“Quiero ser Presidente porque quiero dar buen ejemplo” 

 

Abogado, exministro y escritor, el candidato a la Presidencia de la República del Partido Integración Nacional, Juan Diego Castro, había renunciado a la entrevista con el Eco Católico, pero pocos días antes del cierre de esta edición expresó su anuencia a conversar con el medio de la Iglesia. Este fue el diálogo.


María Estela Monterrosa S.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

¿Para qué quiere ser Presidente de Costa Rica?

Para que nosotros podamos recuperar nuestra patria, que podamos asegurarle a nuestros hijos y nietos que van a tener un país donde se les respete como seres espirituales en un cuerpo físico. Nosotros vemos en nuestra propuesta, nuestros ideales y en nuestras creencias a los seres humanos no solamente como votantes, contribuyentes, pagadores de impuestos o deudas, como nos ven los partidos que son controlados por un pequeño sector financiero del país que quiere seguir haciendo negocios a costa de decenas de miles de familias que no viven de manera humana. Mientras en Costa Rica haya familias que no tienen las tres comidas al día, nosotros como creyentes, como cristianos y, especialmente, como católicos debemos tener claro que esa falta de compasión va en contra de nuestros principios. ¿Para qué queremos gobernar? Para gobernar en serio, sin hipocresía, para tener un Presidente que esté presente, un Presidente que gobierne sin miedo y que gobierne para todos los costarricenses, para los más ricos, los más pobres, los hombres, las mujeres, para todas las personas que tienen diferentes creencias religiosas y que propiciemos una conversación nacional, no un diálogo de dos, como ya ha habido, todos tenemos que conversar.

 

La segunda parte de esa pregunta es ¿y por qué quiere ser Presidente de Costa Rica?

Porque quiero dar buen ejemplo. Quiero demostrarles a mis compatriotas que con buen ejemplo y entrándole de frente a la codicia, la hipocresía y la ignorancia podremos convertir a nuestra sociedad en una sociedad de un mayor estado de conciencia, en una sociedad que sea más solidaria, más humana -aunque parezca mentira-, más respetuosa y más tolerante.

 

¿Qué es el bien común y cuál es la relación que tiene para usted con la política?

De los trabajos científicos más serios que he leído que ligan espiritualidad con la ciencia es la encíclica de nuestro Papa Francisco Laudato Si’. Soy un convencido en que tenemos una casa común que es la Tierra y podríamos decir que un cuarto común que es Costa Rica, es un pedacito de la casa Tierra que es un paraíso en el centro del mundo, con un clima excepcional, con dos mares, con montañas, con un pueblo maravilloso; frustrado, traicionado, abandonado y, a veces, hasta echado a perder en muchos de sus sectores. Yo tengo muy claro que nosotros tenemos un gran reto y podemos hacer de este país que el bien común, que el bienestar general, sea una regla que esté arriba de la Constitución Política. 

¿Qué relación hay entre el bien común y la política? Con los partidos añejos ninguna. Ellos han gobernado para los intereses de un pequeño grupo financiero, empresarial; ni siquiera para todos los empresarios porque han estrujado a muchos. El bien común hay que llevarlo a la realidad y a la práctica política. ¿Cómo queremos promoverlo? Actuando de manera ética y valiente, tomando decisiones, hablando claro con la gente. Pero, sobre todo, llevándole los recursos que necesita nuestra sociedad para el bienestar común, como el dinero y el crédito bancario, hay un derecho humano de nueva generación que es el derecho a la inclusión financiera, es decir, que yo sea sujeto de crédito, que la persona que va a montar un negocio sepa que va a recibir el dinero para hacerlo y que habrá acompañamiento. Es ahí donde debemos trabajar muy duro. ¿Qué más es bien común? No es posible que nuestros gobiernos, incluso los que se denominan socialcristianos, no hayan hecho nada para salvar a la gente del castigo de las presas vehiculares, tampoco es correcto que nosotros tengamos que vivir en pánico por los asaltos, los asesinatos, las matazones, el nivel epidémico de homicidios. ¿Eso qué significa? Que quienes han gobernado hasta la fecha en los últimos años no les interesa el bien común. El bien común pareciera ser un concepto muy abstracto, pero es muy simple, y se basa en la regla de oro: No le haga a nadie lo que no le gusta que le hagan a usted.

 

La clase política enfrenta el desprestigio y el rechazo de muchos costarricenses ¿qué haría para devolverle credibilidad al pueblo?

Yo le pido a Dios que me libre de entrar a ese club. Yo rezo todos los días para no hacerme político, yo estoy ejerciendo un derecho político que es ser candidato y voy a ser un Presidente que da buen ejemplo y que actuará políticamente, pero no quiero entrar a esa argolla corrupta, vagabunda y sin ninguna compasión que se llama la clase política. Es esa clase política la que ha desatado una campaña vil, sucia, del terror, basada en infamias, mentiras, en las peores que yo he vivido durante 62 años en estos últimos 8 meses. Esa clase política nefasta, corrupta, al servicio de muy pocos, que se enriquecen con la miseria y el atraso de este país, no merece recuperarse a los ojos de nuestro pueblo.

 

¿Cuáles serían las prioridades de su gobierno?

Este librito que fue sometido a pruebas de ADN, SIDA, enfermedades venéreas, grupo sanguíneo, de filólogos, arqueólogos, de expertos en todo y le encontraron dos defectos. Mire, 54 páginas, 2 defectos. Uno, porque decimos que vamos a construir el tren del Valle Central, que es un proyecto que existe en manos del Estado desde hace 12 años y no lo han hecho, y como tomamos la información de la página web del INCOFER dicen que lo plagiamos ¡No me diga! Yo he dicho en todos los anuncios y en todas las entrevistas que es el proyecto que el Estado no ha querido hacer y que este gobierno quería pasárselo a UNOPS para darle más de 200 millones de dólares de comisión y fuimos los únicos que nos pronunciamos en contra de eso claramente. 

El otro defecto, según los muchachos de este partido que está dividido entre chavistas y marxistas, el Frente Amplio, entonces los chavistas, que encabeza el señor Villalta, dicen que les copiamos un párrafo del plan sobre educación. ¿Desde cuándo ellos inventaron el agua tibia? ¡Señores, nosotros queremos entrarle en serio a la educación!

En este libro que llamamos “Costa Rica el país azul” de lo que nosotros partimos en nuestro proyecto de perspectivas para la reconstrucción nacional, de la espiritualidad, eso es lo número uno, se lo leo: “Los valores del siglo XXI deben fundamentarse en la honradez, la ética y el compromiso moral con que debemos pensar, decidir y actuar como ciudadanos. No como simples pagadores de impuestos y de deudas, o consumidores sin límite, o votantes cada cuatro años. Así nos ven los partidos políticos tradicionales. Esto debe cambiar. La búsqueda de una mejor calidad de vida debe estar equilibrada con la paz interna y la responsabilidad para con la sociedad y la naturaleza. Más que un concepto religioso es una aspiración humanista que debe guiar nuestras vidas y metas futuras. En el Gobierno de Reconstrucción queremos darle más importancia a la espiritualidad como individuos y como colectividad para alcanzar el desarrollo humano sostenible”.

 

¿Y qué otras prioridades tiene?

Lo segundo, la educación, tercero la salud, cuarto economía y seguridad. Nosotros somos muy claros, aquí están los siete temas urgentes y los siete temas estratégicos. Este es el menú que ponemos sobre la mesa del electorado costarricense. Temas urgentes la situación fiscal, el país se derrumba en una crisis económica muy alta, muy grave, a la que este gobierno no quiso hacerle nada ni los anteriores. La infraestructura, necesitamos movilidad en el país para que no nos torturen con las presas. Desempleo, nuestro pueblo necesita trabajo y en eso somos también muy claros, somos el único partido que está hablando de inclusión financiera y bancarización, porque no creemos que sea justo que nuestros compatriotas tengan que comprar un aparato en un banco de línea blanca, porque no son tiendas, son bancos, y tengan que pagar cinco o seis veces más de lo que vale porque los bancos no nos prestan plata a los que necesitamos hacer una inversión, un proyecto o algo para la casa, pero si le prestan plata a los señores como los de Yanber que les dieron un montón de millones y quebraron la empresa a los seis meses, a los señores del cementazo, Hidrotárcoles. Criminalidad, el país está aterrorizado (…) robos, las estafas, las pensiones de este país, hay un alto riesgo de que un grupo o un banco privado quiera adueñarse de los dineros ahorrados de los costarricenses del Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte; ya en el gobierno de Miguel Ángel Rodríguez se dio el primer zarpazo, ya hace algunos meses escuchamos como habían sido jaqueadas las cuentas del IVM, sabemos que lo quieren privatizar, pero nadie habla de un detalle que es esencial para nosotros que son las pensiones de lujo, son seis mil personas de la nobleza burocrática y política de este país que se recetaron en fraude de ley y en estafa para los costarricenses pensiones para las que no cotizaron y nosotros no solo vamos a entrar, utilizando el instrumental presidencial de las directrices, los decretos y hasta los proyectos de ley para parar esta barbaridad, sino que los vamos a investigar y demostraremos cuantos miles y miles de millones ellos le han estafado al pueblo costarricense. Y si tienen que ir a la cárcel van a ir, eso es una estafa, un fraude de ley, mientras hay ancianos que ni siquiera reciben la pensión chiquitita de 70 mil colones al mes. Ahí vamos a ser muy severos.

Dos temas más, las listas de espera en la Caja (CCSS) y la capacitación y entrenamiento de la gente. Esas son nuestras siete tareas fundamentales. Los temas estratégicos son la corrupción, la estructura y funcionamiento del Estado, la competitividad y el crecimiento económico, el sistema de justicia y seguridad, la sostenibilidad ambiental, el sistema de salud y la educación. En cada uno de los temas hacemos un listado de cuáles son los aspectos que debemos tomar en cuenta para hacer lo necesario e iniciar la reconstrucción del país.

 

¿Qué consideraciones hace de la opinión consultiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre identidad de género y derechos de las parejas del mismo sexo? ¿Cómo sería la relación de un eventual gobierno suyo con la CIDH?

Yo he dicho que tengo un concepto de familia que es de un hombre y una mujer que viven juntos para tener hijos o solo vivir juntos. Creo que las personas de cualquier gusto, de cualquier raza, cualquier creencia, de cualquier predilección sexual tienen derechos como todos los seres humanos, tienen derecho a heredarse, a tener una casa común afectada al patrimonio familiar, a compartir los seguros que ellos tengan; el tema es si se casan o no se casan. Ahora hay una resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que se brinda a solicitud del gobierno actual, no fue que cayó del cielo. El gobierno del PAC hizo la solicitud y curiosamente a menos de un mes de las elecciones el PAC gana ese gran caso para permitir el matrimonio entre las parejas del mismo sexo, ¿será un triunfo o no lo será? Eso lo sentirá y lo medirá cada cual. Como abogado tengo muy claro que esa resolución tiene carácter vinculante ¿Qué van a hacer los señores del PAC? No lo sé… ¿Qué puede hacer Costa Rica, el gobierno o la Asamblea? Hay muchos caminos. ¿Se atreverá Costa Rica a tomar medidas como denunciar el Pacto de San José al que estamos adscritos? ¿Se puede hacer algo desde el punto de vista del derecho internacional? No soy especialista en esas materias, pero le puedo decir que somos un país soberano y que nos adscribimos y suscribimos a convenios internacionales que deben ser ratificados por una ley como fue ratificada la Convención Americana de Derechos Humanos, entonces los abogados repetimos una frase “las cosas se deshacen como se hacen”. ¿Tendrán voluntad los diputados para denunciar ese Pacto? ¿Le conviene a Costa Rica donde hablamos de los derechos humanos y nos vanagloriamos de ser la sede de la CIDH? Ya es la segunda resolución de la Corte que entra en choque con las creencias religiosas y morales de un importante sector de la población, como fue con la Fertilización In Vitro y fue obligado el país a hacer las reformas y tomar las medidas. ¿Qué vamos a hacer en el gobierno? Hay que esperar a ver qué hace este gobierno en lo que le queda de tiempo. La discusión está abierta, por ahora el país tiene que cumplir esa orden.

 

¿Cambiaría usted, como presidente, la relación de Costa Rica con la CIDH?

Esa pregunta me horroriza. Siempre estudié creyendo que la Declaración de los Derechos Humanos es vital, como soy un creyente de la Constitución. Ahora, quien interpreta la ley, los tratados, la Constitución. En nuestro país, por ejemplo, la voz de los magistrados de la Sala Constitucional es la voz de la Constitución, ¿la interpretarán siempre bien? No lo sé... ¿Cómo fue este voto en la CIDH? ¿Es válida la interpretación? No soy especialista en esta rama del derecho, pero la jurisprudencia son las garras de la ley porque ya es la aplicación de la ley a través de una resolución judicial. ¿Se decidirá Costa Rica a dejar a todo el mundo con la boca abierta porque dijo que se salía del Pacto de San José? No sé, no sé qué puede pasar.

Junta Proteccion Anuncio