¿Cómo responder a los ataques en campaña política?

¿Cómo responder a los ataques en campaña política?

 

Estimado Monseñor en los días de campaña y elecciones he podido constatar que se ha vuelto slogan que la religión no debe mezclarse, ni confundirse, ni meterse en política. Muchos alegan o insinúan que los creyentes somos unos ignorantes. Si bien es cierto que religión y política son realidades distintas, es lógico que a la hora de emitir mi sufragio, mi relación con Dios me guíe para una opción correcta. Si fuera político no podría ser cristiano dentro de la Iglesia y no cristiano en mi cargo. Además pienso que un cristiano bien puede meterse en política, como nos lo exhorta el mismo Papa Francisco. Por otro lado todos los días miro ataques feroces de las personas en las redes sociales: es una guerra total de insultos, indigna y asusta. Se llega inclusive a insultar o blasfemar en contra de Dios con tal de atacar al adversario. Hay quienes apoyan la ideología de género, otros se declaran homosexuales, pero también algunos que se dicen cristianos, se prestan para ataques, división e insultos. ¿Qué podemos hacer Monseñor como cristianos católicos ante todo este acontecer, en donde las personas se atacan con odio y sin ninguna consideración ni sensibilidad?”

Rodolfo Umaña V. – Alajuela

 

Su correo, estimado Don Rodolfo, como cabe apreciar toca varios temas. De mi parte voy a comentar, aunque brevemente, algunos de ellos.

1. Se insiste de parte de no pocos en que la Religión no es Política. La afirmación como tal es correcta. Se trata de realidades humanas distintas: La Religión nos orienta hacia la Trascendencia, Hacia Dios y a la vez ofrece normas congruentes para el vivir personal y social, es decir, ofrece normas morales en sintonía con las creencias que nos son propias. La Política, por el contrario, es la ciencia y el arte de gobernar y de dar leyes y ordenamientos para lograr el bien común de una Nación, en el respeto y en el fomento de todos los derechos humanos.

Ahora bien, entre éstos, un lugar propio le corresponde al derecho de la libertad religiosa. Por él se debe asegurar a todos los ciudadanos la posibilidad de manifestar y ejercer privada y públicamente, las propias creencias religiosas. Gracias a Dios, sabemos que en Costa Rica, el derecho a la libertad religiosa, está plenamente asegurado.

2. La Religión como tal interesa y afecta todas las esferas de la existencia humana, en cuanto que da sentido y orienta todo lo que la persona es y hace. Las otras “ciencias” o “artes” son sectoriales, es decir, interesa y afectan una parte del ser y del actuar humano. Por ejemplo: un ingeniero civil trata de construir casas, pero no debe dar normas “afuera” de su campo…. La Religión, por el contrario “entra” por su misma naturaleza en todos los ámbitos del actuar humano y así le dice así al ingeniero que no engañe en la construcción, exhorta al banquero a que sea honesto….al papá que se sacrifique por la familia, etc, etc.

3. No hay que sorprenderse entonces que la Religión “se meta en política”. Nadie la mete, ella misma entra en esa esfera, o mejor, ya está metida en ella. En efecto si algún político, por ejemplo, propone una ley que excluya a los emigrantes porque quiere la “pureza de la raza” (como la buscaba Hitler en su tiempo), es lógico que un católico se resista en fuerza de sus convicciones religiosas, a esa propuesta…. Si a otro político se le ocurre proponer la ley de la “despenalización” de cualquier tipo de aborto, es deber para el político y ciudadano cristiano, resistir a tal ley en fuerza del mandamiento fundamental: no “matarás”. A quien insista afirmando que la Religión es un hecho  privado, le decimos, con fuerza que eso es una simple y grosera contradicción: todo derecho humano por ser derecho inherente a la naturaleza humana, debe tener la posibilidad concreta de ser expresado públicamente.

4. De lo dicho hasta aquí se deriva, que un cristiano católico si posee la preparación adecuada, no sólo puede sino que conviene que se dedique a la actividad política, con la única y sincera intensión de trabajar por el “bien común” de todo su pueblo… Si es real y verdaderamente cristiano y capaz como político, sabemos que no va a participar en el juego sucio y escandaloso de la corrupción, ni va a proponer leyes que sea para la ventaja de grupos y dañinas para otros…. Hemos tenido ejemplos de auténticos políticos en todos los tiempos que supieron unir la fidelidad a la propia conciencia cristiana, con un esfuerzo sincero para el bien común, como en tiempos no tan lejanos, el francés Shuman, el italiano D. Gasperis, el africano Julius Nyerere, el belga rey Baldoino, quien nunca firmó la ley de la despenalización del aborto….y muchos otros. La Religión pues, cuando es auténtica no obstaculiza la actividad política sino que la motiva y la sostiene en beneficio del propio país. 

5. No sólo usted, Don Rodolfo, queda asombrado e indignado por lo que pueda conllevar la lucha partidista…. los antropólogos y psicólogos, bien conocen el cúmulo de violencia y agresividad que el ser humano lleva dentro. La naturaleza nos da esa enorme dosis de agresividad para que la usemos en superar los obstáculos que se interponen en nuestro caminar. En una palabra, el ser humano está dotado de agresividad para que siga progresando y superando los posibles obstáculos. Sin embargo, cualquiera de nosotros puede desviarla y así utilizarla para “agredir” a nuestros compañeros de viaje, dañándoles a ellos con esas fuerzas que deberíamos utilizar para superarnos a nosotros mismos.

¿Qué hacer? Urge echar mano a la reflexión, a la educación, al sano civismo, para “salirse” cuanto antes de ese juego sucio de los círculos de violencia y recuperar así la propia libertad y la propia dignidad. Además la misma psicología nos dice, que cuanto más sube el estado emocional en nosotros, más difícilmente se echa mano a la racionalidad…. El que está muy “enojado,” ¡difícilmente razona!

¡Hay que marcar la diferencia!.. La violencia nunca detiene a la violencia; sólo la “misericordia”, decía San Juan Pablo II es límite a la violencia.

 

Junta Proteccion Anuncio