Artículos

Imprimir

Padre Daniel, nuevo Obispo Auxiliar

Escrito por Eco Catolico on . Posted in Opinion

 

Padre Daniel, nuevo Obispo Auxiliar

 

Monseñor José Rafael Quirós

Arzobispo de San José

 

El 28 de noviembre, la Santa Sede comunicó que el Padre Daniel Francisco Blanco Méndez, quien actualmente funge como Vicario General y Moderador de la Curia Metropolitana, fue nombrado Obispo Auxiliar para la Arquidiócesis de San José.

El Padre Blanco, miembro del clero arquidiocesano y oriundo de la Parroquia de San Isidro Labrador en Coronado, ha asumido diferentes responsabilidades pastorales desempeñadas con distinguido y fructuoso empeño que resume felizmente su ministerio presbiteral y ahora, a sus 44 años, el Señor le llama a abrazar esta misión pastoral y será el mismo Cristo, Buen Pastor, quién le concederá la fuerza para vivirla con espíritu de alegre abandono.

Su ordenación episcopal, Dios mediante, será el próximo 25 de enero, día en que la Iglesia celebra la conversión de San Pablo. Esta simple evocación nos deja vislumbrar los anhelos de servicio pastoral del nuevo Obispo auxiliar quien manifestó, en su primer encuentro con la prensa, la humildad con la que asume este llamado del Señor, consciente de que “llevamos este tesoro en recipientes de barro para que aparezca que una fuerza tan extraordinaria es de Dios y no de nosotros.”1

Ese rasgo de humildad y sencillez, es propio de pastores auténticos y así lo ha subrayado el Papa Francisco al recordar que un Obispo debe ser un testigo del Resucitado humilde y valeroso y que la Iglesia no tiene necesidad de apologetas o cruzados, sino de sembradores humildes y confiados en la verdad: “El coraje de morir, la generosidad de ofrecer la propia vida y de consumarse por el rebaño están inscritos en el ‘ADN’ del episcopado. La renuncia y el sacrificio son connaturales a la misión episcopal. Y esto quiere subrayarlo: la renuncia y el sacrificio son connaturales a la misión episcopal. El episcopado no es para sí, sino para la Iglesia, para el rebaño, para los demás, sobre todo para aquellos que, según el mundo, hay que descartar”.2

En mi condición de Arzobispo de San José, quiero manifestar mi profunda alegría por este nombramiento que será de inmensa ayuda para toda la Arquidiócesis. Monseñor Daniel Blanco viene a inyectar energía y fuerza a nuestra vida eclesial, colaborando conmigo en la labor de gobierno pastoral y en la atención episcopal al Pueblo de Dios que peregrina en nuestras queridas comunidades.

Debo expresar mi gratitud más profunda y filial al Papa Francisco, que nos hace saber de este modo, su solicitud de Pastor bueno y atento a nuestras necesidades pastorales, mostrando, como en otras ocasiones, su afecto y cercanía hacia nuestra Arquidiócesis.

Quiero manifestar mi oración y cercanía a los queridos padres y hermanos de Monseñor Daniel, y a la vez, invitar a todos a prepararnos con júbilo para esta memorable fecha para la Arquidiócesis.  

También, pidamos al Señor aumente en él, día a día, el celo como pastor del Pueblo de Dios y le otorgue las riquezas de su gracia para que sea un Obispo “de mirada limpia, de alma transparente y de rostro luminoso.”3 

1 Cf. II Cor 4,6

2 Papa Francisco, Discurso para la Congregación de los Obispos, 27 de febrero del 2014

 

3 Cf. Papa Francisco, 13 de febrero del 2016