Artículos

Costarricenses exigen cambio de rumbo en el país

Escrito por Eco Catolico on . Posted in Gran tema

 

Costarricenses exigen cambio de rumbo en el país

 

Actividad fue un llamado claro a los gobernantes y a quienes aspiran a serlo, para desarrollar políticas integrales para la protección, promoción y desarrollo integral de las familias


Texto: Sofía Solano G.

Fotos: Laura Ávila Ch.

 

“La falta de amor es la mayor pobreza de un país”, “Mi mamá dijo sí a la vida” y “Es biología, no ideología” fueron algunos de los mensajes escritos en pancartas con los que miles de ciudadanos caminaron el domingo 3 de diciembre, desde la Catedral Metropolitana hasta el final de Paseo Colón a favor de “la vida y la familia según Dios”.

La multitud, vestida de blanco, recorrió las calles de manera pacífica entre cantos, bailes, música y animación. Muchos llegaron con sus familias, otros junto con vecinos u organizados por sus parroquias y diócesis.

Hubo católicos y cristianos de otras denominaciones venidos de todas partes, incluso viajaron días antes, tal es el caso de Zeidy de Maroto quien estaba en Estados Unidos y llegó tres días antes al país, solo para ir a la caminata porque “creemos en la vida, decimos no al aborto y no al mal llamado matrimonio igualitario. Una sociedad de convivencia es suficiente”.

Preocupada por los programas de sexualidad y afectividad que pretende imponer el Ministerio de Educación Pública, esta vecina de Alajuela dijo: “Parece que sobró cemento, es una barbaridad, están cementando el derecho que tienen los padres de familia para educar a sus hijos” y por ello protestó.

Previo a las 10 de la mañana, hora en que dio inicio la caminata, los participantes escucharon las palabras del Arzobispo de San José, Mons. José Rafael Quirós, quien dijo que el encuentro se realizaba para dar gracias al Señor por el don de la vida.

“La familia es el verdadero valor constituyente de nuestra comunidad humana, apoyados en el estado de derecho que vivimos es que podemos compartir con los demás la buena noticia de Dios, con ello no estamos manifestándonos en contra de personas o grupos, alimentando el odio o la discriminación, únicamente atendemos al envío que nos hace Jesús”, expresó el Arzobispo. (Ver módulo)

 

A favor de Jesús y sus enseñanzas   

Tras el paso multitudinario de la caminata, se celebró una Santa Eucaristía (primer domingo de Adviento), en la cual se realizó la bendición de la corona y se encendió su primera vela.

Mons. José Rafael Quirós presidió la misa y la homilía estuvo a cargo del Obispo de Alajuela, Mons. Ángel SanCasimiro, con presencia de todos los obispos y decenas de sacerdotes de las diferentes diócesis del país.

“Esta caminata no es en contra de nadie, es a favor de Jesús y sus enseñanzas”, asintió Mons. SanCasimiro al expresar que al igual que otros grupos, organizaciones y movimientos, un sector del país siente la necesidad de exteriorizar su pensar en temas de la vida de la nación.

De esta manera, dijo, temas como el respeto y la protección de la vida; y la familia y su ámbito social se fundamentaron, a su vez, en la constitución del Concilio Vaticano II “Los gozos y esperanzas”, la encíclica Laudato si’ y algunas lecturas bíblicas, según lo expuesto por el prelado.

“Los homicidios, el aborto, la eutanasia, y todo lo que viola la integridad de la persona humana, como las condiciones infrahumanas en que viven muchos costarricenses, la sobrepoblación en centros carcelarios, la prostitución, la trata de blancas, son ciertamente oprobios, que al corromper la civilización humana deshonran más a quienes los practican que a quienes padecen la injusticia”, dijo el obispo alajuelense.

Asimismo, se refirió a los niños como inocentes e indefensos a quienes se les quiere quitar la vida promoviendo decretos y legislaciones al utilizar términos como “Aborto terapéutico”. En palabras del Papa Francisco: esta defensa de la vida por nacer está íntimamente ligada a la defensa de cualquier derecho humano (El gozo del Evangelio N.º 213).

De esta manera la Iglesia confía y exhorta a quienes rigen los tres poderes del Estado, a estar atentos de las convicciones del pueblo costarricense para que pongan su empeño en proteger la vida como primer derecho humano, al igual que el pueblo, a resistir de campañas en pro del aborto, tanto nacidas dentro del país, como las que nos intentan presionar desde frentes de poder en el ámbito internacional.

“La Iglesia se suma a tantas voces que exigen un cambio de rumbo del país, enderezándolo hacia un modelo de desarrollo humano, integral y solidario, que garantice el bienestar de las presentes generaciones sin comprometer el de las generaciones futuras”, expresó Monseñor, al tiempo que los asistentes aplaudían haciendo suyas sus palabras.

 

La familia: comunidad de amor

En su homilía, el obispo dijo que la sociedad costarricense será todo lo que desea en la medida en que su fundamento que es la familia, esté constituido por una comunidad de amor y de vida nacida de la entrega mutua que da origen al matrimonio entre hombre y mujer. 

Agregó que esa convivencia amorosa es el cimiento de la educación de los hijos, según el Papa Francisco: “La educación integral de los hijos es obligación gravísima, a la vez que es un derecho primario de los padres.”

De este modo, agregó Monseñor, el Estado ofrece un servicio educativo de manera subsidiaria, acompañando la función indelegable de los padres que tienen derecho a poder elegir con libertad el tipo de educación -accesible y de calidad- que quieran dar a sus hijos según sus convicciones.

“La escuela no sustituye a los padres, sino que los complementa (…) Que tenga discrepancias con algunos enfoques relacionados con lo que se suele llamar “género”, como recientemente lo hemos expresado en un comunicado los obispos, no significa, que se oponga al acompañamiento educativo de los niños y los adolescentes en su desarrollo sexual y afectivo”, expuso el pastor alajuelense.

 

Esperanza para los que sufren

Monseñor agregó que si bien es cierto la Iglesia propone un modelo de familia, que nace del amor conyugal, en el que crecen los hijos sanamente, en condiciones materiales, ambientales, de salud y emocionales que favorecen su desarrollo humano, también conoce con amor materno, que muchas familias viven situaciones que las afectan dolorosamente.

“También asumimos el dolor de las personas que, como decía el Papa San Juan Pablo II, están privadas de familia (FC 85), y que viven solas en sus casas, o en instituciones o que son habitantes de la calle. La Iglesia lleva en sus entrañas estos sufrimientos,” dijo.

Lo sabe el pueblo, relató, “miles de cuyos miembros encuentran cobijo, soporte, consuelo, luz, acompañamiento y misericordia en sus comunidades parroquiales, movimientos apostólicos, comunidades religiosas y asociaciones de bien social de inspiración católica.”

De esta manera, agregó, con la caminata y Eucaristía por la familia se adquiere un compromiso con las familias heridas por situaciones dolorosas. Así como también un llamado a los gobernantes y a quienes aspiran a serlo, para desarrollar políticas integrales para la protección, promoción y desarrollo integral de las familias.

 

Asistentes piden valores

A razón de estos temas, Kenneth Jiménez, vecino de Escazú acudió a la caminata en defensa de sus valores. Él y su esposa decidieron reunirse como Iglesia para defender la familia según el plan de Dios y para enseñarles a sus hijos que hay un plan natural para conformar un hogar.

Jiménez y su esposa Nuria Fernández, consideran que la ideología de género es un error y que las guías de sexualidad y afectividad de los programas del Ministerio de Educación Pública orientan a los jóvenes a usar métodos anticonceptivos y a tener relaciones, pero no se les enseña a que las relaciones son para crear vida y familia.

Por su parte, José Garita, viajó desde Cariari de Guápiles a defender lo que considera un derecho como cristiano y ser humano. “La base del pueblo es la familia, dice la Palabra de Dios que nos creó a hombre y mujer para conformar una familia, y la ideología de género las está distorsionando”.

Mientras que un grupo de miembros de la Pastoral de Novios de la Parroquia de Santa Gertrudis en Grecia, quiso llevar su mensaje al expresar que desde el noviazgo pueden ser parte del proyecto de Dios.

Pablo Alfaro, uno de los jóvenes participantes externó que quienes a futuro desean conformar una familia se preocupan de la educación que podrían recibir sus hijos, de allí la importancia de manifestarse y demostrar que quieren una educación con valores como la que han recibido.

Desde San Vito de Coto Brus, llegó Heiner Araya con un grupo de 50 personas, organizado en la Parroquia de Lourdes. Salió a las 2:30 de la mañana y decidió ir a la caminata porque siente que la familia y los no nacidos están siento atacados por ideologías procedentes de otros países.

“De manera pacífica le decimos a los políticos que la Iglesia y la familia tiene un primer lugar en Costa Rica” (…) “A los niños se les quiere imponer otro tipo de principios, los adultos tenemos un criterio formado a través de la familia y la Iglesia, pero a los niños se les quiere cambiar la mentalidad, desde la educación y sin autorización de los padres, expresó Araya. 

 

Mientras que Graciela Navarro, vecina de San Marcos de Tarrazú decidió marchar para darle un “¡Sí! a la vida, ante un Dios que nos dio una familia, un padre y una madre que representamos en Navidad como María y José para recibir unión y amor.”

 

 

*****

 

 

“Seguimos al Dios de la vida”

 

 

Mensaje de Arzobispo de San José, Mons. José Rafael Quirós, previo a la caminata.


Porque proclamamos que Cristo es el camino, la verdad y la vida; y ha venido al mundo para que tengamos vida en abundancia, como lo recuerda el Papa Francisco, seguimos al Dios de la vida, ese Dios vivo que nos hace libres, por eso digamos: Sí al amor y no al egoísmo, Sí a la vida y no a la muerte.

Con este encuentro queremos dar gracias al Señor por el don de la vida, en todas las diversas manifestaciones y comprometernos con el Evangelio de la vida en favor de nuestros hermanos. 

Fortalezcamos, pues, la cultura de la vida, de igual modo vamos a anunciar con gozo que la familia además de tener insustituible valor para la sociedad, es la fuente de la primera y principal alegría, cuando está fundamentada y enraizada en la gracia de Dios.

Así anunciamos el Evangelio del matrimonio y de la familia, es decir una buena noticia que da el sustento más valioso a nuestra sociedad, más que la organización política y social, más que las leyes y la misma Constitución.

La familia es el verdadero valor constituyente de nuestra comunidad humana, apoyados en el estado de derecho que vivimos es que podemos compartir con los demás la buena noticia de Dios, con ello no estamos manifestándonos en contra de personas o grupos, alimentando el odio o la discriminación, únicamente atendemos al envío que nos hace Jesús.

 

 

Vayan por todo el mundo proclamando la buena noticia a toda la humanidad, por proclamar la verdad no estamos impulsando campaña de miedo alguna, lo que sucede es que algunos le tienen miedo a la verdad. 

 

Junta Proteccion Anuncio
Junta Proteccion Anuncio