La Gloria: 30 años de crecer como comunidad parroquial

La Gloria: 30 años de crecer como comunidad parroquial

 

Sofía Solano Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  

 

El pueblo de La Gloria de Puriscal, entre las montañas del Pacífico Central, celebró con regocijo el domingo 4 de marzo los 30 años de creación de la Parroquia San Isidro Labrador.

La comunidad lo celebró con una Eucaristía presidida por el Pbro. Carlos Barquero, quien fuera su primer párroco. El sacerdote se mostró muy alegre de la misión que por poco más de tres años realizó en La Gloria.

“Dios les haga crecer en la fe, la esperanza y caridad”, proclamó el sacerdote. La misa fue concelebrada por el actual párroco Pbro. Roger Arronis y el vicario Pbro. Carlos Sierra.

Durante la homilía, el Pbro. Barquero invitó a los presentes a saber comportarse en la casa de Dios sin prestar atención a “ruidos internos que traen distracción” para que al irse “salgan llenos de su presencia”.

“Dios quiere que vivamos la libertad, que vivamos en paz y tranquilos, entonces debemos esforzarnos para experimentar su amor y salvación en nuestra vida, para seguir caminando como peregrinos a la casa del Padre”, agregó.

Por su parte, el sacerdote Arronis dijo que la celebración significaba recordar “pasando la historia por el corazón, porque se trata de 30 años de pura misericordia que Dios ha tenido con nosotros”.

Al finalizar la eucaristía, los presentes compartieron y disfrutaron de música con marimba, bailaron y almorzaron en un salón al costado del templo. 

 

Historia de la parroquia

Fue el 4 de febrero de 1988, por Mons. Román Arrieta, entonces Arzobispo de San José, que se fundó como parroquia, bajo el amparo de San Isidro Labrador. 

Según relató el Padre Barquero, cuando llegó, “el templo era muy pequeño, había una gran cantidad de murciélagos y en la noche el olor no se soportaba”. Esa fue una de las razones por las que reunió a las personas que tenían medios económicos para que le ayudaran a ampliar el templo.

“Cuando empezó la ampliación, el templo estaba pulverizado y hubo que destruirlo para hacer uno nuevo”. En ese momento las eucaristías pasaron a realizarse en el colegio. 

Con grandes limitaciones, “pero con mucha fe y el apoyo que mandaban las comunidades”, se logró. En aquel entonces, hubo “ventas de ropa y de gallinas” después de las misas, para poder levantar el templo.

Dado que el pasado 4 de febrero se realizaron las elecciones nacionales, el aniversario se celebró un mes después, el pasado 4 de marzo.

 

Junta Proteccion Anuncio