“Mi deber será unir esta República”

 

Danny Solano Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

“Mi compromiso es llevar adelante un gobierno democrático y republicano. Un gobierno para todas y para todos. Un gobierno para toda la ciudadanía costarricense, no importa por quién votaran, que cobije a todas las personas en igualdad y libertad por un futuro más próspero”.

Así habló Carlos Alvarado, presidente electo de Costa Rica, durante su discurso de victoria celebrado en la Plaza Roosevelt en San Pedro de Montes de Oca, el pasado domingo 1 de abril, tras conocerse los resultados de las elecciones presidenciales. 

Se convierte en el mandatario elegido más joven (38 años) desde la fundación de la Segunda República en 1948. En su tarima lo acompañaban representantes de otros partidos y figuras políticas como Ottón Solís, fundador del PAC; Rodolfo Piza, candidato del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC); Leonardo Garnier, exministro de Educación y miembro del Partido Liberación Nacional (PLN).

Carlos Alvarado mencionó a los presentes que había recibido “una llamada fraterna” de felicitación por parte del otro aspirante, Fabricio Alvarado, candidato del Partido Restauración Nacional (PRN). 

“Deseo enviar un abrazo afectuoso a don Fabricio, a su esposa, a sus hijas, a su movimiento, porque tenemos que unir a Costa Rica”, expresó, y agradeció el ofrecimiento del candidato de PRN para “ponerse a las órdenes y trabajar desde su posición para unir al país y combatir los males que nos achacan”.

“Mi primer deber será unir a esta República, unirla para sacarla adelante”, dijo, y agregó que ha visto un país con diferentes puntos de vista, con desigualdades, que necesita trabajar para llevar mayor oportunidad a las distintas partes del país.

Reconoció estar consciente de que el país atraviesa momentos complejos y que es necesario comenzar a trabajar desde ahora, por lo que pidió a los diputados actuales que avancen con las reformas necesarias para dar mayor fluidez al reglamento legislativo.

Asimismo, solicitó a los legisladores pasos adelante con el proyecto de ley en materia fiscal. Por otro lado, hizo un llamado al Consejo Nacional de Concesiones para que provea “la ruta crítica para ampliar la Ruta 27”, y al Incofer (Instituto Costarricense de Ferrocarriles) informar sobre el proyecto de un tren eléctrico interurbano.

Mencionó que desea trabajar con la Fundación Omar Dengo para que en 2022 los seis mil centros educativos del país cuenten con equipos tecnológicos, internet y acceso a la tecnología. Habló también sobre rebajar la carga docente, pues “un 50% de su trabajo se va en burocracia”.

Según dijo, su primera decisión como presidente electo fue enviar una carta a las presidencias y a los comités ejecutivos de los partidos políticos con representación en la próxima Asamblea Legislativa para reunirse con sus líderes. Su objetivo es hacer una convocatoria para integrar en su gabinete a miembros de otras agrupaciones políticas. Dijo además, que pidió a Ottón Solís fungir como garante de la ética de su gobierno. 

Trascendió además que desea un Traspaso de Poderes austero, por lo que se ha descartado el Estadio Nacional como el lugar para llevar a cabo este acontecimiento.

“Tenemos que dejar de buscar aquello que nos separa, y enfocarnos en aquello que nos une, ver en el otro alguien que tiene familia, que requiere trabajo, que necesita educación, alimentación, salir adelante, seguridad… Tenemos que ver en los ojos de las personas eso, la humanidad de cada uno de nosotros ahí está la clave del éxito para un gobierno nacional”, dijo durante su discurso de victoria el presidente electo.