Sebastián, un amoroso colaborador de la Iglesia

Sebastián, un amoroso colaborador de la Iglesia

 

Danny Solano Gómez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Con velas, fotografías y mensajes, decenas de personas adornaron un altar para recordar a Sebastián Díaz González, el colegial del Liceo de Costa Rica que falleció tras ser atropellado por el tren, y que se ha dicho que pudo haber respondido a un “reto” o al acoso de otros estudiantes.

El caso está siendo investigado por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) para esclarecer las razones por las que el joven se lanzó a la línea férrea al momento que pasaba la locomotora. 

Sin embargo, debido a la posibilidad de estar ante una situación de bullying (o acoso escolar) se inició una campaña en contra de este tipo de situaciones por parte de familiares y personas cercanas.

El pasado martes 5 marzo se llevó a cabo una vigilia al frente del centro educativo, donde estudiaba Sebastián, para rechazar ese tipo de actos violentos en las instituciones educativas del país y recordar a un niño que, según sus padrinos, externaba una gran paz. También hubo cantos religiosos y oraciones.

“Sebastián es, y digo que lo es porque yo lo siento aquí, un niño especial, toda persona que haya conocido a Sebas sabe lo que estoy diciendo, un niño amoroso con sus padres, abnegado, caritativo, le gustaba ayudar a los indigentes, colaboraba con la Fundación Grítalo a repartir abrigo y comida, pertenecía a Niños y Jóvenes en Victoria”, contó Harold Navarro, padrino del joven.

La madrina Rocío Valverde expresó que Dios es lo primero en la familia Díaz González, a la cual conocieron en la Parroquia Santa Bárbara de Pavas. Los padrinos afirmaron que los padres de Sebastián inculcaron a sus hijos valores familiares cristianos.

De hecho el sacerdote Óscar Céspedes, quien estuvo presente durante la vigilia, conoció a la familia Díaz cuando fue párroco en Pavas entre 2006 y 2009, describió a esa familia como una muy comprometida que actualmente participaba de Matrimonios en Victoria. 

Según mencionaron los padrinos, Sebastián no les mostró alguna señal de que algo extraño pasaba. “Sebas siempre fue feliz, le encantaba hacer lo que hacía, tenía sus metas, fue presidente de aula, segundo lugar en una feria científica… Un niño que lo que se proponía lo hacía”, comentó Navarro.

A raíz de esto varias personas que fueron víctimas de acoso compartieron testimonios en Redes Sociales. Algunos ex estudiantes del mismo Liceo de Costa Rica hablaron sobre prácticas “tradicionales” o de “iniciación” como embarrar de betún en la cara a algún compañero o golpes en masa contra algún compañero (ver recuadro). 

La ministra de Educación Pública (MEP), Sonia Marta Mora, anunció la suspensión de clases durante toda la semana, mencionó que se han hecho esfuerzos para prevenir y manejar situaciones de acoso, que el protocolo contra el bullying es claro y si en algún momento ha habido insatisfacción es porque no se ha seguido correctamente.

Asimismo, habló acerca de la necesidad de promover masculinidades positivas, en vez de relacionar la virilidad con actitudes machistas y temerarias.

 La funcionaria también dijo que esperan la investigación del OIJ y el informe de un equipo interdisciplinario. Mencionó que se hará un análisis del ambiente en el Liceo de Costa Rica, los procedimientos y mecanismos para proteger a los jóvenes, así como determinar si hay prácticas específicas de acoso dentro de ese centro educativo.