El Papa aboga por niño que quieren desconectar de soporte vital

 

(CIUDAD DEL VATICANO) “Espero de corazón que se haga todo lo necesario para poder seguir acompañando compasivamente al pequeño Alfie Evans, y que el profundo sufrimiento de sus padres sea escuchado. Estoy rezando por Alfie, por su familia y por todos los que están involucrados”, fue el tweet del Papa Francisco publicado el miércoles 4 de abril y con el cual expresa su cercanía y sus oraciones al pequeño Alfie Evans, el niño inglés de casi 23 meses, que se encuentra en estado de coma, internado en un hospital de Liverpool, a quien los médicos quieren desconectar el ventilador que lo tiene en vida.

El caso de Alfie trae a la mente otros dos casos de dos niños ingleses, Charlie Gard e Isaiah Haastrup, a quienes se les dejó morir a casi un año de vida respectivamente el 28 de julio de 2017 y el 7 de marzo de 2018. Alfie tiene una enfermedad desconocida que los médicos juzgan como incurable y degenerativa y se han dirigido a la Alta Corte inglesa pidiendo desconectar el soporte vital.

Los jueces han dado la autorización considerando que se trata de un tratamiento “inclemente, injusto e inhumano”. El niño según los exámenes presenta lesiones cerebrales pero responde a algunos estímulos con una actividad cardiaca estable.

Los padres de Alfie, Thomas y Katie, no dejan de luchar y han iniciado una batalla legal que hasta ahora ha resultado vana. Incluso la Corte Europea de los Derechos Humanos de Estrasburgo ha declarado inadmisible su petición. Ahora piden el traslado del pequeño Alfie a otra estructura, incluso al exterior, que esté dispuesta a probar terapias experimentales. Pero, al igual que a Charlie Gard, los médicos han dicho que no a este pedido. (VATICAN NEWS)