consecuencias fatales, pero que el individuo tiende a negar el problema o ni siquiera se da cuenta que lo tiene, pues su cuerpo se acostumbra al consumo. 

El presidente señala que el tratamiento que realizan busca darle afecto y cariño a los usuarios.

Óscar Villalta, también de la junta directiva, mencionó que el Hogar avanza gracias a la voluntad y la espiritualidad que se practica, y con la ayuda de Dios, pueden salir adelante y apoyar a “todas estas personas marginadas”. 

“No se trata que la persona se cure, sino que entienda que en esa enfermedad hay una solución si le pedimos ayuda a Dios Todopoderoso”, agregó.

Alianza con la parroquia

El Hogar desarrolla un proyecto en conjunto con la Municipalidad de Escazú y la parroquia, con la idea de habilitar un espacio para brindar dormitorio, ropa, comida y baño a indigentes de la comunidad. 

 “Es doloroso cuando uno mira a muchos por ahí, ahora que empieza a llover, por ejemplo algunos que están aquí ven el esfuerzo que la parroquia ha hecho para por lo menos darles algo de comer, que tengan su ropa”, comentó el cura párroco, Orlando García.

El sacerdote cada vez que preside la Santa Eucaristía hace un oración por los hogares donde hay problemas de adicción, por el “dolor que causa a la persona y a la familia”.

Para más información sobre el Hogar puede llamar a los números de teléfono: 2288-1617.

Junta Proteccion Anuncio