Milagro a madre salvadoreña allana canonización de Monseñor Romero

Milagro a madre salvadoreña allana canonización de Monseñor Romero

 

Martín Rodríguez y agencias

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  

El Santo Padre Francisco autorizó el miércoles 7 de marzo a la Congregación para la Causa de los Santos la promulgación de los decretos concernientes la intercesión del Papa Pablo VI y Mons. Oscar Arnulfo Romero, quien fuera Arzobispo de San Salvador durante la dictadura militar en ese país.

Luego de conocerse la aprobación de la canonización del mártir centroamericano, la jerarquía católica salvadoreña ofreció detalles sobre el milagro, que se convirtió en la llave para que Monseñor Romero sea elevado a los altares.

El decreto reconoce un milagro atribuido a la intercesión de Monseñor Romero, en la última etapa de su canonización, luego de que fuera beatificado el 23 de mayo de 2015.

El milagro fue obrado en el 2015 a la salvadoreña Cecilia Flores de Rivas, cuyo embarazo de su tercer hijo Luis Carlos sufrió graves complicaciones por el Síndrome HELLP, una variante de pre-eclampsia severa que puede desarrollarse antes y después del parto. Entre las complicaciones que presenta están: edema pulmonar, insuficiencia renal, insuficiencia y hemorragia del hígado y separación de la placenta de la pared uterina.

Tal fue la situación vivida por doña Cecilia tras el parto, que los médicos le practicaron un coma inducido para estabilizar sus pulmones y riñones. Cuando todo parecía desmejorar para ella, su esposo Alejandro tomó en sus manos una Biblia que le había obsequiado su abuela, de la cual cayó una estampa de Monseñor Romero con la oración para pedir su intercesión. 

Comenzó a hacerla y pidió a sus compañeros del Camino Neocatecumenal que lo hicieran también. Así lo hicieron con fe y doña Cecilia comenzó una mejoría sorprendente, salió del coma y hoy da gracias a Dios y a Monseñor Romero por su vida y la de su hijo.

Luego de detallar este milagro, además de expresar alegría sobre la noticia de la canonización, el Arzobispo de San Salvador, Monseñor José Luis Escobar Alas, reconoció que “prácticamente hemos llegado al final del proceso. Lo primero era presentar un milagro” y llamó a esperar la notificación oficial que confirme si la canonización se celebrará en El Salvador o durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en Panamá, en enero de 2019.

“No existe todavía noticia de parte del Vaticano de fecha y lugar sobre la canonización”, insistió Monseñor Escobar Alas, y “si el evento de la canonización de Monseñor Romero no se realiza en El Salvador, vamos a realizar eventos, simultáneos y posterior con gran solemnidad”, reiteró.

El cardenal Gregorio Rosa Chávez, amigo personal de Monseñor Romero, recibió con júbilo y sorpresa la noticia sobre la pronta canonización del arzobispo salvadoreño.

“Es un día de gloria para el país, de júbilo y de esperanza”, dijo el cardenal a los medios que se dieron cita a la iglesia San Francisco de San Salvador.

 

*****

El milagro pro vida del Papa Pablo VI

El periódico de la Diócesis de Brescia en Italia, difundió la noticia del segundo milagro aprobado por parte de la comisión teológica vaticana, atribuido al beato Papa Pablo VI, que lo llevará a ser declarado santo en este 2018.

El milagro atribuido a Giovanni Battista Montini se refiere a la fe de una futura madre quien pidió su intercesión por el nacimiento prematuro de su hija Amanda, una niña bella y risueña que nació el 25 de diciembre 2014 con apenas 24 semanas y 4 días de gestación.

La niña nació tras un parto complicado, el rompimiento de la placenta y la incompatibilidad con la vida sin el liquido amniótico. Los médicos aconsejaban el aborto. La madre desesperada, Vanna Pironato, no se resignó. Ella rezó por un milagro en el Santuario de la Virgen de las Gracias ubicado en Brescia, ciudad natal del Papa Pablo VI, el santuario donde maduró su juvenil vocación sacerdotal y donde iba a rezar con su familia todos los domingos.

 

Contra todos los pronósticos, Amanda sorprendió a la ciencia y continuó creciendo. Finalmente nació en Navidad, frágil, con apenas 865 gramos de peso, ante la incredulidad de los médicos que dudaban de su supervivencia.

 

Junta Proteccion Anuncio